24 de abril de 2015

Desde la unidad...ganemos...para la gente

para la gente
La confluencia de la izquierda política y social es posible y se construye paso a paso. No hay otro camino para plantar cara a la dictadura del capital. En media Andalucía ya estamos dando pasos reales en ese sentido.

En Granada, esa convergencia se llama "para la gente" y se ha desarrollado tras la respuesta ciudadana al llamamiento efectuado en un total de 10 municipios del Área Metropolitana: Peligros, Maracena, Atarfe, La Zubia, Vegas del Genil, Albolote, Otura, Alfacar, Cájar y, por supuesto, Granada.

En los procesos de elaboración programática y primarias para elegir a los candidatos y candidatas de "para la gente" han participado un total de 2620 personas en estos 10 municipios. Un éxito que demuestra que es necesario articular nuevas formas para que la gente común, pueda expresarse en política.

En "para la gente" Nos une la voluntad de cambiar las cosas. De entrada: sacar al PP y a las políticas de derecha, las haga quien las haga, de todas las instituciones. No sólo las alcaldías. También mancomunidades y Diputación Provincial.

Pero "para la gente" esta unida ante todo, en torno al programa: un programa de ética, honestidad y transparencia; de protección del patrimonio público social, ambiental y cultural; de impulso a la igualdad a través de los servicios públicos y de creación de empleo. Desde los valores de la izquierda, defendemos que los Ayuntamientos deben ser actor fundamental en la generación de empleo y economía productiva.

"para la gente" como coalición, ha sido formada por Izquierda Unida y Alternativa Socialista junto con cientos de ciudadanos a título individual que se han organizado en los llamamientos de las asambleas abiertas, convocadas para Ganar sus municipios. De ahí han surgido candidatos independientes como Silvia Lara, en Atarfe o Antolín Granados en Cajar. También han encontrado respaldo decenas de candidatos propuestos por IU o CLIAS.

En Granada capital, durante meses, muchos militantes de IU han estado participando con ilusión en el llamamiento de "ganemos". Nuestro esfuerzo en ese movimiento ha sido absoluto: pospusimos la elaboración de nuestro programa y la elección de candidatos; asumimos un código ético (el de ganemos) bastante menos exigente en algunas cuestiones que el propio de IU; asumimos una mesa de coordinación en la que no se querían representantes de IU y, finalmente, sometimos a votación la forma jurídica de dicho movimiento. La asamblea decidió por ámplia mayoría que ganemos utilizara una coalición de partidos... y ahí se rompió el movimiento.

El movimiento ganemos se ha roto en Granada porque un bloque, liderado por la dirección local de podemos, no aceptó el resultado democrático de la asamblea y decidieron montar un proceso paralelo. Al final, frente a la consigna de "todos unidos", esta cúpula ha decidio lanzar el "todos conmigo". De hecho, quienes decían que una coalicióin era "vieja política poco ciudadanista" se terminarán presentando, no a través de una agrupación de electores, como decían, sino mediante un partido controlado por un grupo cerrado.

Sólo podemos compartir el sentimiento de frustración e impotencia que ha generado esta situación, con toda esa ciudadanía consciente de izquierdas y que ansía cambiar Granada.

Pero lo importante es que el cambio sigue siendo posible. Que en estas elecciones municipales tenemos la oportunidad de crear una mayoría distinta, alternativa al binomio PP-PSOE que tantos años lleva condicionando nuestras vidas.

Nosotros y nosotras queremos ganar nuestros pueblos, barrios y ciudades para la gente. Con esa gente descubrir que tenemos mucho más poder del que nos han hecho creer y desde ahí empezar a soñar un cambio más grande: un cambio en Andalucía, en Europa, en España... porque esto no cambiará hasta que seamos capaces de construir un #NuevoPais

18 de abril de 2015

Por el Bien del Imperio. La historia que no quieren que sepas

Todas las promesas efectuadas al fin de la II Guerra Mundial han sido incumplidas "Una Historia del Mundo desde 1945" ha subtitulado Josep Fontana esta obra monumental, que es un retrato descarnado de las causas e intereses que subyacen a la violenta historia de los últimos 70 años (nuestro tiempo)

Un libro que nos permite comprender desde los intereses geoestratégicos y de política interna norteamericana que hubo detrás de Vietnam, Corea o Camboya a las luchas por el poder en el bloque soviético. Que nos lleva a descubrir con asombro el intercambio de piezas entre la URSS y USA en el tablero europeo, pero también las prácticas criminales del capital en África, América y Asia, donde durante décadas se han amparado las más macabras dictaduras para mayor beneficio de las multinacionales "de bandera", siempre bajo la coartada de la lucha contra el comunismo.

Una obra de lectura, pero sobre todo de consulta que ofrece al lector poco ducho en historia contemporánea, herramientas para enfrentarse a noticias que todos los días nos hablan de violencia absurda y descontextualizada en África, en el mundo árabe o en los países del Sureste asiático. Estos hechos, a la luz de los datos y análisis que de forma comprensible presenta Fontana, aparecen engarzadas en sus causas e intereses y dejan de ser absurdas para cobrar pleno sentido. Un sentido que es, casi siempre, el del dominio imperial de las corporaciones y gobiernos "occidentales" sobre estados y pueblos.

Fontana es abiertamente de izquierdas... pero es también autocrítico. El análisis del socialismo real, de sus prácticas imperiales, de la mediocridad de algunos de sus líderes, de su incapacidad para buscar alternativas al centralismo burocrático y carente de libertades es demoledor. Pero también lo es el reconocimiento de los grandes logros de la Unión Soviética y de China... mostrando que para la humanidad ha valido y vale la pena buscar un camino alternativo al del imperio del capital.

Si yo fuese profesor de historia en secundaria o en un primer ciclo universitario, me limitaría a hacer leer y comentar este volumen con mis alumnos. No puedo decir más.

Gracias al profesor Fontana por escribirlo y a Pedro Vaquero por recomendarlo.

7 de abril de 2015

Las líneas rosa desteñido de Pablo Iglesias en Andalucía

Mucho efectismo y poca realidad transformadora hay detrás de las "condiciones" que podemos ha puesto para entregar la presidencia de Andalucía al PSOE.

Las tres medidas, más o menos difíciles de cumplir para el aparato del PSOE por motivos internos, son pura cosmética y tienen más que ver con la estética política y con lo simbólico que con una transformación que beneficie al pueblo andaluz.

Empecemos por la más mediática: dimisión de Chaves y Griñán y "devolución de los fondos sustraidos o malversados mediante un acuerdo político para que los partidos devuelvan lo que se demuestre que es financiación ilegal" Se trata de dos brindis al Sol espectaculares.

El primero, porque Chaves y Griñán son ya dos jarrones chinos sin peso en el partido, cerca de la jubilación y que poco o nada tienen ya que decir en el manejo de las políticas clientelares del PSOE... Pueden retirarse, salir de la escena pública y seguiremos sin saber nada de lo que realmente ha pasado en materia de corrupción durante los largos años en que fueron presidentes de Andalucía con mayoría absoluta... otra cosa sería que se hubiese consumado lo que IU propuso y que es la verdadera causa de la ruptura del gobierno andaluz: una comisión de investigación que examine desde los EREs y los cursos de formación a la contratación público privada y las ramificaciones de la trama Gurtel en Andalucía. Eso es lo que necesitamos en Andalucía. Ahora, por contra, sería vergonzoso que el PSOE, que rompió el gobierno con IU para evitar investigar la corrupción en Andalucía, lo recuperara a cambio de dos dimisiones cosméticas y evitando la investigación.

Pero es que, además, la presunta devolución de fondos en caso de financiación ilegal, depende precisamente de que se logre demostrar dicha financiación... judicialmente, entendemos. Pero entonces ¿Qué virtualidad tiene un acuerdo político? ¿Es que alguien cree que alguna vez se conseguirá demostrar con sentencia judicial la financiación ilegal de PP o PSOE? Me parece que no sabemos en qué país vivimos. Si las medidas que implantamos para evitar la corrupción dependen de que un juez demuestre y condene por dicha corrupción, apañados vamos. Para ese viaje no hacían falta alforjas.

La siguiente "linea rosa" de podemos es nada menos que exigir a las entidades bancarias en Andalucía "cumplir los estándares internacionales en derechos humanos en materia de desahucios" así como garantizar "alternativas habitacionales a los afectados para poder efectuar un desahucio" Es decir... que de evitar desahucios nada. Se trata de hacerlos sostenibles. Que ahora el pacto con el PSOE para por renunciar a la capacidad de expropiar a la banca que planteó la ley de función social de la vivienda aprobada por IU. Que ahora quieren que renunciamos también al poder de multar con cientos de millones de euros a los bancos que acumulen viviendas vacías por incumplir la función social de la vivienda, como aprobó IU... ¿volvemos entonces a la política de "códigos deontológicos" para la banca que planteó Rajoy? Vaya... que le pedimos a los bancos que sean buenos, que si no no hacemos negocio con ellos. ¿Pero no hay una parte de podemos que dice que es anticapitalista? No entiendo nada.

El último trazo rosa, este ya, claramente tirando a amarillo fosforito, es "Recortar altos cargos de las consejerías y empresas públicas hasta reponer los trabajadores de educación y sanidad" Esto ya es vergonzoso... porque esa propuesta es falsa. Hagamos un cálculo:

Una de las empresas públicas más potentes de la Junta es AVRA (antes EPSA) la Agencia de Vivienda y Rehabilitación que se ocupa de gestionar el inmenso parque público de más de 60.000 viviendas sociales de la Junta en Andalucía. En esta empresa, IU se encontró al llegar al gobierno que había un directivo cada seis trabajadores... y en consecuencia, pusimos en marcha una reducción drástica de directivos: de 107 pasamos a 26, echando sin indemnización a 81 directivos innecesarios (más del 75%) El ahorro obtenido fue de unos 4 millones de euros anuales. Supongamos que se hiciera ahora cinco veces lo que hizo IU en otras tantas grandes agencias... se estaría ahorrando un total de 20 Millones... Pero resulta que el tijeretazo de Rajoy a Andalucía, que ha deteriorado los servicios públicos es de ¡2.000 Millones de Euros! ¡Pero si sólo la recuperación del complemento de la paga extra costó 350 Millones! (17 veces más) ¿De qué estamos hablando? Por cierto: otro tanto cuesta recuperar el 100% de empleo en los trabajadores de salud, que incluyen los presupuestos 2015 como condición impuesta por IU para aprobarlos.

Estamos de acuerdo en reducir directivos... de hecho para Izquierda Unida no es ni una promesa ni una condición. Es algo que ya hemos hecho... pero decir que con eso se va a reponer la falta de personal docente o sanitario es mentir. ¿Es que en podemos no saben aritmética básica, es que no tienen ni idea de la realidad andaluza o es que no les importa mentir a la gente a la cara?

En definitiva... mucho ruido y pocas nueces. Unas peticiones ridículas para justificar acabar poniendo al PSOE en la presidencia de Andalucía a cambio de NADA. Qué escaso logro comparado con el ambicioso plan de gobierno que IU aprobó como condición para pactar con el PSOE... un programa tan transformador y de izquierdas que el PSOE prefirió romper el gobierno a cumplirlo.