9 de octubre de 2011

#ConvocatoriaSocial aprueba constitucionalizar el gasto social

Conclusiones del proceso de Convocatoria Social sobre economía:

Compañeros y compañeras:

Quienes hemos participado en la comisión de economía de esta asamblea estatal de la convocatoria social, hemos podido constatar que Izquierda Unida se encuentra, en estos momentos, en condiciones para ser el referente de toda la izquierda de España. Por profundidad y concrección en el diecurso, por nivel de participación y democracia en la elaboración colectiva y por altura de miras en nuestras propuestas políticas. Estamos en condiciones de ser el referente de La Izquierda ahora, y lo que es más importante, lo estaremos aún más, tras el 20N.

En econonomía, no renunciamos a la gestión de lo inmediato, con las herramientas actualmente disponibles, pero nuestras propuestas, desde dentro del sistema, se enmarcan con claridad en una estrategia mucho más ámplia. Nuestro objetivo no es hacer que el capitalismo funcione de manera más eficiente y con mayor redistribución de la riqueza. Nuestro objetivo es avanzar hacia el socialismo, de manera concreta, espacio a espacio, creando condiciones para el inicio de una transición hacia el socialismo.

Sólo así pueden entenderse nuestras propuestas. Sólo así se comprende su intención y calado.

Porque queremos una clase trabjadora en proceso de liberación, defendemos la Renta Básica, para romper la presión que obliga a millones de españoles y españolas a asumir condiciones de explotación inaceptables; planteamos la incorporación de los trabajadores a la toma de decisiones en las empresas, la derogación inmediata de las últimas contrarreformas laborales y la adopción de la negociación colectiva como referente en las relaciones dentro de la empresa. Una empresa en la que, por ley, se debe regular el abanico salarial, para alcanzar que el puesto de trabajo mejor remunerado no supere 3 veces y media el peor remunerado; el salario mínimo interprofesional en 1,100 Euros, potenciar el contrato de relevo, para trnasmitir la experiencia en todos los ámbitos entre generaciones, y la exención fiscal de las percepciones por desempleo.

Para avanzar hacia la propiedad pública de los medios de producción, planteamos la nacionalización de los sectores estratégicos: Transporte, Energía, Comunicaciones y las relacionadas con la soberanía alimentaria. Muy especialmente, el acceso al crédito, debe ser entendido como un servicio público, no como un negocio. El proceso de nacionalización de la banca debe empezar, con carácter inmediato, por la nacionalización de todas las cajas de ahorros, las menos solventes, pero también las rentables.

La banca privada, receptora de ayudas debe corresponder con paquetes de propiedad estatal equivalentes al capital recibido y someter a control público sus operaciones y salarios de directivos.

Banca capitalista es sinónimo de especulación. Por eso, respetamos las experiencias que buscan la creación de sistemas de crédtio alternativos, cooperativos, sociales, democráticos, arraigados en el territorio. Una banca ética que debe ser distinguida con claridad de la banca estética, cuya verdadera naturaleza denunciamos.

Ponemos en cuestión la legitimidad de la deuda, pública y privada de España con grupos financieros transnacionales que especulan con los tipos de interés, con el valor de las monedas y las mercancías y con las necesidades de los pueblos.

Cuestionamos la legitimidad de la deuda externa, y planteamos una auditoría democcrática de dicha deuda, como primer paso para su repudio. Reclamamos, además, la financiación directa del BCE a las administraciones públicas, acabando con la vergonzosa y lucrativa intermediación de la banca privada entre las instituciones públicas que emiten y reciben el dinero.

Queremos unos servicios públicos eficientes, racionales, no despilfarradores, pero sí ámplios y generadores de equidad. Proponemos la modificación de la constitución, eliminando la referencia al techo de déficit. En su lugar, en nuestra constitución, deberá incluirse un porcentaje mínimo de Producto Interior Bruto que los gobiernos deben dedicar a gasto social, para que nadie pueda, desde un futuro gobierno, minar la calidad de los servicios públicos. Defendemos, además, la modificación de la Ley de contratación pública, para eliminar las subcontrataciones y la inclusión de clausulas sociales, ambientales y de calidad en el empleo en la contratación. Defendemos, por último, la restitución a los trabajadores públicos, al igual que a los pensionistas, del poder adquisitivo perdido en estos años.

La vivienda es un derecho, no una mercancía. Por ello, debemos impulsar la creación de un parque público de viviendas en alquiler. Obtenidas como contraprestación parcial a las operaciones de rescate bancario, pero también por expropiación de inmuebles en abandono. La dación en pago de la vivienda, que debe incluir el reembolso del capital amortizado por parte del comprador y la puesta en marcha de un plan de rehabilitación de viviendas que incluya su rehabilitación energética.

Defendemos la economía local, productiva, arraigada en el territorio y en la sociedad. Por eso, se debe impulsar el cooperativismo fiel a sus señas de identidad, en el que los trabajadores sean dueños de la empresa, e incluir en la educación secundaria y en la actividad sindical, la formación para el empoderamiento de los trabajadores, capacitándolos para la asunción de la gestión y dirección democrática de sus empresas. Defendemos la agricultura, la reforma de la política agraria comunitaria, la vinculación de las subvenciones a la producción, y no a la mera tenencia de tierra, el control de precios y los mercados de proximidad, incluyendo la soberanía alimentaria como en pilar de nuestro modelo económico. Proponemos la adopción de un etiquetado que recoja la generación de valor añadido.

Defendemos a los trabajadores autónomos, y a los pequeños empresarios, que necesitan financiación desde la banca pública, pero también una ley de bancarrota que evite el traslado a la esfera personal y familiar de las quiebras de los pequeños emprendimientos, así como el apoyo público a la innovación tecnológica de la pequeña empresa.

Defendemos el acceso a la jubilación en condiciones de disfrutar de la vida. La jubilación a los 60 años con carácter general, y en todo caso, tras un periodo máximo de 35 años cotizados, con independencia de la edad. En este mismo terreno, la regulación de la situación de cientos de miles de personas, explotadas bajo durísimas condiciones, que han trabajado toda su vida, pero cuyos patrones les negaron en su momento el derecho a cotizar.

El estado necesita financiarse, y para ello requiere de un sistema fiscal justo, efectivamente progresivo, y en el que las rentas del capital contribuyan tanto o más que las rentas del trabajo, pero decididamente más en el caso de rentas provenientes de la especulación.

El modelo fiscal de Izquierda Unida incluye hasta un 50% de cotización para las rentas superiores a 120,000 € y la subida en 5 puntos del impuesto de sociedades sobre los beneficios empresariales, pero también la bajada del IVA, con la creación de un IVA super reducido para los artículos de primera necesidad; la cancelación de las vacaciones fiscales de la Iglesia Católica, con la derogación del concordato y todos sus privilegios. La Izquierda debe tasar, sin pudor los patrimonios, de forma justa, con una tasa especial a aquellos de injustificable adquisición. Defendemos, además, una reforma legislativa que incremente las penas para todas las formas de fraude fiscal y elimina la prescripción de delitos fiscales.

Nuestra revolución económica debe ir más allá de nuestras fronteras, impulsando decididamente la tasa especial a las transacciones financieras, con un tipo mínimo del 0,05%, la legislación de refenretes mínimos sociales, laborales, sindicales, ambientales y de los Derechos Humanos para las empresas de matriz española que operan en el exterior, el compromiso con el 0,7% para cooperación al desarrollo. Debemos cuestionar, en complicidad con las naciones del Sur, especialmente en LA, que ya han iniciado el camino hacia el socialismo, las reglas y acuerdos de libre comercio, verddera herramienta de dominación en materia de patentes, transgénicos, intercambios comerciales e imposición de políticas neoliberales.

Desde esta Asamblea de Convocatoria Social le decimos con claridad a nuestros conciudadanos que hay alternativa, que tú eliges.
  • Banca pública, con nacionalización de las cajas.
  • Reforma constitucional para garantizar un mínimo % de PIB en gasto público.
  • Jubilación a los 60 años.
  • Persecución del fraude, endurecimiento de penas para la evasión fiscal y Reforma fiscal, con una redistribución justa de los impuestos en España.
  • Renta básica para garantizar el acceso de todos los españoles y españolas a unas condiciones vitales dignas.
Compañeros y compañeras, no hemos estado debatiendo un mero programa electoral sobre economía, hemos estado poniendo las bases para una verdadera revolución económica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario