26 de julio de 2010

Heroes Anónimos

Tengo la suerte de vivir rodeado de héroes. Quienes conviven con ellos a diario no lo saben. Conocen a su vecino Fermin, a su compañera Ana o a su tio Antonio que se han metido en política, que les ha dado por ahí, pero no saben lo que esto significa.

El jueves pasado fui a la fiscalia con Ana. Fuimos a poner una denuncia contra el alcalde de su pueblo, Jun, que se entretiene en negociar con el suelo municipal saltándose la ley, de manera que el Ayuntmiento se arruina y algunos pocos constructores se enriquecen,

Ella acude allí con sus dos hijos: uno de la mano, el otro, de pocos meses, en el carro. No se si se ha pedido el día en el trabajo o es que está de vacaciones. Lo que si sé es que venir a la fiscalía le cuesta el tiempo y el dinero... y la tranquilidad. Al día siguiente, en la propia página del Ayuntamiento ya hay un video del alcalde insultándola y amenazándola. A su compañero, el otro concejal, ya fueron a acosarlo a la puerta de su casa por hechos parecidos. Les da igual: su amor por su pueblo, por las cosas bien hechas, por la defensa del patrimonio público es más fuerte que todas las amenazas o sacrificios que encuentran por el camino.

Es gente como Fermín, al que el alcalde de Almuñecar le cerró el negocio y mantiene bajo un acoso constante por hacer oposición; como el Chato y Sunsi, de Gojar, que mandaron a paseo a quienes les pusieron sobre la mesa millones para comprar su voluntad; como Lola, de Alhama, que lleva años dejándose la salud y la hacienda en la defensa del caracter público de las aguas termales; Como Choni, que prefiere trabajar 15 horas diarias siendo la diputada de la cultura para el pueblo, que su cómodo trabajo de funcionaria del SAE, donde cobraría más por ir de 8 a 3 cinco días a la semana. La lista es interminable. Habría que mencionar a Hilario, que sufre los insultos y las amenazas de la mafia del alcalde del PSOE de Cijuela, a Rafa, que poser concejal ha dejado de venderle al Ayuntamiento, a Puri, que cierra su negocio para ir a cumplir con su labor de representante municipal... y a Virginia, de Granada, que en unas condiciones personales muy duras, ha preferido asumir, con coherencia de clase y de fe, su compromiso público. Virginia. que entra de concejala en Granada este viernes... a ella y a tantos otros que me dejo.

Cuando veo a esta gente y hablo con ella. Cuando veo como asumen, con una sonrisa en la boca las consecuencias de estar al servicio de la gente sencilla de sus pueblos, no puedo menos que estar orgulloso y agradecido de que me dejen formar parte de su organización ¡y encima me pidan que la dirija! ¡A mí, que tanto les admiro a ellos!

Ellos son políticos, pero cuando veo a Camps, al clan de Armilla y de Atarfe, al bigotes, a Fabra... y considero que ellos también son llamados políticos, me doy cuenta de que, bajo un mismo sustantivo, estamos hablando de los extremos opuestos de una actitud fundamental del ser humano: servirse de la comunidad en la que viven o vivir para servir a su comunidad.

1 comentario:

  1. Que siga la lista, que no pare hasta llenar los plenos y los parlamentos.

    Cuando la política se hace con honestidad se entiende perfectamente la expresión "cargo público".

    Mucho ánimo y muchas gracias.

    ResponderEliminar