24 de noviembre de 2011

Crisis ecónómica y repercusiones sobre la salud

Recortar mata. No estaría mal que, al igual que los avisos en las cajetillas de tabaco, se incluyera esta advertencia en las portadas de todos los periódicos, para recordarnos todas las mañanas lo que nos ha estado haciendo el gobierno del PSOE y lo que nos piensa hacer el del PP.

Alguno me acusará de sensacionalista por expresarlo así. Pero esa es la verdad: recortar mata, cada vez más. Lo han denunciado, con otras palabras, los profesionales de la sanidad pública a través del manifiesto "Crisis económica y repercusiones sobre la salud", de la asociación española de neuropsiquiatría y de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública.

En un breve informe de 4 páginas exponen el deterioro creciente de los sistemas sanitarios y socio sanitarios, las graves consecuencias de la implantación de barreras económicas para el acceso a los sistemas de salud (copago, ticket o como se denominen), el incremento de los suicidios, el previsible incremento de enfermedades infecciosas, la pérdida de calidad de vida de los enfermos mentales y, en definitiva, el empeoramiento de todos los índices de salud pública.

Lo más inquietante de todo, es el modo en que los gobiernos del PP, cada vez ponen más dinero público en manos de los propietarios de centros médicos privados "concertados", recortándolo del sistema público. Es lo que piensan los capitalistas "Mantener un Estado en el que la sanidad sea gratuita es un freno para el desarrollo de la libre empresa y el incremento del producto interior bruto, teniendo en cuenta que hay millones dispuestos a pagar, y muy bien, por recibir un buen tratamiento médico"


Las conclusiones del breve informe de los compañeros y compañeras del sector sanitario son claras: Ni un recote más y ni una sola medida dirigida a disuadir a la ciudadanía del uso del sistema de salud pública.

Por desgracia, el gobierno catalán ya ha conmenzado a recortar en sanidad, y ya ha planteado fórmulas de copago. Mucho me temo que detrás vendrá el gobierno de Mariano Rajoy, aplicando políticas parecidas.

Pero no son sólo los recortes en sanidad los que matan. Los recortes en el sistema educativo presionan a la baja sobre el nivel cultural y educativo de nuestros jóvenes. Criaremos más adultos inempleables, abocados al paro. Más centros educativos incapaces de afrontar la conflictividad escolar. Estaremos, en definitiva, fomentando la exclusión y la marginalidad, con todo lo que ello conlleva.

Los recortes en atención a la dependencia volverán a encerrar a miles de mujeres en sus higares, dedicadas a la atención a mayores y enfermos. Reducirán las posibilidades laborales de miles de familias, o abandonárán al deterioro y a la soledad a miles de ancianos.

Cada vez somos más los que pensamos que por malas que fueran las consecuencias de haber dejado hundirse a los grandes bancos, sin duda no podrían ser peores que el presente que vivimos y el futuro que nos han diseñado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario