1 de marzo de 2014

El Ave tarde y mal: mentira, irresponsabilidad o maltrato.

Menos de seis meses ha durado la Promesa de la ministra de fomento de que el AVE llegaría a Granada en 2015. Ya se nos ha ido al 2016 (por ahora) Para colmo, según anunciaba ayer el diario SUR, va a ser una infraestructura de ferrocarril con una sóla vía. No podrán cruzarse dos trenes en direcciones contrarias, ni podrán rebasarse entre sí. Cualquier reparación conllevará la paralización de la línea, se atraviesa Loja por mitad del casco urbano... Todo esto, después de descartar el soterramiento en Granada, la electrificación del tramo final y, por supuesto, la construcción de una verdadera estación.

Bochornoso espectáculo el de la ministra, que requiere una explicación: o bien mintió descaradamente en su visita estelar del otoño, o bien habló por decir algo y sin ningun rigor en lo que planteaba o bien, que es lo más probable, Rajoy ha decretado un nuevo tijeretazo contra Andalucía (en este caso contra Granada), aplicándonos la tercera devaluación del AVE. Mentira, irresponsabilidad o maltrato. Esas son las opciones.

En cualquier caso, Granada pierde de nuevo. Una infraestructura de importancia primordial que va a llegar tarde y mal. Tan mal que a estas alturas deberíamos preguntarnos si no sería mejor buscar una alternativa. Un buen TALGO, con la adecuada priorización y algunas inversiones de mejora de la infraestructura, permitiría llegar en menos de 3 horas a Madrid por Linares Baeza. Con mucha menor inversión y un coste del billete mucho más accesible para la mayoría de la población, que no está como para gastarse 70, 80 ni 90 Euros en un viaje (de ida) a Madrid, que es lo que cuesta desde Sevilla. Por cierto, un sistema compatible con las mercancías, que es lo que de veras necesita nuestro tejido productivo (industria papelera y agroalimentaria y sector agrícola en general) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario