20 de abril de 2010

de Lineas Aéreas y calabacines



La Ministra Salgado declara hoy sin titubeos que el gobierno está pensando en otorgar ayudas especiales a las líneas aéreas por las pérdidas millonarias que hayan podido sufrir por el asunto de la cancelación de vuelos provocada por el volcán islandés.

Suponemos que los dueños de las compañías estarán contentos. No creo que lo estén los varios cientos de miles de personas que están sufriendo las consecuencias sin recibir indemnización, ni las empresas de hostelería que no recibirán nunca los clientes esperados, ni quienes esperaban un producto perecedero, ya pagado y embarcado en un avión que nunca despegará y que nunca venderán... podríamos seguir ¿Por qué a las compañías aéreas sí y a los demás no?

Mi compadre, con quien estuve plantando calabacines este verano, ha perdido bastante dinero a causa de los tardíos calores de otoño ¿Le va a indemnizar la ministra Salgado? ¿Los volcanes sí pero las altas temperaturas no? ¿los multimillonarios de las líneas aéreas sí pero los pobres agricultores de Andalucía no?

Se ve que la prioridad se da al sector aéreo. Yo, por si van por ahí las cosas, espero que mi compadre el próximo año se lance a plantar algún tipo de calabacín aerotransportado susceptible de recibir ayudas.


Se ve a las claras que somos sufridores de un gobierno que se preocupa más de los poseedores de grandes capitales que del ciudadano de a pié, que puede asistir impasible al drama de 4 millones de parados, pero que acude solícito a evitar que entren en pérdidas las cuentas de las multinacionales que cotizan en bolsa. ¿O será cosa de la ley de economía sostenible? Será eso. Será que es más de economía sostenible el sector aéreo de los vuelos de bajo coste, contaminante, sin sindicatos y generador de cambio climático, que apoyar la supervivencia del pequeño productor agrícola andaluz.

Todo sea por la sostenibilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario