9 de septiembre de 2011

Haz Patria: quema un libro

Ese es el lema de este verano en Granada: la Junta de Andalucía (PSOE) decidió cerrar todas las tardes las bibliotecas públicas, despidiendo a las bibliotecarias. El Ayuntamiento de Granada (PP), por su parte, cierra la biblioteca del Zaidín para montar una escuela de baile regional. Las que quedan en funcionamiento (Norte, Chana...) sólo abren a media jornada.

Todo se hace con la coartada de los recortes, de la falta de dinero, de la disciplina presupuestaria... sin hacer un balance del impacto que estos recortes tienen sobre una población para la que la biblioteca es el único elemento de acceso gratuito a la cultura de que disponen... sin considerar que, con recortar una hora diaria de producción de TV basura en Canal Sur o en la TV municipal de PP Torres, se podrían pagar las nóminas de las bibliotecarias.

Griñan, Arenas y Rajoy han declarado infiinidad de veces que no van a aplicar recortes en educación, que la educación es prioritaria, y que lo suyo será austeridad, pero nunca recorte en materia educativa. Mienten. Aún no han pasado las elecciones y los recortes ya han comenzado. Y van a recortar en servicios esenciales para la ciudadanía. Servicios tan básicos como las bibliotecas.

Igual hay por ahí quien piensa que en Granada, ciudad universitaria por excelencia de Andalucía, vamos sobrados de cultura, y de política cultural, y que bien se pueden ahorrar unos euros con unas bibliotecas que, total... tampoco usa tanta gente ¿No?

Nada más lejos de la realidad. Granada es una provincia que retrocede culturalmente, al menos en términos relativos. Y estos recortes no hacen sino empeorar la situación.

Datos objetivos:


Granada, que en 1991, era la provincia andaluza con mayor nivel educativo, se ha visto reducida, tras dos décadas, al papel de una de las provincias andaluzas con menor grado de preparación académica de sus habitantes. Así, en 1991, Andalucía contaba con un terrible porcentaje de población sin estudios, un 29.5%, mientras que Granada, con un 25.4% era la provincia andaluza relativamente menos atrasada. Los resultados demuestran que la lucha contra el analfabetismo funcional y en mejora de la educación ha dejado atrás a la provincia de Granada, que, en la actualidad, con un 14.8% de población sin estudios, tan sólo es superada por Jaén y Córdoba en atraso educativo, habiendo quedado en peor situación que la media andaluza, que ya ha descendido a un 13.3% de personas sin estudios. ¿Qué ha pasado para que Granada, que en 1991 iba en cabeza en materia educativa en Andalucía, haya pasado al furgón de cola de la comunidad?

Granada necesita fuertes inversiones en materia cultural, y especialmente las necesita en los barrios, en las zonas periféricas de la ciudad, y no digamos de los pueblos, que quedan muy lejos de los teatros, tertulias y actos que hacen bullir la vida intelectual universitaria.
Pero esto no está entre las prioridades ni del PP ni del PSOE. Ciudadanía ilustrada, reflexiva, crítica, capaz, en un momento dado, de entender el trasfondo de una crónica económica o de intervenir en una asamblea del 15M, es lo último que quieren nuestros gobernantes.

No recortan al tun tun. Saben lo que hacen, pues, para ellos, no es bueno que el pueblo sepa. Ya lo decía Unamuno "Es detestable esa avaricia espiritual que tienen los que sabiendo algo, no procuran la transmisión de esos conocimientos."

No es śolo avaricia económica la de nuestros gobernantes. Es también espiritual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario