8 de julio de 2012

La derecha contra los funcionarios.

En su afán de manipular, la Razón hoy nos deja la perla de que en España, las comunidades autónomas y los ayuntamientos incrementaron el número de funcionarios un 20% en los últimos 10 años ¡oh escándalo! Sin más matices ni valoración.

Se da por supuesto, que eso es malo. Puro despilfarro, porque, al fin y al cabo ¿quién necesita funcionarios? Si claro, están los servicios sociales para los barrios deprimidos, las bibliotecas para que todo el mundo pueda acceder a la cultura, las escuelas infantiles públicas, los cunsultorios rurales... para eso sí, claro, pero lo que es de la gente bien ¿quién necesita un funcioniario?

Luego están los otros funcionarios, esos molestos de verdad. Los que entorpecen el libre funcionamiento de la economía y de la iniciativa privada: inspectores de consumo, de urbanismo, de medioambiente, de trabajo, ¡de hacienda!. Esas insidiosas mujeres que siembran el malestar con sus teorías sobre el acoso sexual en el trabajo y la igualdad... De verdad ¿quién necesita funcionarios?

Así, que es un escándalo y un despilfarro que entre 2001 y 2011 se incrementara el número de funcionarios ¡Nada menos que en un 20%! ¡Como si España estuviera para esos dislates!

Lo que no dice La Razón, es que en esos mismo 10 años, el producto interior bruto de España pasó de 721 a 1.369 miles de millones de Dólares. Creció un 90%. Casi se duplicó. En esos 10 años la renta disponible por habitante pasó de 18.000 $ a 29.400 $. Es decir, que el PIB per cápita creció un 63% ¡el triple que el número de funcionarios en CC.AA y Ayuntamientos! En esos mismos 10 años, la población pasó de 41 a 47 millones. Creció un 15%.

Es decir, que de 2001 a 2011 España pasó a tener un 15% más de población y a generar un 90% más de riqueza, pero los trabajadores públicos sólo crecieron un 20%... tuvimos un gobierno "socialista" que consintió que los servicios púbicos crecieran a un ritmo 4 veces menor que la economía.

       Si en ese "boom" los servicios públicos se hubieran desarrollado, junto con una política de estímulo de la economía productiva, hubiéramos tenido pleno empleo y un alto grado de bienestar, y posiblemente no estaríamos en la crisis que padecemos... pero esa es otra historia.

¿Son tontos en La Razón? No. Están construyendo el argumentario para el ataque a la función pública que desencadena Rajoy. Para el más que previsible ERE masivo de empleados públicos que se va a desarrollar en España en los próximos meses. Se trata de criminalizar a los trabajadores públicos para hacer "popular" (nunca mejor dicho) su despido. Ya vendrán después los primos con sus empresas privadas a sustituir el servicio público por el negocio.

Los funcionarios son herramientas de distribución de la riqueza. Hay de todo, por supuesto. Se deben erradicar enchufes y mejorar en eficiencia, pero defendemos la necesidad y dignidad de los empleados públicos frente a quienes les atacan sin otro afán que el lucro más descarado.

2 comentarios:

  1. Lo peor es que convencen a más de una mente simple. Vamos de mal en peor. Los funcionarios son la garantía de que se defiende al ciudadano y no al político de turno. La ausencia de funcionarios es ausencia del Estado y esta es el fin de la justicia social y el inicio de la Ley de la Selva.
    Pero sigue habiendo inconscientes e irresponsables que creen que le problema de España es el Estado, los funcionarios, los impuestos, el 15-M y ZP.

    ResponderEliminar
  2. Porque a la derecha le interesa colocar a sus votantes, no a los que acceden por oposición y no tienen que pagar favores y que además se enteran de sus "trapicheos".
    Está claro que el desprestigio del funcionariado les permite recortes y demás. ¿Por qué no suprimen cargos de libre designación y políticos de turno? Eso si que aliviaría la crisis: sobran más de la mitad de los que hay, con cochrs oficiales, escoltas, teléfonos, viajes en preferente...

    ResponderEliminar