1 de octubre de 2013

Gente enferma y salud privada. Ese gran negocio.

 ¿Curamos a padre o mandamos al niño a la Universidad?

RECETA PARA TRIUNFAR EN EL NEGOCIO DE LA ENFERMEDAD:
1. Se reduce la medicina preventiva.
2. Se deteriora la atención primaria.
3. Se dificulta el acceso a las medicinas a los menos pudientes.
4. Se concentra el tratamiento médico en los hospitales.
5. Se privatizan los hospitales... preferente en manos de empresarios amigos.
6. Se obliga al copago de los carísimos tratamientos hospitalarios.

Para un total disfrute del comensal, se recomienda colocar como directivo de hospitales privatizados a los políticos prosistema que hayan implementado con éxito el modelo.

Este método es el que han seguido al pie de la letra los gestores del PP en la sanidad madrileña, y es el que ahora pretende trasplantar al resto de España Rajoy.

Los prosistema, cuando dicen austeridad, quieren decir negocio a costa del pueblo. El negocio se hace con los servicios públicos, convertidos en mercancía. Para ello, nada mejor que un buen programa de recortes, tras convencer a la gente de que se estaba despilfarrando el dinero público.

En sanidad, el ejemplo es evidente. A estas alturas, habrá gente que crea que la crisis en España la provocaron millones de abuelos consumiendo de forma compulsiva analgésicos, y no los buitres de la especulación inmobiliaria y financiera.

La realidad es que los recortes llamados "austeridad" crean desigualdad, pobreza, sufrimiento y muerte. Mi buen amigo y compañero Antonio Reina me envía este documento sobre el verdadero impacto de los recortes sanitarios en España

2 de cada 3 Euros de supuesto "ahorro" farmacéutico han consistido en quitarle las medicinas gratis a pensionistas con ingresos inferiores a 1.200 € al mes. Mientras tanto, las políticas de salud pública, dedicadas a prevenir la enfermedad, han sufrido un recorte superior al 37%, así como la atención primaria, que ha caído un 5%. Sin embargo, el gasto médico y farmacéutico en los hospitales (en progresivo proceso de privatización) ha crecido, de forma que han pasado a representar un 58% del total del gasto sanitario.

El siguiente paso, evidente, es que los medicamentos suministrados en los hospitales, también impliquen pago por parte del paciente. En este marco hay que entender el nuevo "Impuesto médico de Asignación de aportación reducida". La novedad consiste en que todo enfermo crónico o no, que deba medicarse en farmacia de Hospital, a partir de ahora tendrá que pagar un 10% de los medicamentos que se le suministren. En ocasiones, estos medicamentos (quimioterapia, tratamientos de hepatitis, VIH, enfermos renales...) son  carisimos, lo que pone en un grave dilema moral a los pacientes... ¿Qué hacer, cuando el tratemiento de un tumor, con un 15% de probabilidades de éxito supone, no sólo un gran sufrimiento personal para el paciente, sino un grave quebranto de la economía familiar? ¿Curamos a padre o mandamos al niño a la Universidad?

El planteamiento surrealista de la serie norteamericana "Breaking Bad", en la que un profesor de química de secundaria afectado de cancer se convierte en fabricante de Crack para pagarse la quimioterapia, conserva todo su ácido sentido del humor, pero se ha convertido, de repente, en mucho más creible.

2 comentarios:

  1. El Servicio Andaluz de Salud tiene entregado el diagnóstico por imágenes, fundamentalmente la RM a la empresa privada, en lugar de asumirlo, con la consiguiente creación de puestos de trabajo en la Sanidad. Al menos una parte de los 7.000 empleos que ha perdido el SAS en el último año. Hay que pensar lo que se escribe, no escribir lo que se piensa.....

    ResponderEliminar
  2. Saludos Mayoyo.
    1. Efectivamente. El recorte que efectuó Rajoy, incrementando la jornada de los trabajadores públicos y acto seguido recortando a las comunidades autónomas proporcionalmente la misma cantidad que correspondía a esas horas de más que iban a trabajar los mismos contratados, tuvo un efecto mecánico y matemático inmediato... ¡Era necesario llamar a menos interinos! y no sólo eso ¡Las CCAA se quedaron sin el dinero que recibían para pagarles! (recordemos aquí que el 90% del dinero que tiene Andalucía en el cajón para pagar a sus funcionarios lo mete en ese cajón el gobierno de España y si te lo quitan... con voluntad política no se paga una nómina)
    2. En cualquier caso, no han sido ni de lejos 7.000 los interinos afectados en sanidad. Esa es la cifra que maneja la derecha sindical del CSIF (brazo sindical del PP), que estaría encantada supongo con que se hiciera en Andalucía la destacadísima defensa de la sanidad pública que desarrolla el gobierno autónomo de Madrid, por ejemplo.
    3. La privatización más o menos encubierta de algunos servicios en el sistema sanitario andaluz. Ahí si que coincido contigo, es necesario erradicarla. Son decisiones y prácticas que se tomaron en el anterior gobierno (mayoría absoluta PSOE) y deberíamos entre todos (usuarios, profesionales, sindicatos y fuerzas políticas) juntar fuerza suficiente como para revertir esos servicios al sector público.

    ... finalmente... vamos a ver si somos capaces de poner por escrito y después cumplir con las fuerzas que tengamos lo que entre todos los que queremos cambiar este mundo pensamos.

    ResponderEliminar