13 de octubre de 2015

Populismo de derechas y cuentas falsas del estado.

La Unión Europea tira de las orejas al gobierno de Rajoy porque está maquillando las cuentas del estado ¿El objetivo? Llegar un poco mejor a la campaña electoral, gracias a que esas mentiras contables les permiten seguir diciendo que la economía va bien y permitirse 2 ó 3 alegrías populistas en el gasto público.

El gobierno miente al pueblo y a las autoridades contables europeas. Lo hacen  para que parezca que la economía española está y va a estar mejor que la realidad. Necesitan hacerlo para poder seguir defendiendo las normas austericidas que ellos mismos crearon sin tener que aplicar los recortes a los que esas normas les obligan. El resultado será, siempre dentro de esa norma del déficit cero. que dejarán para que el que venga detrás, en 2016, la parte de recortes que a ellos les toque más los recortes que el PP no quiere hacer ahora porque vienen elecciones.
 
No digo yo que sea lo mismo... pero se parece mucho a lo que hicieron los gobiernos griegos del bipartidismo antes de Syriza. Pero sobre todo, los efectos, van en la misma dirección: crear una nueva burbuja, la de la contabilidad nacional inflada, para que le estalle, cuesta abajo, al que venga detrás.

Con estas prácticas, el PP crea un agujero en la contabilidad nacional, hace insostenibles las cuentas del estado a futuro, agrava la intensidad y crueldad de los recortes futuros, deteriora la imagen y la credibilidad exterior de España y, sobre todo, intenta engañar al pueblo español para que le vote. Está bien que esta noticia se haya divulgado ayer, 12 de octubre, mientras estos patriotas de pandereta enaltecían desde la tribuna del desfile los simbolos de una patria que traicionan cada día con sus actos.

 

5 de octubre de 2015

La izquierda regala a la Troika el gobierno en Portugal.

La derecha continuará gobernando Portugal pese a que sólo ha recibido 1,98 Millones de votos frente a los 2,73 Millones de votos de las opciones de izquierda o centro izquierda ¿Cómo es posible? Pues sencillamente porque el PSOE portugués (PSP) prefiere dejar gobernar al equivalente al PP allí (Portugal a Frente) que hacer un pacto con las fuerzas antiausteridad, defensoras del bién común y críticas con la construcción europea realmente existente.
Es importante intentr sacar algunas lecciones de las elecciones portuguesas, porque la composición social. cultural y política de España y Portugal siempre han sido similares y en nuestra historia reciente hemos vivido procesos siempre de la mano. Unas veces en la forma y otras sólo en el tiempo (pérdida de restos coloniales, fin de la dictadura, incorporación a la UE, imposición de agenda ultraliberal, crisis de deuda, colapso político provocado por la corrupción, etc.) Máxime si contemplamos las últimas encuestas de intención de voto en España que apuntan a un espectro electoral muy similar.

En Portugal, PSP y PA suman el 68% de los votos. En España, PP, PSOE y Cs suman el 69% de los votos. Habrá quien diga que debo justificar la inclusión de Cs en el bloque bipartidista... Me baso para ello en el pacto de estado que están dibujando en sus discursos, en el apoyo explícito que reciben de la patronal empresarial en medios y fondos y en sus propios actos, sirviendo de parihuelas a los gobiernos de PP y PSOE ya sea en Madrid, en Andalucía o en Granada, por poner algunos ejemplos, sin plantear la menor exigencia.

¿Qué nos dice el día después de las elecciones portuguesas?
  1. Que la derecha, pese a sufrir el desgaste de haber gestionado la austeridad, puede volver a ser la fuerza más votada. En Portugal han perdido casi un 8% de votos (más de 150.000) pero quedan por delante y hacen el discurso de que han ganado, igual que hizo Susana Díaz en Andalucía.
  2. Que la mayoría de la población no quiere ser gobernada por la derecha. De hecho, el 55% de los portugueses han votado centro izquierda, izquierdas anticapitalistas o fuerzas ecosocialistas.
  3. Que las fuerzas socialliberales (PSOE - PSP) no sirven para responder a ese anhelo de la gente. En apenas 6 horas y sin el menor debate interno, el PSP ha anunciado, sin dialogar con las otras fuerzas políticas ni consultar a sus bases, que dejará gobernar a la derecha. Las fuerzas sociallinerales no tienen la menor intención de plantear opciones de gobierno con pactos por su izquierda. Están  secuestradas por la Troika y se cuadrarán (Pedro Sánchez también) al mandato de dejar gobernar al más votado.
  4. Que la izquierda alternativa (rupturista) al acudir dividida a las elecciones, se desacredita como alternativa y, para colmo, en el reparto de escaños, pierde la mitad de su fuerza.  Así, en los resultados de Portugal, la izquierda rupturista, con un 18,49% de los votos obtiene sólo 36 diputados, cada uno de los cuales le cuesta 27.600 votos. Por contra, el PSP, con un 32,4% de los votos llega a 85 diputados, cada uno de los cuales le cuesta sólamente 20.400 votos.
La izquierda portuguesa, con un 55% de los votos, ha regalado a la Troika el gobierno de Portugal. Poco importa que la causa sea la traición a la clase trabajadrora de los socialliberales o la falta de voluntad de unidad de la izquierda rupturista... los efectos son que gobernará la Troika 4 años más.

Conclusión:

Si el PP va a ser la fuerza más votada y el PSOE está dispuesto a dejarle gobernar antes que abrir espacio a un gobierno de izquierdas, no nos queda otro camino que conseguir que la izquierda rupturista en España sea la fuerza más votada en las próximas elecciones generales. Al menos, que sea la segunda fuerza, adelantando al PSOE.

Según las últimas encuestas, IU y PODEMOS, por separado, son capaces de sumar un 21,1% de los votos. A tan sólo 5 puntos de distancia del 26,5% del PSOE... ¿Qué no conseguirían unidas en un Frente Común, en un Frente Ámplio, en un Ahora en Común?

Los dirigentes, militantes, cuadros medios y votantes de la izquierda española tienen un dilema que resolver en las próximas 4 semanas... o acudimos bajo candidaturas unitarias a las elecciones generales o seremos los responsables de que Mariano Rajoy vuelva a ser Presidente del gobierno.

IU ya se ha posicionado. Participaremos en las primarias de Ahora en Común y nos someteremos a lo que se acuerde democráticamente en ese espacio de participación ciudadana de la izquierda...

La pelota está en el tejado de PODEMOS... o se la regalan Rajoy o ayudan a que la conquiste el pueblo.

25 de septiembre de 2015

El dependiente no tiene quien le escriba

En los próximos meses, decenas de miles de familias en Andalucía descubrirán, indignadas, que no les llega el prometido servicio de atención a la dependencia que legalmente les pertenece. La causa: el cumplimiento imposible de una promesa electoralista carente de presupuesto que la respalde.

La implementación (jurídica y burocrática) de la Ley de Dependencia ya se ha culminado este verano, de forma apresurada, por el gobierno del PP. Esto supone la incorporación de 315.000 personas en toda España que requiren atención una vez al día para cuidados básicos: lavarse, comer, etc. Para ese fin, la Administración Central aportará a cada Comunidad Autónoma tan sólo 44,33 €/mes por dependiente para poner en funcionamiento servicios o prestaciones, lo que significa percibir cerca de 532 €/año por dependiente atendido.

La ley de dependencia establece una financiación 50%/50% entre las comunidades autónomas y el estado. Por tanto, si una comunidad como, por ejemplo, Andalucía, cumple estrictamente su compromiso de financiación del 50%, se deberá atender a estas personas con poco más de 1.000 euros anuales.


Pero ¿Cuánto cuesta atender a una persona dependiente? En 2014, en Andalucía se atiendieron 158.000 personas dependientes con un gasto público de 1.011.133.206 € (sin contar copagos) Es decir, unos 6.400 Euros por persona y año. ¡más de seis veces el presupuesto que habrá disponible por persona para 2016! Como es lógico, no llegará para todos.

Mientras tanto, hoy, la semana que viene, decenas de miles de andaluces y sobre todo de andaluzas, bajan a su buzón o van a su oficina de correos, a mirar con una chispa de esperanza "¿llegará hoy la carta?... La abuela (el esposo, la hija, la madre) "está cada día peor y a mi ya me fallan las fuerzas" ... pero la carta no llegará hoy, ni mañana... posiblemente no llegue en todo 2016. Y por la tele y la radio venga a cantar alabanzas a la entrada en vigor de la ley de dependencia y a dar cifras y datos que no se entienden. "La ilusión no se come pero alimenta" decía una y otra vez el coronel, aquel coronel que tampoco tenía quien le escribiera, pero que iba cada día a buscar una carta, que era su forma de reclamar la pensión a la que tenía derecho en mitad de su pobreza.

Mientras tanto, este año 2015 aún han sido un 22% las personas que, teniendo reconocido administrativamente su derecho a percibir una prestación de dependencia en Andalucía, no perciben nada del Estado. Un verdadero incumplimiento legal por parte de la administración que debería ser objeto de reclamación por vía judicial. Junto a los casos patéticos de las prestaciones que se aprueban con los beneficiarios recién muertos, se da el caso de que muchas familias ya han desistido y causan baja o no hacen el trámite... así que algunas estadísticas, hasta mejoran.

Es una verdadera canallada jugar con la necesidad de la gente y dar a los dependientes y a sus familias la falsa esperanza de que van a recibir la ansiada prestación para mejorar su calidad de vida, cuando se hace a sabiendas de que esa esperanza se va a frustrar. Cuando quien lo hace (Rajoy y sus compinches) se ha asegurado previamente de efectuar los recortes para que sea imposible cunplir la promesa y, si acaso, endilgar la patata caliente a las maltrechas haciendas de las comunidades autónomas. Y todo porque hay elecciones en diciembre. Decía la esposa del coronel, atendiendo a su marido que "Nada en este mundo debe ser más tremendo que los escombros de un hombre"... si lo hay. Los escombros de la dignidad política.

19 de septiembre de 2015

Mujeres asesinadas: la punta del iceberg machista

Un hombre que no se sienta superior ni dueño de la mujer que tiene al lado, jamás podrá ser autor de un asesinato machista.

El Área de mujer de IU Granada ha elaborado una batería de medidas dirigidas a erradicar la violencia de género de los pueblos y ciudades donde gobierna la izquierda. Es un programa ambicioso que me parece especialmente bien orientado, porque se dirige a las causas últimas de la violencia contra las mujeres.

No se trata desde luego de hacer declaraciones institucionales para que consten, ni de decir una y otra vez muy alto que hay que acabar con "la lacra". Pero tampoco basta con las muy necesarias medidas de emergencia para atender a las mujeres que ya han quedado atrapadas en las redes de sus victimarios... Aquí tenemos un problema de fondo que hay que afrontar. Porque el machismo es un problema de derechos humanos

El machismo, como modelo étnico, antropológico, muy por debajo de lo cultural, que establece el papel intrínseco de supeditación de la mujer al hombre, es lo que debe ser erradicado. Y nuestra sociedad no sólo no lo está combatiendo con la intensidad necesaria. Es que cada día, a cada hora, lo reproducimos y reforzamos con miles de mensajes que graban a fuego en las nuevas generaciones esa cosmovisión del yo: un yo dominante para los machos; un yo dominado para las hembras.

¿Qué sentido tiene una hora semanal o un voluntarioso barniz de coeducación en el instituto si no ponemos freno a las decenas de horas semanales de educación machista que ingieren de media nuestros adolescentes? Del perreo al gran hermano, del sálvame al hormiguero; las discotecas en las que las chicas entran gratis, la publicidad reforzando estereotipos... la imagen esforzada de los costaleros y detrás, limpias y bellas, las mantillas; la mujer, siempre cuidada, salvada y guiada sabiamente por su macho en todas y cada una de las películas y series de éxito; el futbolista y su modelo... los mensajes son sutiles. Pero están ahí. Compruébese en los roles de los protagonistas en las principales sagas cinematográficas de éxito de la última década. El hombre lidera y protege. La mujer espera y ofrece cuidados.

El carácter comercial de la comunicación de masas, hace que sus contenidos sólo busquen la identificación fácil y superficial con el espectador (mantener lo más eficazmente la conexión para poder colarle rápido la publicidad). Sobre todo del espectador adolescenmte, futuro consumidor al que captar. De ahí que alimenten en perfecta resonancia tópicos, lugares comunes y contravalores, más seductores y atractivos que el pensamiento racional o los valores, que nos sacan de nuestra zona de confort. Que nos interpelan, como siempre hace todo aquello destinado a elevarnos. Urge una intervención de género sobre la comunicación de masas. Algo, por cierto, imposible en el marco capitalista.

Nuestra institucionalidad está plagada de micromachismos ("ya le paso con mi secretaria"). A veces de macromachismos, como demuestra el escándalo insoportable de un jefe de estado que pasa por delante de una mujer en la sucesión al trono, pero se acompaña de otra para cubrir esas facetas no apropiadas para un hombre: UNICEF, la Cruz Roja, etc. Es decir, la faceta de los cuidados (sus labores). Por no hablar del estatus de las mujeres en la mayoría de las organizaciones religiosas.

Pero el mal es más profundo. He sido testigo durante años de un ritmo de vida en la participación política incompatible con las labores reproductivas: reuniones hasta las tantas, almuerzos de trabajo (¿y quién pone la comida?) y agendas que manifiestan un total desprecio por cualquier forma de calendario doméstico. Hasta las formas de la política y las prioridades que se marcan reflejan una mentalidad machista: se prioriza la intervención con fuerza sobre la prevención eficaz; se valoran los gestos de autoridad sobre la resolución hábil y la brillantez del enfrentamiento al entendimiento fructífero.

Modestamente, el programa que se ha planteado estos días, incide en estas cuestiones: dando la voz a las mujeres en los pueblos, con representación pública y participación activa, incidiendo en programas de coeducación, comprometiendo presupuestos para acciones transversales en materia de género, introduciendo la reserva de puestos de trabajo y la valoración de la implicación empresarial por la igualdad en la contratación pública, anunciando programas de educación social en igualdad... los próximos años van a ser de intenso trabajo en muchas áreas del gobierno local. Esperamos que también en esto se distinga, dentro de 4 años, los lugares donde ha gobernado IU porque están algunos pasos más cerca de erradicar la violencia de género.

15 de septiembre de 2015

2015. El año que Granada perdió el tren... el metro, la bici y el barco

¿Recuerdan que en 2015 ibamos a estrenar AVE? ¿Recuerdan que íbamos a dar un impulso sin precedentes a la movilidad ciclista? ¿Recuerdan que se iba a estrenar el metro? ¿Recuerdan que se iba a impulsar el puerto de Motril? Nada de esto se hará realidad. Esos son los gobernantes que tenemos en España, en Andalucía y a nivel municipal.

La ciudad de Almería estrena este otoño una red de más de 25 Km. de carril bici que
introducen un cambio radical en el modelo de movilidad urbana. A la ciudad la inversión le ha salido casi gratis, gracias a la aplicación del plan de la bicicleta, redactado bajo el impulso de IU en el gobierno andaluz. Los beneficios para la reducción de contaminación atmosférica y sonora, para la mejora de la salud de la población, para la economía y para la pacificación del espacio público son múltiples y, en caso de cuantificarse económicamente, supondrían varias decenas de millones de Euros. Motivo para dar la enhorabuena a Almería.

El plan, para Granada, era mucho más ambicioso, con casi 40 Km. de red urbana. Por desgracia, los granadinos no veremos desarrollarse nada de carril bici este año ni el próximo. El Ayuntamiento de Granada ha sido, junto con el de Jaén, el único en dejar pasar una oportunidad sin precedentes de mejorar la movilidad urbana con criterios ecológicos. ¿Cómo hemos podido dejar pasar una oportunidad así los granadinos? La respuesta es sencilla: por el criterio ultraconservador del partido en el gobierno local que ha sacrificado el interés general para garantizarse los votos de unos pocos miles de vecinos preocupados por sus plazas de aparcamiento. Sencillamente no existe acuerdo ni planificación para desarrollar la movilidad ciclista en Granada.

El AVE se iba a poner en funcionamiento en 2015. En el mes de noviembre. No se molesten en comprar billetes. A día de hoy, dudo mucho de que llegue a ser una realidad ni siquiera en 2016 ¿Razones? De partida, la incapacidad para consensuar el trazado y modelo con el resto de las administraciones. De seguida, la cicatería con la que se han enfocado las inversiones en Granada, negándonos la doble vía, el soterramiento, etc., que si han caracterizado las obras en otras provincias. Y de salida, que cuando se anunciaron esos plazos ya eran mentira. Una mentira por boca de una ministra de España. Una mentira conveniente a los intereses electorales del PP de cara a municipales y autonómicas.

Lo del metro es, si cabe, más vergonzoso. Sobre todo porque es una infraestructura cuyo primer tramo lleva completamente terminado casi un año. Porque ya podría estar en funcionamiento y dando servicio a los granadinos y granadinas desde Albolote y Maracena hasta la Caleta, pasando por el Cerrillo, La Cruz y la Zona Norte ¿Por qué está parado? Pues porque la Junta de Andalucía lleva perdidos 8 meses para su puesta en marcha; porque la selección de personal (controladores, conductores, personal de mantenimiento) para su gestión directa, que iba a comenzar en febrero, se paralizó al día siguiente de echar a IU del gobierno autonómico... porque, de hecho, a estas alturas aún no se aclaran dentro del propio PSOE con el modelo de gestión de la infraestructura. Y los granadinos esperando.

La guinda del maltrato a los granadinos la pone el puerto de Motril. Algo tan sencillo como que se dé el mismo trato a las tres líneas de ferry que unen la península con Melilla, parece imposible. Málaga y Almería siguen disfrutando de un trato de privilegio que supone que las operadoras que parten de sus puertos reciban un apoyo conjunto de 15,4 Millones de Euros para abaratar y hacer más competitivo el tráfico desde Málaga y Almería hacia Melilla, dejando al puerto de Granada al margen ¿Por qué este discriminación contra Granada? ¿Por qué esta maniobra para que resulte más caro viajar desde Motril? A este paso, vamos también camino del perder el barco.

Este año 2015 hemos perdido el tren, el metro, el barco y la bicicleta. Nos queda el coche. Sólo el coche. El dios coche para ir al centro y al centro comercial; el coche para ir al trabajo y de vacaciones; el dios coche por la A7, por la segunda circonvalación y las VAUS... Da igual cuánto nos envenene, cuánto suelo, aire y tiempo consuma. Da igual lo ruinoso que sea construir y mantener carreteras, costear millones de vehículos y pagar millones de toneladas de gasoil... todo lo merece la adoración al dios coche. Todo por el bien y beneficio de sus sumos sacerdotes: las compañías automovilísticas y de obra pública que susurran al oído de nuestros malgobernantes (y de los tesoreros de sus partidos).

31 de agosto de 2015

Otro otoño más o el del cambio histórico. Unidad Popular

Este otoño todo puede seguir igual o puede traer un cambio en España como no conocíamos desde la muerte del dictador en 1975. Este otoño será determinante para esa mayoría de españoles que sólo han conocido recortes, mal gobierno, empobrecimiento y corrupción desde antes incluso de que empezara esta crisis-estafa hace ya siete años.

Las palabras clave son Unidad Popular. El objetivo en el que están empeñadas Izquierda Unida, junto a otras fuerzas políticas, pero que están protagonizando mujeres y hombres que se han alzado y han dicho "ya está bien".

Comenzará el curso con unas elecciones en Cataluña marcadas por el proyecto independentista. Una situación provocada por un doble oportunismo: por un lado el del patrioterismo de pandereta y cuenta en Suiza del PP, que desde Wert a Rajoy ha provocado el sentimiento de rechazo en el pueblo catalán; por otro, el de la burguesía catalana, que ve en la independencia el mecanismo para enriquecerse aún más gracias al control de su propia política fiscal y de gasto público. Ambas opciones, sin embargo, representan más de lo mismo para las clases populares catalanas: ausencia de democracia, explotación, desigualdad y empobrecimiento. La única alternativa es la Unidad Popular.

En octubre, los movimientos sociales y políticos que rechazamos el austericidio y los recortes, que reclamamos un proceso constituyente, confluimos en una nueva convocatoria de las marchas por la dignidad. Sólo el hecho de que millones de personas se movilicen en pleno siglo XXI en España reclamando pan, techo, trabajo y dignidad, ya demuestra de por sí el fracaso de este sistema. Las marchas de la dignidad serán un éxito, sobre todo, si sirven para alimentar la alternativa: la Unidad Popular.

En noviembre o diciembre, las elecciones generales arrojarán la respuesta de los españoles a la gran pregunta política de este tiempo: ¿Queremos que todo siga igual? Si votan mayoritariamente a PSOE, PP o Ciudadanos, la respuesta está clara. El pueblo español se habrá dejado engatusar para que siga dirigiendo nuestras vidas desde la sombra el selecto club de banqueros y grandes empresarios que llevan décadas dictándole al oído las leyes a nuestros gobernantes. Pero hay otras opciones, como han demostrado barceloneses y madrileños en las elecciones municipales... El pueblo puede ganar, agrupado en listas de Unidad Popular con un programa de mínimos: lucha contra la corrupción, métodos de democracia directa, redistribución de la riqueza, inversión para el desarrollo económico, gasto público ordenado, fin del despilfarro... Es posible.

Como granadinos, a partir de ahí, se abrirá (o no) un nuevo tiempo en un año en el que pasarán otras cosas secundarias pero importantes a nivel local: debería llegar el AVE en 2016; el Metro podría estar funcionando esta navidad si el PSOE quiere; la protección y creación del Parque Agrario de la Vega de Granada, comprometidas en la anterior legislatura andaluza, deberían ver la luz. Pero hay muchas otras asignaturas pendientes: tren a la Costa, desarrollo de las energías renovables, lucha contra la exclusión, apoyo a la agricultura, recuperación del patrimonio, etc, que llevan décadas postergadas con los gobiernos del bipartidismo. Serán posibles, permítanme que insista, con el gobierno de la Unidad Popular.

 

29 de julio de 2015

Granada pierde 53 millones de Euros con la rebaja fiscal

Dice el delegado de Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, que nos tenemos que alegrar mucho, porque la bajada de IRPF que ha aprobado Rajoy va a suponer la "inyección de 124 millones de Euros para Granada" en lo que queda de 2015 y 2016.

Es mentira. La bajada del IRPF no sólo no supone una "inyección" de dinero para Granada, sino que viene para quitar dinero de la economía granadina. En concreto 53 millones de Euros.

Es cierto que los 370.399 declarantes del IRPF en la provincia tendrán algo más de liquidez en sus economías domésticas (en concreto, en mi caso, la nómina de julio trae ya la friolera de 3 Euros más). También es cierto que 2 de cada 3 granadinos no son declarantes por IRPF. La "mejora de liquidez" no viene ni para la mayoría de los jubilados o pensionistas, ni para los parados, ni para los estudiantes que dependen de una beca ni para esas decenas de miles que malviven con ayudas, subsidios o trabajos basura. Esos seguirán pagando más que nunca, gracias a las subidas del IVA de PP y PSOE.

Además, se debe tener en cuenta que la rebaja está diseñada de forma que los más pobres apenas si la notarán, mientras que los sueldos más altos sí que se beneficiarán sustancialmente de la rebaja de impuestos. Así, la mitad de los asalariados, apensnas recibiremos 16 Euros más al año, mientras que el medio millón de privilegiados que declaran unos ingresos superiores a 60.000 €/año recibirán 860 € más al año... 860 € que hasta ahora entregaban para financiar el gasto público. (Datos extraidos de infolibre facilitados por los técnicos de Hacienda)

Pero es que, además, esos 124 millones que recibirán los asalariados granadinos en 2015 son 124 millones que dejará de ingresar el estado y que se suman a lo que dejará de ingresar por IRPF en todo el resto de España:  Madrid, Navarra, Cataluña, Valencia... regiones mucho más ricas que Andalucía. Lógicamente, como en esas regiones las rentas son más altas, y como la reforma fiscal es regresiva, sus habitantes se ahorran más con la rebaja: 401 € de media en Cataluña, 380 € en Baleares o 405 € en Madrid... Frente a eso, los granadinos nos ahorraremos pagar a Hacienda una media de 324 € por declarante (quienes más tienen, mucho y quienes menos, casi nada) ¿Y a cambio qué?

Pues a cambio, el gobierno de España, dejará de ingresar 9.000 Millones de Euros... un dinero que después faltará para becas, sanidad, acabar obras públicas o dar ayudas a los parados entre otras cosas, Habrá que reducir el gasto público.En un reparto proporcional directo de ese gasto público, a los granadinos, que somos aproximadamente el 2% de la población española, deberían correspondernos 177 de esos 9.000 Millones de Euros.

En cifras redondas, los más ricos de entre los granadinos dispondrán de 124 millones de euros más para gastar en sus cosas a cambio de que el Estado disponga de 177 millones de euros menos para gastar en servicios a quienes más lo necesitan en educación, promoción social, vivienda, apoyo a los agricultores, etc. Nos dan un caramelo y nos roban la cartera en el mismo paquete.

Esa es la "inyección económica" de la derecha: 53 Millones de Euros menos para Granada y una redistribución de la riqueza que beneficia a quienes más tienen ¿Quién se sorprende? Eso de estar a favor de bajar o subir impuestos siempre ha sido una cuestión de clase.

18 de julio de 2015

Consenso en la Alhambra ¿Para qué o para quién?

No es mala noticia que la Junta de Andalucía haya retirado su pretensión de nombrar al director de la Alhambra unilateralmente. Esto abre camino al consenso. No se trata tan sólo de que la propuesta de Manuel Pezzi (“creanme: El AVE llegará a Granada en 2008”) estuviera cargada de aristas. Se trata, sobre todo, de que el consenso debe comenzar por definir qué Alhambra queremos para la provincia. Se trata de pactar prioridades y objetivos en la gestión antes de designar a la persona que deberá cumplir con esos objetivos. Como granadinos nos debe preocupar más qué es lo que se quiere hacer con la Alhambra que los apellidos de la persona que se nombre para tal fin. Ese es el consenso que nos importa ¿Qué Alhambra debe gestionar la nueva dirección?

En primer lugar, la Alhambra debe ser portal de entrada para el turismo internacional a toda la provincia de Granada. En sus accesos y en la salida del monumento, deben ubicarse los espacios de información y difusión del incomparable patrimonio, apto para el turismo cultural, de Granada: desde los yacimientos de Orce a los conjuntos monumentalaes de Guadix, Baza y el Poniente. Desde la cueva de las ventanas a la ruta de las defensas costeras... sin olvidar el propio patrimonio cultural de una ciudad, Granada, que si no existiera la Alhambra sería conocida por otro patrimonio hoy desaprovechado como el Albayzin, el Sacromonte o nuestros múltiples edificios renacentistas y nazaries.

En segundo lugar, es necesario pactar la extensión y continuidad de la Alhambra con la red de patrimonio cultural de su entorno... ¿Cómo son posibles el precario estado del Alcazar Genil, las dificultades para visitar Dar Al Horra, el monumento a la pintada en que se ha convertido el Albayzín o el escaso aprovechamiento del Corral del Carbón por citar sólo algunos elementos? En esto también el consenso es imprescindible.

En tercer lugar, La Alhambra debe integrarse en la ciudad... ni el atrio, que favorece su aislamiento es solución ni lo era la visión del ascensor que propuso el alcalde alguna noche después de ver Blade Runner, supongo. Hay unos itinerarios naturales que unen La Alhambra con la ciudad, pero que actualmente, por diversos motivos, la dividen. Llenemos de contenido y facilitemos el tránsito por Gomerez, la Cuesta de los Chinos y la Cuesta del Realejo; aseguremos un transporte público fluido y económico. Los jardines de la Alhambra pueden convertirse en el primer parque de Granada.

En cuarto lugar, es imprescincible una opción decidida, valiente, en favor del sector hotelero de la ciudad. Con todas las dificultades de gestión que ello conlleva, necesitamos una dirección del monumento que se fije como objetivo lograr que el máximo número de entradas a la Alhambra sean comercializadas a través de la venta de alojamientos hoteleros en la provincia de Granada. Ahí es donde radica la obtención de plusvalía por el territorio y el mayor potencial para creación de empleo del monumento. Con todo el respeto al excursionista de bocadillo y vuelta a dormir a Málaga o Sevilla, esta debe ser la forma más incómoda, cara y difícil de visitar la Alhambra (hoy es la más cómoda)

Por último, pero quizá lo más importante, la Alhambra debe ser concebida como una arquitectura en un paisaje. La Alhambra es lo que es porque está rodeada de los entornos naturales de los ríos que enmarcan la colina en que se alza. Sin el barranco del Darro desde Plaza Nueva a Beas de Granada, la Alhambra no es la Alhmabra. Sin la Vega del Genil con sus huertas y cortijos, tampoco. Una gestión de la Alhambra basada en el consenso, pasa también por un papel activo del monumento en la defensa de su entorno paisajístico. Por la declaración como espacio agrario protegido de la Vega de Granada y la protección del cauce del Darro y su patrimonio, como el cortijo del Jesús del Valle.

Un consenso en torno a la Alhambra no concebido como un reparto de poder y sillones, sino para que la Alhambra se oriente a mejorar los espacios públicos de la ciudad y crear empleo... sí. Eso es lo que necesitamos los trabajadores de esta provincia. Cuestión de clase.

24 de junio de 2015

TTIP

Ustedes no lo saben, pero al menos nueve de cada diez personas que lean este artículo, están siendo amenazadas en su salud, su economía doméstica, su empleo y su bienestar personal y familiar por la negociación del TTIP.

El TTIP (Acuerdo Trasatlántico para el Comercio y la Inversión) es una iniciativa de las grandes corporaciones económicas y financieras de Estados Unidos y la Unión Europea para crear una zona de libre comercio entre ambos subcontinentes. El objetivo es acercarse a un "mercado único". Para ello, lo primero será reducir o eliminar los aranceles comerciales para que la producción de un estado pueda venderse en libre competencia en el resto de los estados. Pero en segundo lugar, para que ese mercado sea "único", exige la eliminación de todo tipo de regulaciones: laborales, sanitarias, ambientales o de protección del cosumidor, que puedan introducir una diferencia entre USA y la UE.

Para las grandes corporaciones el negocio es redondo: más mercado y menos exigencias. Es decir: nuevas oportunidades para absorber o eliminar a pequeños competidores y para ahorrar costes, al eludir obligaciones regulatorias que desaparecerán. El incremento de la rentabilidad empresarial, mayor cuanto más grande sea el grupo, es evidente.

Los defensores del TTIP afirman que su implantación creará puestos de trabajo y riqueza. Se trata de lógica ultraliberal pura. De los principios idelistas de Adam Smith según los cuales la ley de la selva del mercado hace surgir por sí sóla una autorregulación perfecta. Desregular implica, para estos liberales, favorecer la distribuciíon internacional del trabajo y permitir que la mano invisible del mercado aporte riqueza y bienestar para todos.

Es mentira. El mercado desregulado es el creador de maravillas del progreso como la burbuja inmobiliaria, la crisis energética y la amenaza del calentamiento global. La distribución internacional del trabajo en un mercado global es hoy la principal causa de muerte. Provoca hambrunas en países de África cuyos gobiernos optan por producir para la exportación en lugar de para alimentar a sus habitantes; genera las condiciones para la explotación laboral infantil e impide que se investiguen enfermedades cuya curación no es rentable. La mano invisible es esa presión en la garganta que sienten millones de parados o las familias que no tienen qué poner en su mesa.
Para la economía granadina, la amenaza no es menor. Para cuando el TTIP se haya traducido en poner a competir a nuestros agricultores de la vega con las extensiones hotofrutícolas transgénicas de California, ya será tarde. Se trata de nuestros empleos. Se trata de que la fábrica de Torras Papel, la de PULEVA o la planta de PORTINOX,  tengan que entrar en "libre competencia" con centros productores norteameericanos que afrontan muchos menos costes. El capital norteamericano, que se beneficia por lo general, de legislaciones ambientales más laxas y de menos protección de los consumidores, puede vender mucho más barato. ¿Qué hacemos? ¿Aceptamos la competencia desigual que acabará amenazando los puestos de trabajo o dejamos de proteger nuestra agua, nuestro aire o a nuestros hijos? Se trata también de que en nuestros supermercados se vendan alimentos procesados sin un etiquetado que nos alerte de lo que llevan o no; de que no podamos frenar la entrada de transgénicos en nuestros campos; de que la creación artística se vea sometida al código de las multinacionales que impera actualmente en Estados Unidos... en definitiva, de perder algunos de los elementos que hacen que los trabajadores disfrutemos una mayor calidad de vida en Europa de la que existe al otro lado del Atlántico.

Debemos entender que el TTIP es, sobre todo, un proceso pensado por y para favorecer la concentración del capital. Quien más tiene y puede, podrá y tendrá más. Quienes menos tenemos, quedaremos más desprotegidos frente al dios mercado, con empleo y más precario, pues la competitividad empresarial global lleva décadas resolviéndose a través de la precariedad laboral. Debemos entender que el TTIP es, sobre todo, cuestión de clase... y no se engañe, estimado lector. En esto usted, como yo, es clase trabajadora.

Quienes ahora clamamos contra el TTIP somos los mismos que hace 15 años clamábamos contra el fondo monetario internacional, la pérdida de sobería del tratado de Maastricht, la economía convertida en casino financiero o la irresponsabilidad de las políticas que provocan el cambio climático. Entonces éramos "radicales". Ahora la mayoría sabe que teníamos razón ¿Tendremos que lamentar dentro de 15 años no haber frenado la barbaridad del TTIP?

Publicado en elindependientedegranada.es 24.junio.2015

16 de junio de 2015

Cuestión de Clase

El terremoto electoral tiene dos claras señas de identidad: la reacción ciudadana contra la corrupción y las oportunidades abiertas para nuevas fuerzas por el desgaste de los partidos surgidos de la transición. Pero las elecciones pasan y al día siguiente, sean nuevos o antiguos, tienen que gobernar. Y no sólo en materia de corrupción, sino en todo lo demás.

Yo defiendo que más que nunca, la política y el gobierno son una cuestión de clase. Que sí. Que hay diferencias en materia de compromisos contra la corrupción y sobre todo en el patrimonio de honestidad política probada con la que cada fuerza política llega a los ayuntamientos. Pero sobre todo, que es el momento de conocer qué representa cada partido ante la creciente desigualdad social y económica de nuestro país.

Vivimos un tiempo que queda caracterizado por el florecimiento de casas de empeño por doquier en las calles de nuestros barrios. No hay más perfecto testimonio del grado de desesperación y empobrecimiento de millones de familias. ¿Qué representa el cambio para esta gente? Porque no es lo mismo tomar decisiones de gobierno que beneficien a los que más tienen y que cada día más ganan y pueden que tener en el frontispicio de la gestión cotidiana a quienes están sufriendo este periodo de acumulación sin precedentes denominado, simplistamente "crisis". Al final, gobernar es cuestión de clase. 

Por lo pronto, en Andalucía, el PSOE ha preferido como socio a Ciudadanos para sustituir al cogobierno con IU. Y el cambio no es trivial. Quedan postergadas al cajón de los juguetes rotos cosas como las leyes para crear una banca pública en Andalucía, la aspiración de un banco de tierras para los parados del campo, la ley antidesahucios y los planes de choque contra el desempleo. En su lugar, la agrupación naranja se ha preocupado muy mucho de introducir un compromiso para rebajar entre dos y tres puntos el tramo autonómico del IRPF... mejora en sus ingresos para los más pudientes, que pagarán menos impuestos y a cambio, merma de la ya de por sí escasa capacidad de autofinanciación de Andalucía. Cuando el año que viene falte dinero para alguna importante inversión o servicio público, acuérdense de esta rebaja a los más acomodados que han impuesto los de Albert y que Susana ha acatado. Aquí una clase gana y otra pierde.

También los Ayuntamientos son escenario de la lucha de clases. Por mucho que una destacada dirigente, hoy concejala, me dijera en la precampaña que "que los autobuses lleguen puntuales no es ni de izquierdas ni de derechas". Lo siento mucho. Discrepo. La izquierda es obtener más derechos, bienestar y servicios para la clase trabajadora. Y sí. Es de izquierdas que los autobuses lleguen puntuales (o que simplemente lleguen); que abran las bibliotecas (a veces simplemente que haya bibliotecas); que los servicios públicos no sean objeto de negocios privados; que se cuiden los parques del polígono de Almanjayar como se cuida el García Lorca o que se gaste más en ayudar al pequeño comercio que crea empleo que en apoyar con chanchullos a las grandes superficies que lo destruyen.

Al final, gobernar es cuestión de clase y ahora es momento de ver con qué clase está cada cual.

19 de mayo de 2015

¡Porque sigue habiendo gilipollas que nos compran los discos!

Cuando era un adolescente, ví una entrevista por la tele a los "Sex Pistols" en un programa de música. En un momento dado el periodista les preguntó: ¿Por qué seguís haciendo música? Y la respuesta del lider fue contundente: "Porque sigue habiendo gilipollas que nos compran los discos".

Aquella respuesta del transgresor grupo de rock se me quedó grabada y a lo largo del tiempo he visto múltiples ocasiones en las que parece aplicarse la misma ley: ¿Por qué existen programas como sálvame? ¿Por qué hay curanderos milagrosos? ¿Por qué una prenda ridícula se pone de moda y de repente su precio se dispara? Y así.

Mucho me temo que en la política municipal hay algo de esto... De lo contrario no me explico el espectáculo de obras urgentes, asfaltados chapuceros, jardines que surgen de la nada, plazas arregladas en tiempo record, fiestas, excursiones, premios, comilonas vecinales, etc, al que estamos asistiendo.

En mi barrio, plazas abandonadas durante 4 años están viendo cómo se les reparan los columpios ¡a 5 días de la votación! Hay por toda la provincia cientos de calles levantadas, con obras que apenas empezaron hace semanas, cuando han tenido años para hacerse. En ocasiones las prisas por hacerlo todo con golpe de efecto llevan a la chapuza total. Es lo ocurrido eb Motril, donde, por ejemplo, la Calle Ancha se ha levantado entera de un extremo al otro (es casi un kilómetro de calle) para asfaltarla... con tanta prisa que ni se han molestado en acordonar la zona y los vecinos se han visto forzados a transitar entre máquinas, o bajo ellas, chapoteando en el asfalto recién extendido... un caos.

Más lamentables son los viajes "todo incluido" para los mayores, los regalos de equipaciones deportivas... o, ya en el terreno de la pura miseria moral, el reparto de comida del banco de alimentos con papeletas de votación en las bolsas.

No puedo evitar preguntarme ¿De verdad funcionan estos trucos de política basura? ¿De verdad la ciudadanía es capaz de votar a un alcalde o alcaldesa en función de lo que haya hecho las últimas seis semanas olvidando cuatro años enteros de ninguneo, prepotencia, privatizaciones, subidas de impuestos, abandono de los barrios, corruptelas locales, deterioro de servicios y polémicas absurdas?

Se ve que los alcaldes creen que sí. Ellos piensan que somos idiotas (voy a ser algo menos directo que los Sex Pistols) y que mientras haya idiotas que les voten por lo que hagan el mes de antes, no tienen por qué esforzarse en gobernar bien los 4 años.

Habrá que demostrarles que se equivocan digo yo.




17 de mayo de 2015

Recuperar el nombre de todas las cosas. Granada para la gente

Somos el pueblo trabajador. El pueblo al que nos robaron el nombre
y nos llamaron súbditos, ciudadanía, televidentes
nos llamaron opinión pública, consumidores, contribuyentes
nos llamaron población, población activa, votantes, pacientes.

Pero somos el pueblo, somos la gente
y hemos venido a recuperar nuestro nombre y el nombre de todas las cosas

porque han robado el nombre de nuestras casas
y las han llamado activo, inversión, aval, inmueble
y sólo son nuestras casas:
vivienda, hogar, techo, sombra, lecho caliente.
Recuperar el nombre es el compromiso
ni gentes sin techo ni techos sin gente

Nos robaron también el nombre de los transportes
lineas de altas capacidades que dividen a las gentes
el centro para los ricos, los bordes para los pobres
bien lejos siempre del centro
quienes manchamos su blancura
con nuestras ropas baratas o nuestras pieles de cobre.
Devolveremos su nombre también hasta a los transportes
autobuses, bicicletas, metros y buhos para la noche
lo que nos lleve y nos una. Para eso es el transporte

La tierra tiene su nombre, que también se lo han robado.
Parcela, unidad de uso, expansión, VAU, polígono...
Es la vega, nuestra vega, fuente de empleo y de vida
La vega que no es un parque ni una moneda de cambio
es acequia, es huerta, alameda, alimento, pan, trabajo....
Devolver a la vega el nombre para devolver al futuro su verdadero nombre

Puestos a robar, nos robaron el nombre de ciudadanos a la gentes bravas, soberanas, que se alzan con orgullo, que reclaman la palabra, que no admiten más soberano ni más Dios ni Rey ni Amo que el pueblo trabajador armado con la razón
Devolveremos al pueblo su estatus de ciudadano, decidiendo en asambleas y votando con sus manos, gobernando su ciudad con democracia directa y organización de barrio

Nos roban el pensamiento y hacen del ocio un negocio
de la cultura espectáculo del pensamiento esperpento
de la mentira consigna adormeciendo a la gente con su folclore basura
cerrando las bibliotecas para abrir nuevas capillas
La cultura es otra cosa
Cultura es comprendernos, valorarnos, elevarnos, liberarnos.
Cultura es que el pueblo anhele volver a ser soberano
Devolveremos el nombre también a nuestra cultura

Los que nos roban los nombres, los que nos venden el agua
nos privatizan las calles, criminalizan el cante
abandonan a la gente, comercian con esperanzas
Los que vienen a servirse, los que aún se están sirviendo
los que no quieren ni pueden

Odian lo que más queremos. Odian lo que les traemos
Recuperar nuestro nombre y el nombre de nuestras cosas
El nombre de nuestra casa

Granada
Granada para la gente

24 de abril de 2015

Desde la unidad...ganemos...para la gente

para la gente
La confluencia de la izquierda política y social es posible y se construye paso a paso. No hay otro camino para plantar cara a la dictadura del capital. En media Andalucía ya estamos dando pasos reales en ese sentido.

En Granada, esa convergencia se llama "para la gente" y se ha desarrollado tras la respuesta ciudadana al llamamiento efectuado en un total de 10 municipios del Área Metropolitana: Peligros, Maracena, Atarfe, La Zubia, Vegas del Genil, Albolote, Otura, Alfacar, Cájar y, por supuesto, Granada.

En los procesos de elaboración programática y primarias para elegir a los candidatos y candidatas de "para la gente" han participado un total de 2620 personas en estos 10 municipios. Un éxito que demuestra que es necesario articular nuevas formas para que la gente común, pueda expresarse en política.

En "para la gente" Nos une la voluntad de cambiar las cosas. De entrada: sacar al PP y a las políticas de derecha, las haga quien las haga, de todas las instituciones. No sólo las alcaldías. También mancomunidades y Diputación Provincial.

Pero "para la gente" esta unida ante todo, en torno al programa: un programa de ética, honestidad y transparencia; de protección del patrimonio público social, ambiental y cultural; de impulso a la igualdad a través de los servicios públicos y de creación de empleo. Desde los valores de la izquierda, defendemos que los Ayuntamientos deben ser actor fundamental en la generación de empleo y economía productiva.

"para la gente" como coalición, ha sido formada por Izquierda Unida y Alternativa Socialista junto con cientos de ciudadanos a título individual que se han organizado en los llamamientos de las asambleas abiertas, convocadas para Ganar sus municipios. De ahí han surgido candidatos independientes como Silvia Lara, en Atarfe o Antolín Granados en Cajar. También han encontrado respaldo decenas de candidatos propuestos por IU o CLIAS.

En Granada capital, durante meses, muchos militantes de IU han estado participando con ilusión en el llamamiento de "ganemos". Nuestro esfuerzo en ese movimiento ha sido absoluto: pospusimos la elaboración de nuestro programa y la elección de candidatos; asumimos un código ético (el de ganemos) bastante menos exigente en algunas cuestiones que el propio de IU; asumimos una mesa de coordinación en la que no se querían representantes de IU y, finalmente, sometimos a votación la forma jurídica de dicho movimiento. La asamblea decidió por ámplia mayoría que ganemos utilizara una coalición de partidos... y ahí se rompió el movimiento.

El movimiento ganemos se ha roto en Granada porque un bloque, liderado por la dirección local de podemos, no aceptó el resultado democrático de la asamblea y decidieron montar un proceso paralelo. Al final, frente a la consigna de "todos unidos", esta cúpula ha decidio lanzar el "todos conmigo". De hecho, quienes decían que una coalicióin era "vieja política poco ciudadanista" se terminarán presentando, no a través de una agrupación de electores, como decían, sino mediante un partido controlado por un grupo cerrado.

Sólo podemos compartir el sentimiento de frustración e impotencia que ha generado esta situación, con toda esa ciudadanía consciente de izquierdas y que ansía cambiar Granada.

Pero lo importante es que el cambio sigue siendo posible. Que en estas elecciones municipales tenemos la oportunidad de crear una mayoría distinta, alternativa al binomio PP-PSOE que tantos años lleva condicionando nuestras vidas.

Nosotros y nosotras queremos ganar nuestros pueblos, barrios y ciudades para la gente. Con esa gente descubrir que tenemos mucho más poder del que nos han hecho creer y desde ahí empezar a soñar un cambio más grande: un cambio en Andalucía, en Europa, en España... porque esto no cambiará hasta que seamos capaces de construir un #NuevoPais

18 de abril de 2015

Por el Bien del Imperio. La historia que no quieren que sepas

Todas las promesas efectuadas al fin de la II Guerra Mundial han sido incumplidas "Una Historia del Mundo desde 1945" ha subtitulado Josep Fontana esta obra monumental, que es un retrato descarnado de las causas e intereses que subyacen a la violenta historia de los últimos 70 años (nuestro tiempo)

Un libro que nos permite comprender desde los intereses geoestratégicos y de política interna norteamericana que hubo detrás de Vietnam, Corea o Camboya a las luchas por el poder en el bloque soviético. Que nos lleva a descubrir con asombro el intercambio de piezas entre la URSS y USA en el tablero europeo, pero también las prácticas criminales del capital en África, América y Asia, donde durante décadas se han amparado las más macabras dictaduras para mayor beneficio de las multinacionales "de bandera", siempre bajo la coartada de la lucha contra el comunismo.

Una obra de lectura, pero sobre todo de consulta que ofrece al lector poco ducho en historia contemporánea, herramientas para enfrentarse a noticias que todos los días nos hablan de violencia absurda y descontextualizada en África, en el mundo árabe o en los países del Sureste asiático. Estos hechos, a la luz de los datos y análisis que de forma comprensible presenta Fontana, aparecen engarzadas en sus causas e intereses y dejan de ser absurdas para cobrar pleno sentido. Un sentido que es, casi siempre, el del dominio imperial de las corporaciones y gobiernos "occidentales" sobre estados y pueblos.

Fontana es abiertamente de izquierdas... pero es también autocrítico. El análisis del socialismo real, de sus prácticas imperiales, de la mediocridad de algunos de sus líderes, de su incapacidad para buscar alternativas al centralismo burocrático y carente de libertades es demoledor. Pero también lo es el reconocimiento de los grandes logros de la Unión Soviética y de China... mostrando que para la humanidad ha valido y vale la pena buscar un camino alternativo al del imperio del capital.

Si yo fuese profesor de historia en secundaria o en un primer ciclo universitario, me limitaría a hacer leer y comentar este volumen con mis alumnos. No puedo decir más.

Gracias al profesor Fontana por escribirlo y a Pedro Vaquero por recomendarlo.

7 de abril de 2015

Las líneas rosa desteñido de Pablo Iglesias en Andalucía

Mucho efectismo y poca realidad transformadora hay detrás de las "condiciones" que podemos ha puesto para entregar la presidencia de Andalucía al PSOE.

Las tres medidas, más o menos difíciles de cumplir para el aparato del PSOE por motivos internos, son pura cosmética y tienen más que ver con la estética política y con lo simbólico que con una transformación que beneficie al pueblo andaluz.

Empecemos por la más mediática: dimisión de Chaves y Griñán y "devolución de los fondos sustraidos o malversados mediante un acuerdo político para que los partidos devuelvan lo que se demuestre que es financiación ilegal" Se trata de dos brindis al Sol espectaculares.

El primero, porque Chaves y Griñán son ya dos jarrones chinos sin peso en el partido, cerca de la jubilación y que poco o nada tienen ya que decir en el manejo de las políticas clientelares del PSOE... Pueden retirarse, salir de la escena pública y seguiremos sin saber nada de lo que realmente ha pasado en materia de corrupción durante los largos años en que fueron presidentes de Andalucía con mayoría absoluta... otra cosa sería que se hubiese consumado lo que IU propuso y que es la verdadera causa de la ruptura del gobierno andaluz: una comisión de investigación que examine desde los EREs y los cursos de formación a la contratación público privada y las ramificaciones de la trama Gurtel en Andalucía. Eso es lo que necesitamos en Andalucía. Ahora, por contra, sería vergonzoso que el PSOE, que rompió el gobierno con IU para evitar investigar la corrupción en Andalucía, lo recuperara a cambio de dos dimisiones cosméticas y evitando la investigación.

Pero es que, además, la presunta devolución de fondos en caso de financiación ilegal, depende precisamente de que se logre demostrar dicha financiación... judicialmente, entendemos. Pero entonces ¿Qué virtualidad tiene un acuerdo político? ¿Es que alguien cree que alguna vez se conseguirá demostrar con sentencia judicial la financiación ilegal de PP o PSOE? Me parece que no sabemos en qué país vivimos. Si las medidas que implantamos para evitar la corrupción dependen de que un juez demuestre y condene por dicha corrupción, apañados vamos. Para ese viaje no hacían falta alforjas.

La siguiente "linea rosa" de podemos es nada menos que exigir a las entidades bancarias en Andalucía "cumplir los estándares internacionales en derechos humanos en materia de desahucios" así como garantizar "alternativas habitacionales a los afectados para poder efectuar un desahucio" Es decir... que de evitar desahucios nada. Se trata de hacerlos sostenibles. Que ahora el pacto con el PSOE para por renunciar a la capacidad de expropiar a la banca que planteó la ley de función social de la vivienda aprobada por IU. Que ahora quieren que renunciamos también al poder de multar con cientos de millones de euros a los bancos que acumulen viviendas vacías por incumplir la función social de la vivienda, como aprobó IU... ¿volvemos entonces a la política de "códigos deontológicos" para la banca que planteó Rajoy? Vaya... que le pedimos a los bancos que sean buenos, que si no no hacemos negocio con ellos. ¿Pero no hay una parte de podemos que dice que es anticapitalista? No entiendo nada.

El último trazo rosa, este ya, claramente tirando a amarillo fosforito, es "Recortar altos cargos de las consejerías y empresas públicas hasta reponer los trabajadores de educación y sanidad" Esto ya es vergonzoso... porque esa propuesta es falsa. Hagamos un cálculo:

Una de las empresas públicas más potentes de la Junta es AVRA (antes EPSA) la Agencia de Vivienda y Rehabilitación que se ocupa de gestionar el inmenso parque público de más de 60.000 viviendas sociales de la Junta en Andalucía. En esta empresa, IU se encontró al llegar al gobierno que había un directivo cada seis trabajadores... y en consecuencia, pusimos en marcha una reducción drástica de directivos: de 107 pasamos a 26, echando sin indemnización a 81 directivos innecesarios (más del 75%) El ahorro obtenido fue de unos 4 millones de euros anuales. Supongamos que se hiciera ahora cinco veces lo que hizo IU en otras tantas grandes agencias... se estaría ahorrando un total de 20 Millones... Pero resulta que el tijeretazo de Rajoy a Andalucía, que ha deteriorado los servicios públicos es de ¡2.000 Millones de Euros! ¡Pero si sólo la recuperación del complemento de la paga extra costó 350 Millones! (17 veces más) ¿De qué estamos hablando? Por cierto: otro tanto cuesta recuperar el 100% de empleo en los trabajadores de salud, que incluyen los presupuestos 2015 como condición impuesta por IU para aprobarlos.

