15 de junio de 2013

Por el equilibrio territorial de Andalucía

Resolución aprobada por unanimidad en la XIX asamblea de IULVCA

Izquierda Unida Los Verdes Convocatoria por Andalucía, como organización política que aspira a la construcción del socialismo, defiende un modelo social en el que se alcance la igualdad de condiciones de todas las personas que habitan Andalucía. Igualdad efectiva en el acceso a bienes y servicios y posibilidades de desarrollo personal y social.

En este marco, la indiscutible desigualdad territorial en el interior de Andalucía es una cuestión política de primer orden. Una desigualdad provocada por décadas de desarrollo inequitativo alimentado por lógicas de inversión pública y privada que buscaban la rentabilidad económica, pero no social. Una política de la que han sido cómplices los sucesivos gobiernos de UCD, PSOE y PP en el ámbito estatal, pero también el PSOE desde una visión centralista de Andalucía.

El papel periférico, subordinado, subsidiario y dependiente de Jaén, Granada y Almería en el marco andaluz es una evidencia, un clamor en la sociedad de estas provincias. 2.300.000 andaluces y andaluzas viven en esta mitad periférica de Andalucía.

Es hora de que, desde la izquierda, se corrija esta deuda histórica.

Basta con ver un mapa de infraestructuras eléctricas, cruciales para el desarrollo industrial o de las energías renovables, para comprender esta realidad, en la que a una Andalucía Occidental bien tramada y en la que se han desarrollado cuantiosas inversiones, se contrapone otra Andalucía, con menos de un tercio de infraestructura energética por kilómetro cuadrado. Otro tanto ocurre con el mapa ferroviario, con una desigualdad en inversiones, líneas e infraestructuras que alimenta y reproduce el déficit en el volumen de desplazamientos de personas y mercancías.

En el año 2011, Andalucía Oriental transportó por ferrocarril tan sólo 243 Kg de mercancías por habitante, mientras que el en el resto de Andalucía fueron 690 Kg. Casi el triple; Andalucía Oriental posee cero kilómetros de doble vía electrificada. Finalmente, el diseño del corredor euromediterráneo, en el que la conexión de estas provincias dista mucho aún de estar garantizada, y que amenaza con concretarse por Madrid y hasta Algeciras por Andalucía Occidental, es sólo el último y más grave síntoma de esta Andalucía de dos velocidades.

La renta per cápita de Andalucía Oriental es tan sólo el 70.7% de la media de la UE27, mientras la del resto de Andalucía es del 73%. Esta mayor pobreza de Andalucía Oriental contribuye a la capacidad del conjunto de la Comunidad Autónoma para acceder a importantes fondos de la Unión Europea, unos fondos que no siempre son utilizados para compensar este menor desarrollo de Andalucía Oriental.

Andalucía padece, en su conjunto, un notable subdesarrollo industrial, lo que explica en parte la dramática incidencia del desempleo. No obstante, también en este aspecto se evidencia la desigualdad territorial de nuestra comunidad. Así, mientras que en Jaén, Granada y Almería, tan sólo un 5,1% de los trabajadores activos pertenecen al sector industrial, en el resto de Andalucía, este porcentaje alcanza el 6,1%. También escaso, pero un 20% superior al de Andalucía Oriental.

En conjunto, la actividad económica de las tres provincias orientales representa el 3,21% del conjunto de España. Un 23,9% de la actividad económica andaluza, pese a representar el 27,3% de la población, mientras que el resto de Andalucía, con un 72,7% de la población, acumula el 76,1% de la actividad económica.

El 35% de la población residente en Andalucía Oriental vive en municipios cuyas aguas no se depuran porque la Junta de Andalucía no ha realizado las inversiones prometidas en materia de ciclo integral del agua. Por este motivo, los ayuntamientos afectados sufren constantes sanciones por parte del gobierno andaluz. Por contra, en el resto de Andalucía, tan sólo un 16% de la población (menos de la mitad) se encuentra en esta situación. En esas provincias, el compromiso presupuestario de la Junta con el ciclo integral del agua sí se hizo realidad.

Incluso de procedencia territorial del gobierno andaluz (incluidos los consejeros y viceconsejeros de IU) es muestra de esta Andalucía de dos velocidades, con una masiva y casi monopólica representación de Andalucía Occidental en el máximo órgano de decisión del ejecutivo de nuestra comunidad.

La desigualdad territorial es sólo una forma de expresión de la desigualdad social. El papel segundón de Andalucía Oriental termina por generar una desigualdad de las condiciones en las que se desenvuelven las economías de las dos Andalucías. Esto facilita procesos de acumulación de riqueza, desarrollo y progreso en Andalucía Occidental y de empobrecimiento y atraso en Andalucía Oriental.

El equilibrio territorial es, asimismo, un principio consagrado en la constitución española a través de sus artículos 2º y 138º "El Estado garantiza la realización efectiva del principio de solidaridad, consagrado en el artículo 2, velando por el establecimiento de un equilibrio económico,  adecuado y justo entre las diversas partes del territorio español.El principio de equilibrio territorial se encuentra también presente en el Estatuto de Autonomía de Andalucía, tanto en su título preliminar como en la disposición adicional tercera.

El malestar en torno a la desigualdad territorial que sufre Andalucía Oriental es una cuestión política a resolver en el seno de Andalucía. Proponemos que IULVCA, encabece este debate, animando a la sociedad andaluza a contemplar esta realidad desde el punto de vista científico (geógrafos, sociólogos, economistas, historiadores...) pero también desde la movilización ciudadana en la reivindicación de un trato compensatorio de Andalucía Oriental.

La Andalucía de la justicia social que aspiramos a construir es también la Andalucía del equilibrio territorial. Por ello, la XIX Asamblea de IULVCA Resuelve:

  1. Reconocer como una prioridad política la resolución de la desigualdad territorial en el interior de Andalucía. Una desigualdad que, en la actualidad, mantiene en una condición de territorios ultraperiféricos a las provincias de Jaén, Granada y Almería.
  2. Introducir en las planificaciones de desarrollo económico, de infraestructuras e inversión pública en general, el criterio de compensación territorial hacia Andalucía Oriental, como elemento de discriminación positiva hacia la mitad menos desarrollada de Andalucía.
  3. Introducir, en la elección de figuras de representación política y de órganos internos, criterios de equilibrio territorial, que garanticen un nivel mínimo de presencia de Andalucía Oriental y de sus necesidades, en los ámbitos de toma de decisiones.

4 comentarios:

  1. Hacedlo, pues sois co-gobierno en Andalucía

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Se agradece que os preocupéis por fin por los andaluces orientales, pero...
    ¿por qué no negociasteis políticas concretas, como éstas que cuentas, con el PSOE para formar gobierno, en lugar de cargos en vicepresidencia y consejerías?

    ResponderEliminar