12 de febrero de 2011

¿No deberían los antisistema dirigir el FMI?

La polémica de esta semana ha sido sobre quién fue más torpe previendo la crisis: si Zapatero como Presidente de España o Rato como Director del Fondo Monetario... el resultado empate de inútiles, "otros que se las dan de más listos tampoco vieron venir la crisis", en palabras de la ministra Salgado.

Lo que ninguno de estos portavoces prosistema reconoce es que otras voces llevaban desde hace una década advirtiendo de la explosión de la economía de casino. Se les silenció, se les ignoró, se les ridiculizó... y ahora pretende hacerse creer a la opinión pública que nunca existieron, pues "nadie lo vio venir"

En 2007, en Mundo Obrero, Joaquín Arriola analizaba la "economía parasitaria, desequilibrada sectorialmente y subordinada al capital financiero", que requería un "cambio de rumbo urgente" por los motivos que ahora todos reconocen como causantes de esta crisis.

En enero de 2006, ATTAC denunciaba en la revista Fusión que "Son los mercados financieros los que están juzgando la política de los gobiernos en vez de los ciudadanos" ¿Os suena?

En el año 2001, un artículo de Reinaldo Carcanholo y Paulo Nakatani, publicado en rebelion.org concluía así:
"Podemos ahora afirmar que el capital especulativo no presenta condiciones de sostener una nueva era histórica en el capitalismo, que se mantenga durante décadas y sea capaz de reorganizar coherentemente el mundo según sus intereses, que pueda establecer una nueva división internacional sostenible del trabajo, que garantice niveles aceptables de crecimiento económico y que permita condiciones de vida mínimamente soportables para una fración razonable de la población mundial.
La época del predominio del capital especulativo parasitario sólo puede subsistir durante un período, mayor o menor, marcado por profundas y repetitivas crisis financieras y, de otro lado, por una polarización jamás vista antes en la historia del capitalismo: magnífica riqueza material de un lado y profunda y creciente miseria en gran parte del mundo."

Los ejemplos son miles. Quienes previeron la crisis, al igual que quienes difundieron en sus medios tales predicciones comparten su oposición a este sistema. Son antisistema, no cuentan, pero cualquiera de ellos sabía lo que Zapatero o Rato ignoraban o prefirieron ocultarnos: que la economía española (entre otras) se dirigía al abismo.

Si los antisistema hubieran (hubiéramos) dirigido el Fondo monetario, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio, llevaríamos luchando por evitar la crisis desde años antes de que llegara. Esa es la verdad que esconde el pacto de silencio entre los prosistema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario