27 de enero de 2016

"comunista" no pasa la censura

¿Se imaginan una biografía de Einstein omitiendo el detalle de que era físico? ¿O de Ronald Reagan evitando mencionar que era republicano? Pues el siempre progresista diario "Público" publicaba ayer la reseña de un libro sobre Antonio Gramsci consiguiendo ocultar el término "comunista" para referirse a quien fuera no sólo Secretario General del partido comunista italiano, sino fundador del mismo y uno de los referentes intelectuales más importantes del comunismo mundial... pero Juan Losa (autor del artículo) entre las 800 palabras de su artículo, no ha encontrado hueco para emplear el término comunista al referirse a Gramsci.

Y no es que falten calificativos en la descripción "revolucionario, sardo, socialista...". Pero no comunista... comunista es una palabra que debe ser evitada a toda costa. No. No se trata de una casualidad. Hay que hacer un verdadero esfuerzo de redacción para evitar mencionar la militancia política de alguien cuya dimensión preeminente era precisamente la política. La Wiikipedia, sin ir más lejos, emplea 19 veces la palabra comunista en el perfil de Gramsci Se trata de una omisión "militante", deliberada. Hay que tener la voluntad declarada de ocultar a los lectores que Gramsci era comunista.

Y cuando algo no es casual (no lo puede ser) tiene que ser causal... Y nos preguntamos ¿Cuál es la causa? ¿Por qué el diario Publico se esfuerza en deformar y manipular la biografía de un líder político censurando su militancia (y papel dirigente) en el partido comunista? ¿Tan inquietante resulta para sus dueños que siga habiendo un referente político que sitúa la contradicción capital trabajo y la lucha de clases como motor de la historia? ¿Tan peligroso es que haya quienes defienden que sólo con la propiedad colectiva de los medios de producción se puede plantear una alternativa al capitalismo realmente existente?

Se menciona en la reseña el periodo que pasó Gramsci en la cárcel, pero no que estuvo en ella condenado por ser dirigente del partido comunista. Un partido declarado ilegal por el fascista Mussolini... Gramsci fué a parar con sus huesos a la cárcel por ser dirigente de un partido comunista que Mussolini quería destruir. Quizá sólo por eso, por no hacerle el juego a semejante dictador, nadie debería atreverse a publicar una reseña de su vida ocultando lo que era: comunista.