Estamos de acuerdo en reducir directivos... de hecho para Izquierda Unida no es ni una promesa ni una condición. Es algo que ya hemos hecho... pero decir que con eso se va a reponer la falta de personal docente o sanitario es mentir. ¿Es que en podemos no saben aritmética básica, es que no tienen ni idea de la realidad andaluza o es que no les importa mentir a la gente a la cara?

En definitiva... mucho ruido y pocas nueces. Unas peticiones ridículas para justificar acabar poniendo al PSOE en la presidencia de Andalucía a cambio de NADA. Qué escaso logro comparado con el ambicioso plan de gobierno que IU aprobó como condición para pactar con el PSOE... un programa tan transformador y de izquierdas que el PSOE prefirió romper el gobierno a cumplirlo.

13 de marzo de 2015

La SER manipula su propia encuesta y recorta voto declarado a IU

La cocina de la encuesta de MyWord para la SER no puede ser más descarada... multiplican por 3 los votos a PP y PSOE ¡Y extrapolan que a IU la acabará votando menos gente que la que declara abiertamente que va a votar IU!

La intención directa de voto a IU es la mitad que la intención directa de voto a PP y PSOE, según los datos en bruto de la encuesta:

Sin embargo, a la hora de extrapolar el voto declarado a la intención final de voto, interviene la "cocina" de la encuesta y ¡milagro! Los votos de PP y PSOE se multiplican por 3, pero la intención de voto a IU sería incluso menor que la intención de voto declarado, rebajándo el resultado final a menos del 3%... 
¿Qué teoría sociológica permite convertir un 7 en un 23 y un 3,5 en un 2,9? ... habitualmente estas cosas se justifican con el índice de "simpatía". No podrá ser en este caso, ya que la simpatía a IU se situa en un 6%, muy cercana al 8% del PP o al 11% del PSOE

No es la primera vez que pasa... ya lo denunciamos en enero de 2012 en un estudio, esta vez del EGOPA que alcanzaba la conclusión de que cuanta más gente decía que iba a votar IU, menos votos sacaba IU Curiosamente, aquella ocasión también era semanas antes de unas elecciones andaluzas. Como ahora.

A la SER se le ve el plumero. En 2012 pronosticaban un bajón de IU y acabamos multiplicando por 2 el número de parlamentarios andaluces... ahora de nuevo manipulan una encuesta en la cocina para intentar hundir a IU.

No lo lograrán y la voz de la verdadera izquierda, la que molesta en la calle y cuestiona desde los parlamentos y gobiernos al poder económico y a las fuerzas políticas que le hacen de portavoces, volverá con fuerza renovada el 22M

La Fuerza para Transformar Andalucía.

24 de febrero de 2015

11 pasos. Así han convertido la crisis en un expolio

Una tras otra, todas las medidas estructurales que han tomado los gobiernos de Zapatero (PSOE) y de Rajoy (PP) desde que estalló la burbuja inmobiliario-financiera han servido para favorecer una transferencia neta de riqueza nacional a manos privadas.
Aunque en algunos casos es difícil ponerle números, es evidente que todas las grandes reformas han tenido un mismo efecto: la acumulación creciente de capital en manos del reducido grupo que provocó la crisis y que ahora, con estas políticas, sale beneficiado con ella. Este capital es extraido, o bien del patrimonio público o bien de las rentas de los trabajadores.
Partimos de la base de que toda la riqueza de España la producimos los trabajadores españoles y que después esta riqueza es repartida entre ellos y sus patronos según se establezcan las reglas del juego por la legislación estatal, que será siempre una resultante de la correlación de fuerzas entre la articulación política del capital y la del trabajo. Una parte del reparto se realiza en la propia empresa, mediante salarios. La otra, a través del funcionamiento del estado.

¿Quié cambios ha habido en estos 7 largos años de crisis en la distribución de la riqueza producida? Veamos los principales "canales" por los que se produce esa circulación de riqueza en uno u otro sentido:

I ¿Qué han hecho con los impuestos?: IRPF, sociedades e IVA

Cuántos más impuestos recaude el estado, más fondos hay disponibles para las políticas de empleo, inversión, asistencia social, educación y salud, etc. Es decir: para satisfacer las necesidades de la mayoría social. En principio, por tanto, una alta recaudación fiscal favorece a los trabajadores... En principio, porque también puede malgastarse en estupideces. Sin embargo, no basta sólo con qué cantidad de se obtiene y en qué se gasta. Aun suponiendo un gasto correcto, hay que analizar también cómo se recaudan esos impuestos, pues no es lo mismo gravar las rentas más altas, el beneficio multimillonario o el patrimonio que recaudar sobre los salarios más bajos, sobre el consumo de productos básicos (IVA) o a la actividad de los autónomos. 
Demos un repaso a la evolución de las principales herramientas impositivas de España (IRPF, sociedades e IVA) ¿Qué han hecho con los impuestos?

 
1. IRPF. Incrementar la presión sobre las rentas del trabajo.
Las políticas de PP y PSOE han ido dirigidas a mantener la recaudación por las rentas del trabajo. Algo sorprendente, si tenemos en cuenta la bajada de los salarios en términos reales así como la dramática caída de la ocupación, que ha pasado de 20,6 Millones de empleados en 2007 a 17,1 Millones en 2014... sin embargo, la reestructuración del IRPF ha permitido que esos 17 millones de ocupados continuaran pagando impuestos del trabajo por valor de algo más de 70.000 millones de Euros. Lo mismo que pagábamos cuando éramos más de 20 millones y medio de trabajadores.
Aún más grave será la reforma que acaba de aprobar Rajoy, que básicamente consiste en una reducción drástica del IRPF a las rentas más altas (de entre un 4% y un 6% a las rentas superiores a 120.000 €/año) a cambio de una rebaja de impuestos apenas apreciable para los sueldos más bajos, que serán, sin embargo, quienes más sufran la contracción de la capacidad de gasto del Estado.

2. Sociedades: que los beneficios millonarios paguen (porcentualmente) menos que un trabajador.
Ese es el resultado de unas políticas que han conseguido que en 7 años de crisis, la aportación de los beneficios del capital a las arcas del Estado pase de representar casi una cuarta parte (23,2%) con 45.000 Millones €. a un testimonial 12,8% (21.000 Millones €.). El camino lo marcó el PSOE con Zapatero, que en época de beneficios record para la gran empresa, llevó a cabo una rebaja del 5% del impuesto a los beneficios empresariales. Con un tipo máximo que no paga nadie, pues las innumerables ayudas, exenciones y puertas falsas del sistema permiten que el tipo medio de tributación de las sociedades en España sea en torno del 11,5% mientras que la gran empresa sólo paga un 5,3% a Hacienda, según datos del propio ministerio.
Con este esquema se consigue que un asalariado de una gran firma contribuya al sostenimiento del Estado con 20 de cada 100 € que gana, mientras el propietario tan sólo contribuye con 6 de cada 100 millones que obtiene de beneficio del trabajo de sus empleados.
No obstante, todo esto aún parece poco para el PP, que acaba de ultimar una reforma para rebajar el tipo nominal de impuesto de sociedades del 30% al 25% para 2016.
El discurso de la derecha de que en España ya se pagan demasiados impuestos y que si los subimos el capital marchará a otro país, es difícil de compatibilizar con el hecho de que en 2014, en plena crisis, con 5 millones de parados y la pobreza disparada, el reparto de dividendos de la gran empresa española registró su record histórico (nunca había ganado tanto el capital) y la bolsa española es la que mayor rentabilidad ofrece de la Unión Europea.

3. IVA: tarifa plana de impuestos para ricos y pobres por el consumo cotidiano.
Que la práctica totalidad de las familias tienen serios problemas para llegar a fin de mes (como mínimo) y que todas tienen menos ingresos que hace una década es una obviedad. Es algo que se refleja en la encuesta de presupuestos familiares que elabora el Instituto Nacional de Estadística. Nos muestra que, en promedio, cada españos dispone de unos 1.200 €/año menos para consumir.
Sin embargo, con menos dinero moviéndose en las tiendas, bares y supermercados, las reformas fiscales de Rajoy y Zapatero se las han ingeniado para seguir recaudando prácticamente lo mismo en concepto de IVA: 53.400 Millones en 2014 frente a 55.800 Millones en 2007. El método ha sido sencillo: nos aplicaron primero una subida (criticada por PP y aprobada por PSOE) y después otra (criticada por PSOE y aprobada por PP)
 El IVA es el impuesto más injusto de todos por penalizar por igual el consumo del parado que el del rentista o la familia numerosa. También es el que más incidencia tiene en el incremento de la economía sumergida. Pero es sobre todo, un impuesto no progresivo. Que no distingue entre ricos y pobres y que, por tanto, genera un incremento de la desigualdad.

En definitiva, estos años de crisis se han empleado para que el estado lo soportemos básicamente los trabajadores, dejando casi exentos de contribuir a su mantenimiento a los grandes grupos de capital.

II ¿Qué han hecho con el gasto público?: Servicios públicos, protección social e Inversión.


4. Servicios públicos: favorecer la desigualdad.
 
Cuando hablamos de recortes en estos años, lo primero que se nos viene a la cabeza es la educación y la sanidad. Los servicios públicos por antonomasia que han caracterizado a las democracias europeas por permitir el acceso a la educación y salud pública, universal, "gratuita" y de calidad. Lo de gratuita es relativo, pues ambos servicios son pagados con los impuestos provenientes de la riqueza que anualmente generamos todos los trabajadores.
Se trata de salario indirecto. Es decir: contraprestación en especie que recibimos los ciudadanos en un estado que se define, según la propia constitución como social.

En materia de salud, la reducción del salario inidrecto la inició el gobierno del PSOE, cuando el Presidente Zapatero, tras la comparecencia de mayo de 2010, introdujo un recorte del 8,1% en sanidad en los Presupuestos Generales del Estado de 2011. Después vinieron todas las fórmulas de recorte del PP de Rajoy: repago farmacéutico, reducción de prestaciones (transporte, prótesis) y la negación del servicio de salud a los inmigrantes en situación irregular y a parados que nunca han cotizado o de larga duración... hoy, son ya casi un millón de tarjetas sanitarias de la seguridad social las que ha dado de baja el gobierno de la nación.

Los efectos sobre la salud pública son demoledores. La ciudadanía recibe cada vez un peor servicio, mientras, quienes pueden pagárselo, acuden al sistema privado. Parejo a los recortes corre el incremento del negocio de las aseguradoras privadas (ASISA creció más de un 12% entre 2011 y 2013)

En educación, la trayectoria es similar, con un recorte del 8% también iniciado por el PSOE de Zapatero en 2010 y que ha venido seguido por la verdadera "guerra a la educación pública" que ha puesto en marcha el ministro Wert. La fotografía de la educación en España antes y después de la crisis es espeluznante:
Un 2,5% menos de profesorado para atender casi un 10% más de alumnado, tras un recorte presupuestario de más de 3.000 Millones y una reducción en un 30% del número de becados (pese a la dolorosa situación de las familias en comparación con 2008). Masificación de alumnos, incremento de jornada laboral, eliminación de la gratuidad de comedor, libros de texto o transporte... todo ha valido a la derecha en estos años para deteriorar la educación pública allá donde han podido. Donde han podido, porque ha habido gobiernos autonómicos que se han resistido hasta el límite de lo posible.

Dado que salud y educación son prestadas por las comunidades autónomas, los recortes del gobierno central se hacen a las transferencias, poniendo entre la espada y la pared a los gobiernos autónomos, que se ven privados materialmente de los fondos para hacer frente a sus competencias. En el caso de Andalucía, el colmo de la desfachatez lo protagonizan los dirigentes del PP, que después de respaldar los recortes, acusam al gobierno autónomo al que han recortado del deterioro de los servicios. Con todo, cualquier mirada objetiva dispuesta a comparar la gestión de educación y sanidad en Andalucía y en comunidades como Valencia, las dos Castillas o Madrid, debe reconocer el freno que se ha puesto a la estrategia anti igualdad del PP. en la etapa de gobierno andaluz de la que IU has formado parte.

5. Protección social (dependencia, desempleo, pensiones no contributivas). Abandonar a su suerte a los derrotados. El miedo a la pobreza.

Se trata de la última línea de defensa del estado del bienestar que costeamos los trabajadores: la que afecta a aquellas personas que por sus condiciones físicas, laborales o sociales dependen del auxilio de la sociedad en su conjunto para salir adelante. La reducción de las políticas de protección social ha sido abrumadora. No se trata sólo de ahorrar gasto público. Tampoco de la materialización de la entraña insolidaria de la derecha. Se trata, sobre todo, de lanzar un mensaje: más vale que aceptes cualesquiera condiciones de trabajo, porque si te caes, no va a haber nadie para levantarte.

En materia de dependencia, el gobierno de Andalucía pagará este año 7,8 de cada 10 Euros del coste del servicio. Lo hacemos para garantizar (a duras penas) el servicio a más de 158.000 beneficiarios, pese a que el reparto acordado con el Gobierno de España era al 50%. Si Andalucía, respetando ese convenio, destinara a dependencia la misma cantidad que envía el Gobierno de Rajoy, serían más de 80.000 los dependientes andaluces que quedarían abandonados. Pero no es sólo la cuantía económica. Además, el gobierno redujo los baremos, de forma que según "criterios técnicos" actualizados, hay ancianos con dolencias crónicas que, al cumplir años, han mejorado y necesitan menos servicios. El esfuerzo para compensar este despropósito es enorme. También las dificultades. De ahí que en no pocas ocasiones se den retrasos en los pagos que afectan a miles de trabajadoras.


La práctica congelación de las pensiones (con el insultante compromiso de revalorización mínima de un 0.25% anual) a pesar de la pérdida de poder adquisitivo de estos años con el incremento del coste de gastos ineludibles como la energía o el agua ha venido a agravar la situación de pobreza real de las personas dependientes de una pensión no contributiva que son, en muchos casos, el único ingreso de núcleos familiares "de emergencia".


Finalmente, la protección al desempleo no ha hecho sino reducirse en estos momentos en que es más necesaria que nunca. En 2014, fueron 1.600.000 los desempleados que no recibieron ninguna prestación, sin importar lo angustiosa que fuera su situación. Esto, a a causa de un gobierno que ha reducido los presupuestos para protección al desempleo a niveles de 2008, cuando teníamos aproximadamente la mitad de parados que ahora.


El recorte se ha hecho progresivamente: endureciendo condiciones, disminuyendo, primero a un 60%, luego a un 50% la percepción sobre la base reguladora, aumentando los periodos de cotización, eliminando el subsidio especial para mayores de 45, limitando el de mayores de 55, etc. El resultado es que, cuando más ayudas necesitamos, no sólo hay menos personas recibiendo alguna prestación, sino que la cuantía de éstas se ha reducido. Más de un 11% sólo en los dos últimos años.

 
6. Recortes en inversión pública. Nada de revitalizar la economía.

La inversión pública bien entendida se traduce en inversiones que crean empleo en el corto plazo y mejoran las infraestructuras y con ello la competitividad nacional a largo plazo. Suponen un enriquecimiento común de la sociedad, al incrementar el valor patrimonial del Estado en su conjunto. Es cierto que la inversión pública se puede malversar, con el desarrollo de obras que son un verdadero despilfarro. Obras inútiles que sólo enriquecen a las promotoras que las hacen, a los bancos que las financian y a los políticos que las aprueban y reciben luego sobres a cambio.

Con o sin sobres, sobran ejemplos de esta verdadera "burbuja de las infraestructuras" que tanto daño ha hecho a la economía nacional: la práctica totalidad de las líneas de AVE (hubiera sido preferible un tren convencional de altas prestaciones para personas y mercancías), aeropuertos como el de Castellón, autovías con tráfico irrelevante; rotondas a ninguna parte, etc.

Pero desde la izquierda reivindicamos una contundente y honesta inversión pública material y también inmaterial (I+D) como forma de enriquecimiento de la mayoría social. Y más en tiempo de crisis. Por ello, es escandaloso que en el quinquenio de crisis la inversión pública en España se haya desplomado un 90%. Es una política suicida, reducir la inversión pública tiene unos efectos directos a medio y largo plazo en el potencial de crecimiento de una economía. Sobre todo si el recorte en la inversión también afecta a la investigación.

Detrás de este desmesurado recorte en la inversión pública está el sacralizado principio del déficit cero, que está sirviendo para profundizar el abismo entre las dos europas: una moderna, competitiva, con alto valor añadido y economía productiva y otra deficitaria, subsidiaria, atrasada y endeudada.



III ¿Qué han hecho con mi salario?: Reformas laborales, pensiones y cotización a la seguridad social. 



7. Reformas laborales. Nos quieren aislados, baratos y sin derechos.


Nunca ha habido más paro en España. Tampoco nunca (desde la II República) ha sido más barato despedir a un trabajador. En estas condiciones, el miedo a perder el empleo nos lleva a aceptar cualquier cosa. Es una subasta a la baja en la que los mismos trabajadores compiten entre sí a ver quien acepta unas condiciones de explotación más injustas.

A esto se llega gracias a las reformas laborales que han buscado llevarnos lo más cerca posible del despido arbitrario y gratuito.

En febrero de 2012 un Real Decreto introdujo la última (por ahora) contrarreforma laboral: reducción a 33 días por año la indemnización por despido improcedente; reducción a tan sólo 20 días por año la indemnización del despido por causas económicas ya fuera real o "preventivo"; ampliación hasta los ¡30 años! de esa forma de sobreexpoitación denominada contrato juvenil; eliminación de la autorización administrativa previa para los EREs, etc... Pero lo más grave de esta agresión fue sin duda su laminación del papel de los sindicatos con la eliminación de la ultractividad (prorroga automática de los convenios hasta nuevo acuerdo) así como de la fuerza efectiva de la negociación colectiva. 

Pero el camino lo había abierto en 2010 el PSOE de Zapatero con una reforma que innovó con el concepto de "despido preventivo" que convertía en despido objetivo (justificado) aquel que se hacía en "previsión" de posibles reducciones de la rentabilidad de la empresa (aún rentable, pero con menos beneficios) por causas técnicas o económicas. La misma reforma que cargaba al fondo de garantía salarial (FOGASA) parte del coste del despido. Esta misma reforma eliminó gran parte de las garantías de tutela judicial efectiva en los procesos de despido, a la par que introdujo en España el "despido express" reduciendo a 15 días el preaviso y eliminando en la práctica la figura del despido nulo... 

Una andanada de primer orden contra los derechos de los trabajadores cuyo alcance ha quedado disminuido por la posterior agresión del gobierno de Rajoy, perpetrada tan sólo dos años más tarde, pero que puso en su momento ante los ojos de la clase trabajadora el carácter antisocial y ultraliberal del PSOE. La reacción en forma de huelga general fue insuficiente para frenarla.

Un excelente análisis muy comprensible para los no expertos en derecho laboral de esta reforma lo elaboró la fundación primero de mayo de CC.OO: Los efectos prácticos de la reforma laboral.

Con esta política, no puede sorprendernos que en el intervalo de la crisis, esta haya servido para abaratar los salarios de forma dramática. Así, el porcentaje de trabajadores que cobran por debajo de 2 veces el salario mínimo interprofesional ha pasado del 33% al 46% entre 2004 y 2012, siendo especialmente llamativo que se haya duplicado el porcentaje de trabajadores cuyo salario queda por debajo del mínimo interprofesional.

Así llegamos a la triste realidad de un país en el que los trabajadores tan sólo reciben un 44% de la riqueza nacional producida, mientras en el conjunto de la UE de los 15 este porcentaje es del 50%. En esto no convergemos, sino que divergemos de la Unión Europea, pues hace tan sólo unos años estábamos mucho menos lejos de la media europea, como demuestra el informe de UGT "La devaluación de las rentas del trabajo en España"  que expone el recorte en costes laborales que ha puesto en marcha el capital, con el inestimable apoyo de los sucesivos gobiernos, a lo largo de la crisis.

La salida de la crisis en lo laboral parece consistir para PSOE y PP en mantenernos con precios europeos como consumidores pero con derechos propios de una colonia como trabajadores.



8. Pensiones. ¿Para qué el sistema público con el negocio que es el privado?

Recordemos en primer lugar que las pensiones son salario diferido. Salario que cobramos en el futuro por haber renunciado a el en el presente. No son un coste del Estado, ni una dádiva, ni un "reparto" alegre de riqueza. Son nuestras. También las no contributivas y las de invalidez, pues forman parte del estado social que nos hemos dado los trabajadores.

El trabajador que más sabe de pensiones es Pedro Vaquero del Pozo, autor de "Mejorar las Pensiones. Más allá del pacto de Toledo" y de numerosos artículos al respecto, muchos de los cuales pueden leerse en su blog. Lo que nos enseña Pedro es que el sistema público de pensiones no tiene debilidades intrínsecas, sino que son intereses privados los que provocan su debilidad estructural. El motivo es evidente: raptar para el mercado financiero privado esa descomunal bolsa de ahorro colectivo que son las cotizaciones para la jubilación que decenas de millones de trabajadores y trabajadoras pagamos todos los meses.

Con este objetivo, se llevan a cabo diversas agresiones: la más evidente es la congelación o incluso el recorte de las pensiones que cuando (como en 2015) tan sólo se revalorizan en un 0,25%, están en realidad perdiendo poder adquisitivo. La política de recorte de las pensiones permitió a la ministra de trabajo anunciar que España reducirá el gasto en pensiones en 33.000 millones de euros entre 2014 y 2022. Sólo la intención apenas disimulada de fomentar los planes privados de pensiones puede hacer que una medida tan antisocial se anuncie con tanto descaro por parte de un gobierno nada dado a la transparencia. Nuestros pensionistas son cada vez más pobres.

Pero también es una agresión a las pensiones el saqueo a las arcas de la seguridad social a través del fondo de reserva a la que nos ha acostumbrado este gobierno. Es la gran caja en la que se acumulan las cotizaciones de todos para que, llegado el tiempo, tengamos un "fondo de reserva" (como su mismo nombre indica) que garantice las pensiones... ¡Pero este gobierno mete mano en el para pagar otras cosas cada vez que la necesidad aprieta!  Así lo hizo por sexta vez en julio de 2014, sacando del fondo 5.500 Millones de Euros y para 2015 Rajoy ha anunciado que piensa gastarse 8.446 Millones de Euros de nuestro fondo de pensiones.

Esa es la principal causa de que el fondo de pensiones no deje de mermar, y no las previsiones (que aún no realidades) demográficas. De hecho, es profundamente falso e ideológico el discurso de que "la evolución demográfica hace inviable el sistema de pensiones". La perniciosa y manipuladora imagen del chiste, que es la que han logrado que poco a poco todos tengamos en la cabeza, no tiene nada que ver con la realidad en la que las previsiones marcan que de cara al 2015 España pasará de necesitar un 12% del PIB para pagar las pensiones, a necesitar un 14%. Una necesidad de financiación de las pensiones menor que la de Francia, Italia o Austria. ¡2 puntos de PIB! No es poco, y la realidad demográfica está ahí, pero lo que tenemos que reestructurar es cuánta riqueza producimos, cómo la distribuimos y cuáles son las prioridades, no extender un pánico a la quiebra del sistema de pensiones para que nos vayamos todos corriendo al banco más cercano a abrirnos uno privado y poner en manos de los tiburones financieros nuestra vejez.


9. Cotizaciones a la Seguridad Social. Reducir costes salariales a costa nuestra.

Lo más contradictorio de todo, en continuación de la cuestión de las pensiones, es que mientras se pregona la fragilidad del sistema, no sólo saquean el fondo de reserva, sino que además, para reducir los costes salariales, rebajan la cotización a la seguridad social. 

Lo hizo Rajoy en 2013 con un plan que redujo las cotizaciones un 1% ese año y otro 1% al año siguiente... y lo hizo deduciendo esta cuantía de la aportación patronal. Por lo tanto, los trabajadores no notamos ningún ahorro, pues es el empleador el que nota la rebaja en sus obligaciones a la hora de pagar las cotizaciones. El efecto, será en diferido, pues es de estas aportaciones de donde se nutre el famoso fondo al que no dejan de dar sablazos los mismos que dicen que corre peligro.

Y lo ha vuelto a hacer, de forma espectacular, cumpliendo con lo que le reclamaba la patronal, al establecer que cualquier nuevo contrato indefinido que haga una empresa que aumente plantilla de forma neta pagará 100 euros de cotizaciones. Y ya está... ahorro neto para la empresa a costa de la hucha de las pensiones que es nuestra: suya y mía. De todos. Es un regalo que el PP le hace a la patronal, pero con dinero nuestro, como siempre.
Luego, cuando hayan llevado el sistema a la quiebra con sus decisiones, dirán que llevaban razón.


IV ¿Qué pasa con nuestro patrimonio común?: Privatizaciones y Deuda Externa. 

10. Privatizaciones. 

Cuando Antonio Maillo le planteó a Montoro que con los recortes que estaban haciendo a Andalucía estaban provocando una situación insostenible en el servicio andaluz de salud, la respuesta del ministro de Hacienda del PP fue sugerirnos que privatizáramos hospitales y centros de salud como está haciendo Madrid para ahorrar costes y obtener liquidez.

Ni que decir tiene que IU ha bloqueado cualquier tentación de pensar siquiera en esta alternativa ¿Por qué? Pues porque las privatizaciones de servicios siempre terminan por encarecerlos a medio plazo. Además, para mejorar su margen de ganancia, las empresas privadas reducen la calidad de la atención al pueblo trabajador a la par que destrozan las condiciones laborales de los profesionales. No sólo eso. Además, al privatizar un bien, servicio o infraestructura, lo que se hace es enajenar un bien común, patrimonio de todos, para que lo adquiera una entidad privada.

Las privatizaciones ofrecen un suculento botín no sólo a quien compra. También a quien vende, el gobernante de turno que cuenta con unos ingresos extra (los del patrimonio rematado) para gestionar en el corto tiempo que corresponde a su administración. Así, el gobierno de Aznar, que se presenta por la derecha como del "milagro económico" estuvo condicionado por el despilfarro de más de 35.000 Millones de Euros provenientes de la venta de empresas públicas que dejaron de formar parte de nuestro patrimonio colectivo. Por supuesto, los ingresos que estas empresas obtienen y que formaban parte de los ingresos anuales con los que contaba el estado para inversiones y servicios públicos, pasaron a manos privadas. Aznar se comió de golpe los ingresos de las generaciones futuras.
Fiel a esta línea, y a poco más de seis meses de su toma de posesión, Rajoy anunció la venta de empresas públicas por valor de 30.000 millones de Euros. Las empresas elegidas fueron, por supuesto, las más rentables: (EADS, Red Eléctrica, Enagás, IAG, Ebro Puleva, etc.). Este plan ha estado paralizado estos años, pero ahora se ha reactivado, con la anunciada venta del 49% de AENA, una empresa pública rentable, que es sólo la más destacada del nuevo proyecto de empobrecimiento colectivo que ha puesto en marcha el PP. Con esto, Rajoy liquida las últimas empresas rentables del estado español.

 
11. Deuda Pública. Cadena de eterna servidumbre.

Cada españolito nace ya con una deuda a cuestas de más de 22.000€ a la que tendrá que dedicar buena parte de la riqueza que genere con su trabajo el resto de su vida. La deuda pública de España alcanza ya cerca de 1.100.000.000.000 Euros y el pago sólo de los intereses supone 40.000 Millones de Euros anuales... más de 100 millones de Euros al día. Esto sólo para pagar los intereses. Sin reducir en un misero céntimo la deuda.

La Deuda púiblica de España es impagable. Es, además, en buena medida, ilegítima u odiosa y debería ser auditada, revisada y refinanciada a la baja con una quita en lo relativo al menos a los rescates del sistema bancario. Hemos llegado a ella como resultado de una especulación financiera de la que no sólo no nos hemos enriquecido los españoles, sino que nos ha empobrecido. Es consecuencia también de la asunción del rescate de los bancos privados... buena parte de los cuales son, paradojicamente, los que se enriquecen con dicha deuda pública.


España, que es ya el segundo país del mundo más endeudado, sólo superado por Estados Unidos, ha disparado de forma abrumadora su deuda durante los años de la crisis. En estos años de crisis, el endeudamiento público se ha multiplicado por tres, pasando de 362.307 Millones en 2007 a una previsión, a cierre de 2005, de 1 billón 95.000 millones de Euros.

Dado que en el periodo de crisis el producto interior bruto apenas si ha variado, nuestra deuda ha pasado de representar un 34% de la riqueza nacional en 2007 a superar el 100% en 2015... es como si una familia se hubiera endeudado salvajemente en una época de penuria económica.


El endeudamiento no es malo de por sí. De hecho, puede ser hasta beneficioso si se contrae para llevar a cabo inversiones productivas que incrementen la riqueza nacional. Como hace cualquier empresa, se trata de una deuda para financiar una inversión que permite generar nuevos ingresos que paguen no sólo los intereses, sino el principal de la deuda y hasta dejen un margen de beneficio... En el caso de un estado, puede ser parte de un programa de financiación de empresas estatales productivas en el sector energético, turístico, de industrias de carácter estratégico o incluso en I+D. No es este el caso de España. El endeudamiento masivo se ha asumido en una época en la que no sólo no se han hecho inversiones en tejido productivo, sino que se han pagado inversiones ruinosas improductivas de la era de la "burbuja de las infraestructuras" referida en el punto 6. Es el caso de muchas líneas de AVE o las autopistas de peaje que se han "rescatado" con dinero público (deuda). 3.600 Millones para que no quiebren las empresas amigas que las construyeron para mayor satisfacción de gobernantes del PP.

Porque tampoco se ha asumido este sobreendeudamiento para garantizar el estado del bienestar. Si observamos la composición de la deuda pública, veremos que las Comunidades autónomas, que son las responsables de pagar educación, sanidad, servicios sociales, etc., no son las que más han contrinuido al endeudamiento. De hecho, hasta 2013, las CCAA "sólo" son responsables de 140.000 millones de incremento de la deuda, mientras el gobierno central la ha incrementado en más de 400.000 Millones y las entidades locales (los ayuntamientos) apenas si han crecido en endeudamiento. El discurso recentralizador, antiautonómico y antimunicipalista de la derecha (PP y UPyD) es en este sentido contrario no sólo a la razón, sino a los hechos y tan sólo tiene origen en motivos ideológicos de quienes nunca quisieron una descentralización que implica mayor democracia.
Cuestionar la deuda no es un capricho ideológico. Es una política de izquierdas que busca liberar a la clase trabajadora del yugo de servidumbre que generación tras generación, han construido la derecha y el capital bancario, para incrementar el enriquecimiento de una minoría.


V Conclusión. Sumisión o cambio.

Para cuando esto termine, tal y como van las cosas estaremos más endeudados, desposeidos de los bienes comunales del estado, sometidos a más horas de trabajo por salarios escasos, con escasas  pensiones de jubilación, pagando altos impuestos para obtener peores servicios públicos, desprotegidos socialmente ante la adversidad y, eso sí, asistiendo impotentes al enriquecimiento de la minoría dominante. Los años de crisis habrán servido para un proceso de aumulación de capital y una expropiación de la mayoría social nunca vistos en este siglo.

... si esto sigue así ... porque hay otra alternativa. Cambiar radicalmente de política. Desandar el camino que nos ha sumido en esta situación. Construir un estado con un fuerte sector público, impuestos justos, derechos laborales, economía productiva, protección social, persecución del fraude, inversión pública... 

En Izquierda Unida estamos en ello. Siempre lo hemos estado.