23 de febrero de 2016

Granada: velocidad negativa. Menos un metro por año

El consejero de fomento nos dijo en julio que en el segundo semestre de 2016 tendríamos metro. A primeros de febrero, nos anuncia que estará "en el último trimestre". Yo ya me veía en camiseta en el metro, camino de la piscina de Albolote y ahora resulta que el metro lo estrenaré (con suerte) para llevar a mis sobrinos a la cabalgata de reyes. Seis meses de retraso en seis meses de gestión. A este señor habrá que darle una bandera de Andalucía aunque sea sólo para que se tape la cara.

Estamos en febrero y hace un año que tenía que haber comenzado la selección de personal para el metro; hace cuatro meses que debían haber terminado la fase de formación y el metro debería llevar rodando con normalidad por nuestras calles casi un trimestre. Era el organigrama que tenía aprobado la Junta cuando la Sra. Díaz cesó a los de IU porque le urgía convocar elecciones para dar otro pasito en su plan para ser "el califa en lugar del califa". ¿Qué está pasando?

Lo digo y lo repito: no es sólo culpa de la dejadez del PSOE (que lo es). Se trata, además, de un agravio contra Granada. Se trata de que si nuestro primer tramo de la línea 1 fuera "Dos Hermanas - Triana" en lugar de "Albolote - Caleta", llevaría funcionando al menos 3 meses. Tan cierto como que hay gato encerrado (o leopardo o tiranosaurio, vaya usted a saber) en el tema de los EREs.

También está claro que el proyecto de gestión redactado por la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía  (AOPJA) , programó la explotación directa del metro ligero. Esto obliga a comenzar la selección y formación de personal al menos 6 meses antes. Esta selección aún no ha empezado ni se sabe nada de ella. Esto sólo puede explicarse por dos causas problables. La primera (y atención porque es la menos mala) sería que la lentitud y torpeza en la gestión nos llevará a que, a este ritmo, tampoco el metro esté en marcha en 2016. Pero puede ser también que nuestros gobernantes hayan cambiado el criterio y ya la Junta no vaya a hacer gestión directa, sino que piense dar el metro en concesión a una empresa privada, que se enriquecerá a costa de ofrecer peor servicio y cobrar más a los granadinos... Aquí, la luz que aportan los informes de la AOPJA, que avalan la gestión directa es abrumadora... una concesión encarece el servicio de forma brutal (duplicación de costes, margen de beneficio, IVA, etc.)

¿Es esta la razón de fondo que explica que tengan paralizado el metro? ¿Acaso la empresa "amiga" a la que piensan darle el metro para que lo gestione les ha dicho que no le interesa hasta que la línea esté completa? ¿Puede en ese caso decirnos ya el consejero qué empresa es para que nos riamos todos como nos decía la maestra de chicos? Más que nada, porque somos los granadinos y no los políticos del PSOE los que estamos pagando el metro.

Mientras tanto, los granadinos estamos sin metro ni tranvía. También están sin crear los 71 puestos de trabajo que dependen de la primera fase de explotación hasta la caleta... 71 familias granadinas sacadas del paro que parece que no importan a nuestros gobernantes. Pero sobre todo, estamos sin tranvía. Y los efectos son graves. La movilidad en Granada es una pesadilla y tenemos ahí tirada una inversión terminada pero que no quieren poner en marcha por motivos que desconocemos.

¿Qué significa tener el metro parado por capricho? Las previsiones de la AOPJA eran de haber alcanzado en 2015 más de 2 millones de viajeros, sólo en el segundo semestre y sólo con el tramo 1º en explotación. En este 2016 esa cifra se iría cerca de los 5 millones de viajeros. Siempre hablando sólo del primer tramo Albolote-Caleta. Son de  extraordinaria importancia, los ahorros sociales que son la valoraización en € de los costes que ahorra el metro a Granada. Según los informes técnicos (no políticos) de la AOPJA, por cada millón anual de viajeros se ahorran:
  • 100.000 € por no uso del vehículo privado. (menos eficiente)
  • 110.000 € por sustitucón de viajeros del autobús (menos eficiente)
  • 3.600.000 € por ahorro de tiempo.
  • 1.600 € por no emisión de contaminación.
  • 56.000 € por aumento de la seguridad vial.
En total, son 4 millones de euros por millón de pasajeros anual, es decir, 10 millones de euros los que ha perdido Granada en 2015 por la decisión caprichosa del PSOE de no poner en marcha el metro. Y 25 millones a lo largo de 2016.

¿Quién asume la responsabilidad de robar a Granada esos 10 millones de euros? ¿El consejero? Si no el ¿Quién? Si el consejero fuera un político corrupto y metiendo la mano en la caja hubiera robado un millón de euros, pero hubiera puesto en marcha el metro en 2015, le habría hecho la décima parte de daño a los granadinos de la que nos ha hecho paralizando una vez más el metro, como ya hizo el PSOE antes de que IU lo reactivara en 2012.

Repito... no estaríamos hablando de esto si la línea se llamara "Triana-Dos Hermanas"
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario