22 de junio de 2010

En Tierra Hostil



Estremecido estoy del panfleto belicista que han premiado hasta quedarse sin oscars en la industria del cine norteamericana... ya, ya se que voy tarde, que debo ser el último español que se ha descargado la peli para verla (otro día hablaremos del tema de las descargas) y que a buena hora vengo a opinar pero... ¡es que estoy tan escandalizado!

Escandalizado de que, a estas alturas de la vida, el público y una academia de cine, y la opinión pública y la prensa de Europa, se traguen sin pestañear una cinta que es una clara apología de la invasión norteamericana de Irak. Una peli de propaganda de pago, de esas que antes costeaban los regímenes para intervenir en la opinión pública y que ahora financian los mercados.

Escandalizado de la falta de rubor o el más mínimo disimulo con el que se nos presenta a unos yanquis civilizados, limpios y con sentimientos complejos y a unos iraquies zafios, brutales, sucios, absurdos y que, a fin de cuentas, sólo son el paisaje de los protagonistas. Escandalizado de la ausencia total de contexto o lectura crítica. De como se presentan escenas en las que los soldados del ejercito invasor se dedican a salvarle la vida a los pobres iraquíes sobre cuyas acciones no se da la menor explicación.

Es una peli sobre una guerra política (como todas las guerras) en la que se oculta la política para divagar sobre la anecdota, presentanto sólo a uno de los bandos y seleccionando los hechos en los que ese bando, el agresor, aparece como víctima y salvador.

Lo más inquietante es esa falta de justificación o explicación de las posiciones. La moral de la película es la de Nietzsche. No hay que justificar la forma en que los vencedores usan la fuerza. No necesitan legitimación. El hecho de ser los más fuertes, de poder poder, legitima todas sus acciones. La raiz del fascismo.

Sin embargo, no he leido ni escuchado en los medios comerciales la menos crítica o comentario en este sentido. Nos hemos tragado una pieza de propaganda fascista como si fuese una obra de arte y nuestra opinión pública ni parpadea. Ya estamos anestesiados ¿Cuándo empezará la operación?

No hay comentarios:

Publicar un comentario