7 de junio de 2010

Los Ajos de la Ira



Una camarada de Pinos Puente me denuncia la explotación que sufren las trabajadoras de la Vega de Granada: jornadas de 15 horas pagadas a 5 € la hora. El año pasado pagaban a 7 €, pero este año, con la crisis, el patrón lo tiene claro: "si no te gusta, en la puerta hay cola para coger el trabajo". El trabajo de mi compañera es cortar y embolsar ajos para la venta. Es un trabajo duro, las manos sufren, duelen, me dice con los ojos llenos de unas lágrimas que son más de rabia que de tristeza.

Esos ajos se venden al mismo precio en los supermercados, pero el patrón, a cada una de las 100 mujeres de la planta, les saca este año 2 € más por hora de plusvalía. Lo peor de esta crisis son los buitres. Multiplica: 100 mujeres x 15h x 2€ = 3,000 € cada día de enriquecimiento extra para un patrón al que la crisis, y el ejército de reserva monstruoso que ésta ha creado, le va a permitir enriquecerse como jamás habría soñado. Por supuesto, la mayoría de la producción la vende en "negro", pues de otra forma no podría justificar la productividad tan brutal de la planta.

El Estadp deja de percibir ingresos, las obreras sufren una explotación brutal por los dobles turnos, se destruye empleo (pues en condiciones normales deberían trabajar el doble de personas) Todo esto ocurre a plena luz del día y a menos de 10 Km. de la delegación de empleo de la Junta de Andalucía. ¿Cómo es posible?

Por falta de inspección de hacienda, por falta de inspeccióin de trabajo, por inexistencia del trabajo sindical de base, por desaparición del papel histórico del PCE en los centros de trabajo...

En estos días llevaremos el tema ante la inspección de trabajo y el sector agroalimentario de CCOO pero con esto no basta. ¿Cómo es que todavía hay quién no entiende que La Izquierda tiene que refundarse? Es tanto terreno el que tenemos que recuperar, que cualquier diferencia de matiz o estrategia palidece ante la realidad del pueblo andaluz.

Unamos a La Izquierda real ahora. Después, ya veremos.

1 comentario:

  1. Una plusvalía de 3000 euros me parece una bestialidad, habrá que correr a palo limpio a patrones como éste! Me ha encantado el análisis!

    ResponderEliminar