28 de octubre de 2011

¿Se atreven PP y PSOE a discutir sus planes de empleo con IU y los parados?

130.000 granadinos claman, desde el paro, por políticas de inversión pública como las que propone Izquierda Unida.

Las cifras de la encuenta de población activa son sólo la confirmación estadística del crecimiento de la desigualdad y la pobreza de un modelo económico fracasado. Este gobierno ha sido sordo al sufrimiento del más de un millón de andaluces sin empleo. Y más de los mismo, que es lo que proponen PP y PSOE, no va a devolverle el futuro a las víctimas de la crisis.

Granada vuelve a situarse por encima del 30% de paro. Una cifra más propia de un pueblo del tercer mundo que de un territorio de la Unión Europea. Los recortes sociales, la reforma laboral, la desregulación bancaria y el abandono de los autónomos, que han sido las señas de identidad de este gobierno, y que presiden los programas electorales de Rubalcaba y Rajoy, no sólo no han servido para resolver la crisis, sino que han hundido en el paro a casi 5 millones de españoles, 1,2 millones de andaluces y casi 130.000 granadinos y granadinas. Con un incremento, sólo en el último trimestre de 5.200 parados más en nuestra provincia.

La próxima legislatura puede ser la de la recuperación de la esperanza para los parados granadinos o la de la frustración de quienes esperan de sus gobernantes que tomen las decisiones apropiadas para crear empleo. Nuestra provincia lleva ya demasiado tiempo asistiendo impotente a la destrucción de tejido productivo y a la pérdida de oportunidades.

Izquierda Unida reclama un debate público sobre creación de empleo con PP, PSOE y las plataformas de parados de la provincia, para que la ciudadanía sepa a qué atenerse con respecto al futuro en el que, en estos momentos, es el principal problema de los granadinos. Salvo IU, nadie pone sobre la mesa un plan claro de inversión para revitalizar la econcomía granadina. Nosotros proponemos, junto a un plan de choque, un programa de inversiones públicas, así como una reforma fiscal progrsista para financiarlo. ¿Qué proponen en concreto el PSOE y el PP?
 
El plan de choque contra el desempleo contempla tres sectores fundamentales:
 
El primero la rehabilitación de viviendas, con espeical atención a los núcleos históricos de las ciudades y pueblos medianos, en muchos casos abandonados a la especulación y en franco deterioro. Pero también a la rehabilitación energética de unas construcciones, las que se han levantado en España durante décadas, baratas e ineficientes, masl aisladas y poco confortables, fuente de derroche energético y cuya rehabilitación puede, en buena medida autofinanciarse a medio plazo. En los casos en que sea posible, esta rehabilitación debería cofinanaciarse con los propietarios de la vivienda. Se pueden crear 300.000 empleos, rescatando, con caracter de urgencia a una importante masa de parados de la construcción.
 
El segundo, un plan de empleos verdes, centrado, fundamentalmente, en la reforestación, limpieza, mantenimiento y explotación de las ámplias masas forestales de nuestro país, con un doble objetivo: ofrecer puestos de trabajo de inserción o reciclaje a parados sin formación o en itinerario de inserción sociolaboral. Pero también crear las condiciones para la creación de riqueza a partir de los bosques, a la vez que se favorece la regeneración de la masa forestal, con el consiguiente beneficio ambiental y de lucha contra el cambio climático y la desertización.
 
En tercer lugar, un plan de formación-empleo. Orientado fundamentalmente a parados con baja cualificación, provenientes en su mayor parte del sector de la construcción, que trabajarían 22 horas semanales en sus Ayuntamientos, en servicios necesarios para el municipio, y complementen ese trabajo con 15 horas semanales de formación proerofesional rigurosa, para mejorar sus capacidades laborales.
 
Respecto de las inversiones, IU reclama para España lo que ya se han lanzado a hacer en Estados Unidos: un plan de inversiones al más puro estilo Keynesiano. En Andalucía, además, se debe mezclar con la transformación necesaria de nuestro modelo económico, que se ha dedicado en exclusiva a los servicios (de bajo valor añadido) y a la construcción. Defendemos la recuperación de la economía productiva:
 
En primer lugar, potenciando una agricultura que ha sido condenada a la extinción por las políticas europeas, pero que tiene capacidad para ser un motor de riqueza de nuestro territorio, con las adecuadas medidas de apoyo a los agricultores, intervención en los precios, impulso al cultivo y ganadería ecológicos, creación de marcas reguladas, mercados de proximidad, inversión en caminos, regadíos e instalaciones auxiliares y creación de parques agrícolas en las Vegas.
 
En materia de Energías renovables, con la creación de una red pública de generación eléctrica ¡que no sólo se financia por si misma, sino que sería fuente de ingresos para ayuntamientos y comunidad autónoma!, complementaria de la climatización de edificios antes mencionada.
 
En materia de industria, inversión pública para fabricar en nuestro territorio los componentes necesarios para las energías renovables, con un polo industrial en la Costa de Granada (por clima, terreno y conexión portuaria), pero también en el sector agroalimentario, acabando con la histórica contradicción de ser una potencia agroalimentaria que se limita a exportar para que otros elaboren los productos.
 
Finalmente, una fuerte inversión pública en el patrimonio histórico, cultural y ambiental. Granada, Andalucía, son desde el punto de vista patrimonial, zonas privilegiadas de la Unión Euopea. Espacios como nuestros humedales o Sierras, zonas arqueológicas como las de Orce o Medina Elvira o conjuntos históricos como los de Baza, Almuñecar, Guadix o Íllora, son un verdadero escándalo que se desperdicien en una tierra con 130.000 parados y en la que, por clima, podríamos multiplicar con facilidad el impacto económico del turismo, complementando con facilidad la oferta de sol y playa con la oferta cultural y ambiental de interior.
 
¿De donde sale el dinero? De donde está. De una reforma fiscal en la que IU ha demostrado que se puede obtener 80.000 millones de euros anuales de financiación extra para el Estado.
 
Ese es nuestro plan ¿Cuál es el del PSOE y PP? (aparte de la propaganda, claro)

No hay comentarios:

Publicar un comentario