25 de septiembre de 2015

El dependiente no tiene quien le escriba

En los próximos meses, decenas de miles de familias en Andalucía descubrirán, indignadas, que no les llega el prometido servicio de atención a la dependencia que legalmente les pertenece. La causa: el cumplimiento imposible de una promesa electoralista carente de presupuesto que la respalde.

La implementación (jurídica y burocrática) de la Ley de Dependencia ya se ha culminado este verano, de forma apresurada, por el gobierno del PP. Esto supone la incorporación de 315.000 personas en toda España que requiren atención una vez al día para cuidados básicos: lavarse, comer, etc. Para ese fin, la Administración Central aportará a cada Comunidad Autónoma tan sólo 44,33 €/mes por dependiente para poner en funcionamiento servicios o prestaciones, lo que significa percibir cerca de 532 €/año por dependiente atendido.

La ley de dependencia establece una financiación 50%/50% entre las comunidades autónomas y el estado. Por tanto, si una comunidad como, por ejemplo, Andalucía, cumple estrictamente su compromiso de financiación del 50%, se deberá atender a estas personas con poco más de 1.000 euros anuales.


Pero ¿Cuánto cuesta atender a una persona dependiente? En 2014, en Andalucía se atiendieron 158.000 personas dependientes con un gasto público de 1.011.133.206 € (sin contar copagos) Es decir, unos 6.400 Euros por persona y año. ¡más de seis veces el presupuesto que habrá disponible por persona para 2016! Como es lógico, no llegará para todos.

Mientras tanto, hoy, la semana que viene, decenas de miles de andaluces y sobre todo de andaluzas, bajan a su buzón o van a su oficina de correos, a mirar con una chispa de esperanza "¿llegará hoy la carta?... La abuela (el esposo, la hija, la madre) "está cada día peor y a mi ya me fallan las fuerzas" ... pero la carta no llegará hoy, ni mañana... posiblemente no llegue en todo 2016. Y por la tele y la radio venga a cantar alabanzas a la entrada en vigor de la ley de dependencia y a dar cifras y datos que no se entienden. "La ilusión no se come pero alimenta" decía una y otra vez el coronel, aquel coronel que tampoco tenía quien le escribiera, pero que iba cada día a buscar una carta, que era su forma de reclamar la pensión a la que tenía derecho en mitad de su pobreza.

Mientras tanto, este año 2015 aún han sido un 22% las personas que, teniendo reconocido administrativamente su derecho a percibir una prestación de dependencia en Andalucía, no perciben nada del Estado. Un verdadero incumplimiento legal por parte de la administración que debería ser objeto de reclamación por vía judicial. Junto a los casos patéticos de las prestaciones que se aprueban con los beneficiarios recién muertos, se da el caso de que muchas familias ya han desistido y causan baja o no hacen el trámite... así que algunas estadísticas, hasta mejoran.

Es una verdadera canallada jugar con la necesidad de la gente y dar a los dependientes y a sus familias la falsa esperanza de que van a recibir la ansiada prestación para mejorar su calidad de vida, cuando se hace a sabiendas de que esa esperanza se va a frustrar. Cuando quien lo hace (Rajoy y sus compinches) se ha asegurado previamente de efectuar los recortes para que sea imposible cunplir la promesa y, si acaso, endilgar la patata caliente a las maltrechas haciendas de las comunidades autónomas. Y todo porque hay elecciones en diciembre. Decía la esposa del coronel, atendiendo a su marido que "Nada en este mundo debe ser más tremendo que los escombros de un hombre"... si lo hay. Los escombros de la dignidad política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario