21 de diciembre de 2011

Cómo PP y PSOE arruinan a PYMES y autónomos.

Nadie, más que los gobiernos de la derecha, daña los intereses de los pequeños empresarios y los autónomos. Una revisión a algunas de las decisiones de los últimos gobiernos de la derecha (sea la Liberalcatólica del PP o sea la socialliberal del PSOE), demuestra que, en efecto, los últimos gobiernos han cooperado a la destrucción de millones de pequeñas empresas en España.

1. La liberalización de horarios comerciales.
     La politica de desregulación de horarios en el comercio, fue iniciada por Aznar, en la época de extensión de las grandes superficies, y es ahora consumada por Aguirre. Esta práctica, amenaza con extenderse a toda España. Basta con atender al debate de investidura de Rajoy, en el que éste, preguntado una y otra vez a este respecto por Duran i Lleida, se negó a comprometerse contra la generalización de la desregulación horaria del comercio. Requisito éste que le planteaba CIU, nada menos que para plantearse el voto favorable a la investidura del actual presidente.
     Como todo el mundo sabe, la desregulación de horarios es una verdadera arma de destrucción masiva del pequeño comercio, que no puede competir con las grandes superficies o cadenas, que se hacen con el monopolio del comercio en horarios de noche, mediodía o festivos. La razón estriba en que la estructura de costes del pequeño comercio familiar y de una tienda de cadena (no digamos ya de unos grandes almacenes) es completamente diferente. Mientras el primero no cuenta, en muchas ocasiones, con trabajadores (si acaso uno o dos) el segundo cuenta con mucho personal a tiempo parcial, eventual, discontinuo... que representa tan sólo una parte de sus costes. Puede incrementar ligeramente el coste en mano de obra y vender con mayor rentabilidad. Al pequeño, por el contrario, le es materialmente imposible abrir más horas, salvo que incurra en condiciones de autoexplotación o ilegalidad en el trato de sus trabajadores.
     La liberalización de horarios revela una opción de clase por parte del PP. Una opción en la que se sacrifica a millones de pequeños comerciantes para favorecer a unas decenas de marcas comerciales.
     Para prueba, basta con ver las posiciones respectivas de la gran patronal y de las asociaciones de comerciantes, que representan a los pequeños, como pueden ser las de Asociación del Centro Comercial Abierto de Granada o la Asociación de Comercio de Castilla la Mancha Mientras los pequeños luchan por su supervivencia, la gran patronal celebra las prebendas de sus amigos del PP
     Los comerciantes de Málaga denuncian que por cada puesto de trabajo que cree la liberalización de horarios, se destruirán 2,5 empleos

2. El Recorte en el acceso al crédito.
     La desregulación en el sistema financiero, la "profesionalización" de las cajas y la destrucción del grupo de banca pública, comenzados por Aznar, pero continuados por Zapatero, supusieron una renuncia a la intervención política, democrática, en el sistema crediticio.
     Llegó la crisis (en su dimensión financiera) y el gobierno del PSOE se negó a intervenir con la creación de créditos abundantes y eficaces, a través del ICO, por ejemplo, o a través del sistema de Cajas de Ahorro. Se podía haber hecho incluso a nivel autonómico con la creación de institutos de crédito para la pequeña empresa o con ayudas tipo "rescate" a las sociedades de garantía mutua que ecisten en Andalucía, sin ir más lejos. Nada de esto se hizo.
     Cientos de miles de autónomos y pequeños empresarios vieron, de un día para otro, como las entidades bancarias les reducían hasta en un 95% las líneas de crédito que tenían abiertas (sin ningún tipo de penalización, por cierto) desestructurando por completo el modelo financiero de estas pequeñas empresas. Todos conocemos pequeños empresarios que antes de cerrar han preferido recurrir a hipotecar su vivienda particular para mantener a flote su negocio y los 4 ó 5 puestos de trabajo.
     De nuevo, la opción no es neutra. Abandonar a su suerte a las PYMES en medio de la tormenta financiera ha favorecido a los gigantes de cada sector, que pueden acudir a financiarse a nivel incluso internacional y que están devorando el mercado que hasta el presente ocupaban miles de PYMES. En poco tiempo, como ya preveía la doctrina marxista, los pequeños empresarios serán convertidos en asalariados dependientes.

3. La precarización laboral.
     Algunos pequeños empresarios, que han logrado ahorrarse 100 ó 200 Euros por trabajador y mes con las sucesivas contrarreformas laborales, han creido que tales políticas les beneficiaban, identificando que el PP o el PSOE, según el caso, legislaban a favor de las PYMES.
     Es un error.
     En la PYME, los costes salariales representan porcentualmente mucho menos que en la gran empresa. En primer lugar, porque el propio empresario es un trabajador más. Ya se asigne un salario o viva de los beneficios, el caso es que en una empresa familiar, de cada 4 ó 5 trabajadores, sólo 3 ó 4 tienen nómina que se pueda recortar gracias a la precarización del empleo.
     Por otra parte, en la PYME, por falta de economía de escala, los costes de gestión, transporte, insumos, energía, etc. representan porcentualmente mucho más que en la gran empresa.
     Al final, lo que tenemos es que en un mismo sector y para una misma actividad, la diferencia en costes salariales para una PYME y una gran empresa puede estar en que para la PYME éstos representan un 50% y para la gran empresa, un 60%, por ejemplo. Cuando reducimos, gracias a contrarreformas laborales en un 20% los costes salariales, nos encontramos que la PYME reduce en un 10% sus costes, mientras que la gran empresa los ha reducido en un 12% ¿Concĺusión? la PYME ha perdido competitividad.
     En el caso extremo del comercio que antes apuntába, imaginemos qué representa el abaratamiento de costes salariales para un colmado regentado por un matrimonio con una trabajadora (el Covirán de mi barrio, por ejemplo), frente al MERCADONA de la esquina. Si el ahorro es de 150€ por contrato, al repartirse éste, mi vecino sólo estará ahorrando en costes 50€ por trabajador (los dueños no tienen contrato) mientroas que el MERCADONA, efectivamente, estará reduciendo sus costes en 150€ por trabajador. Cuando este ahorro se traslade a los precios, mi vecino habrá perdido competitividad.

4. La política de infraestructuras y urbanismo.
     La proliferación de adosados, barrios dormitorio, autovías, grandes superficies comerciales, etc. que ha caracterizado el urbanismo de las dos últimas décadas en cualquier territorio gobernado por PP o PSOE, ha tenido como consecuencia el fomento del consumo de fin de semana en gran superficie comercial con uso del vehículo privado. Todavía en lugares como Granada se espera como agua de mayo la apertura del Centro Comercial Nevada, que destruye la Vega y que dicen "generará miles de empleos" cuando la realidad es que destruirá muchos más. Así lo denuncia Ecologistas en Acción, en un análisis que comparto al 100%.
     Por otra parte, la política de infraestructuras, tiende a la hipercomunicación de centros, y a la marginación de periferias. El AVE va a suponer el alejamiento de multitud de comarcas, por las que va a pasar de largo como un vector de desarrollo inaccesible, que succionará la riqueza de estas zonas para favorecer su acumulación en las capitales.
     El incremento de las comunicaciones, tanto físicas como virtuales, se realiza en un enfoque nada neutro de desregulación total, libre mercado y exaltación de la competencia. El resutado es, una vez más, que los pequeños se ven impotentes ante el avance imparable de los grandes capitales.
     Es el fenómeno de los "agujeros negros" de la globalización que predecían, hace casi dos décadas los críticos de este sistema que parece cunplir la maldición evangélica de que "al que tiene, se le dará, y al que no tiene, hasta lo poco que tiene le será quitado".

5. La proliferación de normas, regulaciones y barreras burocráticas.
     Es paradójico, pero mientras por un lado se desregula, por otro se asfixia a la pequeña empresa con cientos de normas absurdas, creadas desde un despacho pensando en grandes corporaciones con cientos de empleados y asesores, pero que se trasladan sin adaptación alguna a pequeños empresarios o autónomos que se encuentran que para poner un taller necesitan estudios de salud laboral, medio ambiente, arquitectos técnicos, accesibilidad, normativas europeas incomprensibles... al final, se están creando barreras a la actividad de la pequeña empresa.
     Para muestra: si un pequeño propietario o un Ayuntamiento decidiera aprovechar un pequeño salto de agua en una zona rural, instalando una pequeña central hidroeléctrica, tendría que seguir los siguientes pasos:
  1. Presentación de una instancia en el Organismo de cuenca solicitando la concesión.
  2. Anuncio de la solicitud en el Boletín Oficial de la provincia donde van a realizarse las obras.
  3. Presentación de la documentación requerida y proyectos en competencia.
  4. Examen por la Comisaría de Aguas de la documentación presentada.
  5. Informe de compatibilidad con los planes hidrológicos.
  6. Publicación del anuncio en el Boletín Oficial de la Provincia.
  7. Remisión de expediente a la Comunidad Autónoma para que ésta emita informe en las materias de su competencia, y se solicitan otros informes preceptivos a otros organismos.
  8. Remisión por parte de los Ayuntamientos a la Comisaría de Aguas de las reclamaciones presentadas, que a su vez remite al Órgano de Industria las de su competencia.
  9. Se informa al peticionario de las reclamaciones para que pueda contestarlas ante el Órgano correspondiente.
  10. Confrontación del proyecto sobre el terreno por la Comisaría de Aguas con los afectados.
  11. Informe de la Comisaría de Aguas sobre el proyecto de aprovechamiento, proponiendo las modificaciones necesarias para la concesión.
  12. Informe del Órgano competente en materia de industria y energía.
  13. Audiencia de los reclamantes.
  14. Informe de la abogacía del Estado.
  15. Notificación al peticionario de las condiciones bajo las cuales puede otorgarse la concesión, si es procedente.
  16. Respuesta del interesado a las condiciones. 
  17. Publicación en el B.O.P de la concesión.
     ¿Alguien se imagina al Ayuntamiento de un pueblo de 2.000 habitantes o a una comunidad de regantes compitiendo en este terreno con IBERDROLA? Al final, como siempre, parece que todo esté diseñado para que el gran capital se haga con todo el mercado.

     No quiero alargar más el post. Pero me parece importante resaltar uno de los elementos claves de lo que tiene que ser la propuesta política de La Izquierda en el futuro inmediato: el apoyo a la pequeña y mediana empresa y al trabajador autónomo como verdaderos aliados de clase frente al capitalismo rampante.

     Agradecería opiniones y, sobre todo, aspectos que no haya incluido en este análisis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario