22 de mayo de 2013

Llamamiento para la unidad de la izquierda en Andalucía

Este llamamiento va en la buena dirección. Esperemos que no lo melverse nadie.

Hoy, algunos medios de comunicación se hacen eco del llamamiento, para la unidad de la izquierda, que han presentado Luis García, Montero, Pilar González y Carlos Martínez.

PRIMERO: quiero dar, a título personal, mi opinión sobre el llamamiento.

De los presentadores, conozco a Carlos y a Luis, de los que sólo puedo hablar bien. A Pilar, no tengo el gusto.

Yo sí he leido el manifiesto. Lo leí hace alguos días, cuando me lo adelantaron. Quien no lo haya leido todavía, debería hacerlo: "Llamamiento al Pueblo Andaluz" Descubrirá un somero análisis sobre la desigualdad social y la pobreza en la Unión Europea y Andalucía, la denuncia de sus causas: "el poder financiero y el capitalismo global destruyen sistemáticamente la democracia, los pilares de la justicia social, la equidad y el medio ambiente" y un llamamiento, muy pragmático, a constituir una candidatura única de cara a las europeas, en torno a un proyecto "republicano y federal, socialista, andalucista y nacionalista, feminista y ecologista"... con un guiño a que el experimento sea la antesala de futuras operaciones electorales de este tipo. (en las municipales y sobre todo en las generales, entiendo)

El texto, en sí, es perfectamente asumible en lo que dice... incluso apunta la necesidad de construir algo que vaya más allá de un mero frente electoral, cuando menciona la necesidad de conectar movimientos sociales y sindicales. Entiendo que esto debería ocupar un lugar central en el manifiesto, si de veras queremos tomar el poder.

Que el sistema político se tambalea es evidente (sólo un poco). Por su parte, el sistema económico y su rama ideológica (medios de comunicación y productores de cultura) sigue no sólo intacto, sino más fuerte que nunca. El poder, por tanto, está fuerte, no nos engañemos. Es cierto que la desafección por la política, la traición de la socialdemocracia nominal y del derrumbe del bipartidismo, han generado una ocasión electoral histórica. Una teórica fuerza unitaria de la izquierda transformadora, podría dar la sorpresa. Pero eso no es suficiente. Lo que yo quiero no es ganar un gobierno. Para lo que yo entré en política fue para tomar el poder para poder transformar una realidad injusta, y para eso hace falta mucho más que un frente electoral.

La unidad de la izquierda debe darse en la calle primero y en las urnas después. Esto es clave, y no es poco el camino recorrido. 15M, mareas, huelga general... ahora, en un avance dialéctico, podemos dar el paso con el otro pié, el electoral, en las europeas, y darle un toque al sistema, a la vez que una esperanza al pueblo trabajador. Este llamamiento va en la dirección correcta.


La imaginería de la presentación, me inquieta. Mucho: "derrotar al PP" ¿Sólo eso? Ya vivimos 14 años primero y 8 después con el PP fuera del gobierno... con Gonzalez y ZP (OTAN, privatizaciones, reformas laborales, corrupción, especulación, déficit cero, Maastricht...) No. Desde luego, en el lema y la imagen discrepo. A quien hay que derrotar es al capital. O al menos al liberalismo, o, abiertamente ¡Construir el Socialismo!

SEGUNDO: quiero expresar mi preocupación porque pueda ser malversado.

El camino de las derrotas de la izquierda está empedrado de llamamientos a la unidad. Casi siempre que se redacta uno, viene alguien y encuentra a quién tirárselo a la cabeza.

La unidad pasa por la honestidad y generosidad de todos los actores. También por la renuncia a los objetivos personales de muchos. Reconoceremos a los verdaderos enemigos de la unidad de la izquierda tan pronto veamos a alguno de ellos instrumentar el llamamiento como elemento de confrontación en la lucha por el poder interno. Rebuscando por internet, ya hay quien ha empezado en esa línea... mal.

El Partido Comunista de Andalucía, en el cual milito, siempre ha defendido la unidad de la izquierda. Lo hizo hace 27 años, al crear Izquierda Unida. Ahora, ante este momento histórico, promueve el día 8 de junio en Madrid un encuentro de toda la izquierda transformadora (también de las fuerzas que han presentado el llamamiento) para favorecer el proceso de convergencia. Ahí estamos. Ese es nuestro sitio.

A nadie se le puede escapar, que la unidad de la izquierda en España, será con IU o no será. Sólo un tonto, o un quintacolumnista del capital, puede defender que a la izquierda se la une dividiéndola. Además, IU ya inició ese camino hace dos años, al conformar un bloque con 14 grupos de izquierda distintos, que acudieron juntos a las elecciones generales.

Estoy convencido de la oportunidad histórica. Creo que tenemos el deber de aprovecharla, para que las generaciones presentes y futuras accedamos al futuro que nos han robado. Por eso, defiendo el texto de este llamamiento, de la convocatoria del 8 de junio y de cuantas convocatorias unitarias se realicen. Por eso también, combatiré cualquier intento de dividir a la izquierda, empezando por la unidad del PCE y de Izquierda Unida. Máxime, si se hace malversando la causa de la unidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario