28 de noviembre de 2012

IU Ante el dictamen de la comisión de los EREs


Sintesís elaborada por el grupo Parlamentario de IULVCA ante el cierre en falso de la comisión de los EREs en Andalucía.

Contextualizando:

El Pleno del Parlamento de Andalucía, en su sesión del día 14 de junio de 2011, a propuesta de los Grupos Parlamentarios de Izquierda Unida y PSOE acordó por unanimidad la constitución de una Comisión de Investigación sobre las ayudas sociolaborales a trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo y a empresas en crisis otorgadas por la Administración de la Junta de Andalucía, durante el periodo comprendido entre los ejercicios 2001-2010.

El objetivo principal de esta Comisión de Investigación era determinar las responsabilidades políticas en que se pudiera haber incurrido desde la administración de la Junta de Andalucía en la gestión de los hechos objeto de investigación.

Esto incluye, como elemento fundamental, el ofrecer una explicación convincente a la ciudadanía de lo ocurrido en toda su extensión y dimensiones. Esta tarea tenía que ser completada con otra esencial: Proponer mecanismos e instrumentos para que las irregularidades y presuntas ilegalidades encontradas no vuelvan a ocurrir.

Por todo ello, cobra importancia el concepto de Responsabilidad Política y en esta cuestión debemos aterrizar para entender lo que ha ocurrido.

¿Qué entendemos por Responsabilidad Política? Responsabilidad política vs responsabilidad penal

El esfuerzo por distinguir la responsabilidad política de la responsabilidad penal ha constituido el trabajo de generaciones de politólogos y juristas hasta llegar a la conclusión de que la responsabilidad política es la derivada delmal uso de un poder legal.

La gran diferencia se encuentra en que, en materia criminal, la especificación del hecho por el que se acusa debe preceder a toda persecución. Es decir, a nadie se puede acusar sin comprobar que, al menos con ciertas dosis de probabilidad, se ha incurrido en un tipo penal.

En materia política, en cambio, el problema no es de legalidad, es de puro y simple acierto: el que se equivoca responde. Los políticos responden por sus errores, simplemente por su fracaso, en tanto en cuanto han sido elegidos para que actúen bien.

El mal uso del poder legal, aquí está la cuestión.

El artículo 108 de la Constitución establece:El Gobierno responde solidariamente en su gestión política ante el Congreso de los Diputados.

Por su parte, en el Estatuto de Autonomía de Andalucíamarco constitucional de referencia para esta Comisión de Investigación creada por y en el seno del Parlamento de Andalucíase conjugan y distinguen ambas responsabilidades, la individual y la colectiva solidaria de los miembros del Consejo de Gobierno en su artículo 124:Responsabilidad solidaria del Consejo de Gobierno. El Consejo de Gobierno responde políticamente ante
el Parlamento de forma solidaria, sin perjuicio de la responsabilidad directa de cada consejero por su gestión.

Mientras la comisión de investigación ha venido desarrollando su trabajo, en juzgados se han estado asimismo investigando las responsabilidades penales derivadas de los hechos objeto de estudio por la Comisión.

Por ello y por la propia naturaleza de la comisión, el trabajo se ha limitado a hacer un juicio político, conscientes de la importancia de la investigación parlamentaria para el correcto funcionamiento de la democracia.

En consecuencia, el dictamen de la Comisión no sería una sentencia. No correspondería a una Comisión parlamentaria la depuración de todos los hechos susceptibles de ser considerados ilegales, sino sólo los de relevancia política. Mucho menos determinar de forma individualizada las conductas tipificables y su calificación penal, para eso están los tribunales de justicia.

Entendido esto, podemos pensar que el Parlamento andaluz tiene capacidad para investigar los hechos acaecidos, depurar responsabilidades políticas y SOBRETODO hacer las recomendaciones oportunas al ejecutivo, para que no se vuelva a producir.

Hay que entender dos momentos diferentes en la parte final del trabajo de la comisión:

1. Una vez escuchadas todas las comparecencias, el presidente de la comisión, el compañero Ignacio García, junto con el letrado del Parlamento recogieron las conclusiones de los tres grupos parlamentarios IU, PSOE y PP. Los 3 grupos han asistido a las comparecencias, han preguntado a los comparecientes y han sacado conclusiones.
El papel del presidente de la comisión fue crear un documento de síntesis de las 3 propuestas que recogía, en el ejercicio de su papel de presidente de la comisión, los hechos, los responsables políticos y las recomendaciones para el futuro.

De este trabajo de Ignacio García se obtuvo un documento: la propuesta de síntesis de la investigación y se devuelve a los 3 grupos parlamentarios para que la valoren y en su caso, propongan enmiendas al texto.

El dictamen presentado por Ignacio García suponía un documento riguroso, estructurado, con un sentido global de los hechos. Dividido en párrafos, relataba de forma objetiva lo sucedido una vez recogidas las aportaciones de los 3 grupos.

Desde IU entendíamos este dictamen como un dictamen de servicio a la democracia, que sostenía un estudio de los hechos y de sus responsables de forma fehaciente.

2. El documento final y las enmiendas al documento se llevan a una última reunión de la comisión de investigación para su debate y votación y ocurre lo siguiente:
- El PSOE, que había enmendado 28 párrafos del documento vota NO a 43 párrafos
- El PP vota que NO a todo.
- IU, defiende el dictamen presentado y vota SI en su totalidad.

Por lo tanto, excluído el PP de cualquier consenso, los 43 párrafos a los que el PSOE vota NO, salen del documento dado que PSOE y PP votan NO a esos 48 párrafos.

Pero hay más. Si el PP votó NO a todo y el PSOE se abstiene además en 60 párrafos más, tenemos un total de 103 párrafos que caen del documento.

¿Qué supone sacar esos 103 párrafos del documento?

Pues supone la mutilación del dictamen que acaba siendo una malformación de los hechos, una incoherencia en su relato y para muestra, un botón:

El documento inicial señala queen un momento determinado, se entregan ayudas a empresas y conflictos que no responden a las características apuntadas.
Hay empresas pequeñas y con escaso número de trabajadores a las que se entregan ayudas sociolaborales como el caso de SURCOLOR, con 24 trabajadores. Incluso en algunos casos se recibieron ayudas, sin que ni siquiera conste que se hubiera solicitado el ERE”.

El PP vota en contra y el PSOE se abstiene en lo siguiente:

109. En principio, los criterios generales que debían presidir la concesión de estas ayudas eran los mismos que para las ayudas sociolaborales a trabajadores:
- Numerosos trabajadores afectados. Impacto económico importante en la zona de ubicación, al no existir alternativas de empleo.
- Las ayudas permitirían la viabilidad, la continuidad de la empresa y el mantenimiento del empleo.

110. Sin embargo, puede comprobarse que esos criterios no han sido los que presidieron la concesión de las ayudas.

111. La mayor parte de las ayudas se concentra en una zona muy concreta y pequeña en relación con el conjunto de Andalucía. Más del 60% de las mismas se conceden a empresas y entidades de la Comarca de la Sierra Norte de Sevilla. Y como el mismo ex Consejero Viera reconoció () De modo quesi era cierto que en la Dirección General de empleo (la que concedía las ayudas) había una preocupación especial por la Sierra Norte de Sevilla, otras direcciones generales o áreas de gobierno, se preocupaban de favorecer a otras zonas.

114. Se han llegado a dar ayudas a empresas inexistentes, a empresas que nunca llegaron a ponerse en marcha, a empresas que cerraron al poco tiempo, a empresas con muy escaso número de trabajadores, etc.

115. Incluso se ha llegado a dar ayudas, teóricamente dirigidas a mantener el tejido productivo ayudando a empresas en crisis, a concesionarios de automóviles, bares y restaurantes, a diversos ayuntamientos, a la Universidad de Sevilla y a la Fundación San Telmo.


QUEDA, POR TANTO, RECHADA LA TESIS PRINCIPAL DE LA INVESTIGACIÓN


¿Tiene sentido la actitud del PP y del PSOE?

  • Pues no parece tan alarmante que el PSOE se abstenga de estas afirmaciones pues son sus dirigentes los principales responsables y puede entenderse que confíen en la mayoría de los otros dos grupos para revalidad esta tesis. Allá ellos.
  • Lo que resulta MUY chocante es que el PP vote en contra.

¿Y porqué iba a votar el PP en contra de la principal tesis? Saquen sus propias conclusiones, pero hay que señalar algunas valoraciones:

  1. El PP no ha creído desde el principio en esta comisión. Ha pasado la investigación por alto, las intervenciones, los hechos, hocicado en culpar a Griñán y Chávez. Han entrado en una especie de esquizofrenia por la que o se señalaba a Griñán y Chávez o nada.
  1. Esto le ha llevado a votar en contra de todas las responsabilidades políticas, en un claro intento de que el dictamen defendido por IU no saliera adelante.
  1. El PP, gracias a la abstención del PSOE, ha podido rechazar de plano que la Comisión se saldara con un éxito y por ello, ha preferido no dotar de legitimidad el trabajo que ha elaborado IU.

A juicio del presidente de la comisiónHabrá un cierre inesperado, sin dictamen debido. Aquí se han confrontado dos dictámenes escritos a priori sin tener en cuenta la investigación, el dictamen del PP y el del PSOE. Uno, el del PP, pretendía barrer con todo y a todos los niveles, y otro, el del PSOE, vacío. Ambas eran irreconciliables, y pretendiendo salirse con la suya, el PP decidió echarlo todo por tierra deslegitimando el trabajo de investigación elaborado por la comisión.

Ante esto, somos sinceros. Perdemos tod@s: el Parlamento, la política y la ciudadanía y entendemos que con ejemplos como estos, no nos podemos extrañar que la sociedad se encuentre cada día más alejada de la política. Los intereses partidistas del PSOE, de salvaguardar a los suyos, junto con el interés del PP de no dotar de legitimidad el trabajo que ha elaborado IU y por ende a la naturaleza de esta comisión.

La votación en el Pleno del Parlamento

Mañana, miércoles 27 de noviembre, el Pleno, previsiblemente rechazará lo que ha quedado del documento y la posición de IU será, obviamente, votar en contra porque, a juicio de nuestro grupo parlamentario: lo que sale de la comisión nada tiene nada que ver con lo original y ante esta incoherencia es preferible que el fracaso se visualice al cien por cien.
Por otro lado, está nuestra ética. No vamos a votar a favor de un dictamen mutilado que deja incoherencias tan grandes como esta:

Cuando se habla del interventor, IU ha defendido que éste pudo hacer algo más para advertir de las irregularidades que se estaban cometiendo, pero advertíamos que había denunciado hasta 15 veces. La mutilación del PP y del PSOE al dictamen supone eliminar esta advertencia y señalar al interventor como responsable que no actuó en ningún momento. Esto es inadmisible.

Y ahora, ¿Qué?

Podemos sentirnos orgullosos del trabajo que hemos realizado desde IU, una fuerza política que cree en la naturaleza de estas comisiones. Así lo han demostrado nuestros parlamentarios en la comisión y también lo demuestran nuestros compañeros de IU en el Ayuntamiento de Madrid quienes se han ido de una Comisión de investigación - Madrid Arena - porque el PP ha bloqueado las comparecencias de los principales responsables y ya ha anunciado que la investigación política durará tres días.

Vegüenza. Eso es lo que sentimos desde el grupo parlamentario de Andalucía, donde se ha hecho un trabajo serio que se ha echado por tierra por las maniobras del bipartidismo, y lo que deben sentir nuestros compañeros del grupo municipal del Ayuntamiento de Madrid.

Creemos en la democracia, en que el pueblo conozca detalladamente lo que se ha hecho. La transparencia ante todo y por ello una de las recomendaciones que defendimos y seguiremos defendiendo es la formalización de las comisiones de investigación, eso sí, hay que hacer balance global:

  1. Los que señalan que el pacto de gobierno de PSOE e IU recogía conclusiones pactadas de esta comisión están muy alejados de la realidad. Ni la comisión se recogía en el pacto ni las conclusiones han sido pactadas y para muestra, el resultado. Los altavoces del PP, desde luego, seguirán vendiendo esta idea.
  1. Quienes han coincido finalmente han sido PP y PSOE, lo que ha toda lógica nos lleva a pensar que ambos sabían su dictamen antes de empezar la comisión de investigación, no han atendido a la investigación y han defendido al final sus propuestas iniciales.
  1. Un hecho tan saludable para la democracia como es una comisión de investigación, no merece la pena cuando los grandes partidos llevan los dictámenes ya hechos y que responden a intereses partidistas: “no lleves el dictamen de antemano y atente a lo que se escuche en la comisión de investigación”.
  1. El ciudadano se puede sentir defraudado y engañado. Es un hecho que nos lleva a pensar que el sistema institucional hoy difícilmente da respuesta a las preocupaciones de la ciudadanía. Hace falta una reflexión sobre el papel de las instituciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario