31 de enero de 2012

El totalitarismo está ya entre nosotros

no fue la silla ni la fusta
no fue la espuela ni la brida
fue el primer día
cuando, aún salvaje, 
aceptó gustoso la caricia
y el nombre.

Tres son las fuentes de la legitimidad democrática: la validez, la justicia y la eficacia. El sistema democrático representativo en su conjunto se tambalea, ante la frontal negación de estos principios por una parte creciente de la población.

La validez se refiere al respeto a las formas y principios del derecho, que dan respaldo legal a una determinada norma, o al sistema político completo. Este es un principio funndamental. Por eso los tiranos, aún los más despiadados y autocráticos, han buscado formas de "validar" su legitimidad, sea con remedos de constituciones, referendums o leyes fundamentales (Franco) o sea recurriendo a derechos divinos de cualquier tipo.
En el escenario actual, el grito de "no nos representan", respaldado mayoritariamente por la sociedad, que rechaza a los políticos y las instituciones, cuestiona la raíz de la validez del sistema democrático representativo. Éste es negado con una radicalidad y contundencia de la que ni los representantes ni los representados son aún conscientes, y cuyas consecuencias apenas hemos comenzado a sentir.

La Justicia se refiere a  la adecuación de la aplicación de una norma o de las acciones de un gobierno a lo que se supone que debe ser su finalidad: garantizar la felicidad de la mayoría, mejorando el nivel de satisfacción de las necesidades del pueblo soberano: vivienda, trabajo, seguridad, desarrollo personal, cultura, educación, salud... Ni que decir tiene que cada vuelta de tuerca, cada recorte, cada mes de incremento del paro violan de raíz este principio. Pero también cada decisión percibida como injusta: las ayudas a la banca, la corrupción, los privilegios. Es el "No hay pan para tanto chorizo" o el "que ellos paguen la crisis" con los que también la mayoría de la población se identifica, salga o no a la calle a manifestarse.

La Eficacia se refiere a la obediencia o acatamiento. Una norma o sistema político es eficaz mientras siga siendo obedecido o al menos acatado por la ciudadanía. El sostenimiento de la eficacia de un sistema o norma puede garantizarse, en última instancia, recurriendo a la coacción. Al uso de la fuerza. Es lo que ha ocurrido en alguno de los países árabes en los que hace tiempo que la población sabía que el sistema carecía de validez y, cuando las situaciones de pobreza han hecho insoportable su caracter injusto, a algunos regímenes sólo les queda el uso de la fuerza para manternerse. Es también la razón por la que el gobierno del PP prevé recortes en todo, menos en fuerzas de "seguridad" del estado (de este estado de cosas, se entiende)

La legitimidad del sistema democrático está bajo mínimos. La población no lo considera (inconscientemente) ni válido ni justo, y en cuanto a la eficacia, tanto la creciente tolerancia hacia las corruptelas por un lado, como la emergencia de movimientos como el "yo no pago" son claros exponentes de lo que nos espera, junto con las contundentes respuestas policiales de la derecha sin complejos. 
La enfermedad democrática es evidente, y se presentan síntimas por doquier: financieros especuladores en el gobierno, jueces sufriendo acoso por intentar hacer justicia, la exaltación de Thatcher (que destruyó los sindicatos y practicó terrorismo de estado) como modelo, el indulto a Camps; manifestaciones pidiendo "mano dura", cadena perpetua y la eliminación de garantías procesales para personas acusadas o menores... ¿Cuánto falta para que una masa social desesperada y desengañada bese las manos de un populista dispuesto a ofrecerles una cadena de oro?

Los españoles, preguntados por su confianza en instituciones y estamentos sociales, sitúan por igual, en los últimos puestos, a los poderes democráticos junto con capitalistas y banqueros (ver gráfico adjunto), con la única buena noticia de que científicos y universidades son los que reciben mayor grado de confianza.
El mosqueo y el rechazo indignado de las mayorías sociales son lógicos, teniendo en cuenta, cuales han sido las respuestas ante la crisis de los dos partidos gobernantes:
  • Mentir sobre la situación real (crisis, previsión de déficit, cuentas públicas...)
  • Violar los programas electorales.
  • Recortar derechos, servicios y rentas de la mayoría social.
  • Otorgar prebendas, ayudas, facilidades y rebajas a la gran empresa.
  • Nulo nivel de exigencia ética a sus propios miembros.

Las falsas "reformas" de la democracia. La necesidad de una regeneración democrática es acuciante. Pero, desgraciadamente, la demanda de esta regeneración está tomando la forma de un radicalismo conservador que más se parece al clamor por una tiranía que al necesario movimiento republicano (en su acepción más original) que muchos anhelamos. Considerense las siguientes "propuestas" que uno oye por ahí, envueltas en la bandera del progreso:
  • Reducir el Congreso de los Diputados. Es decir, aumentar el bipartidismo al dificultar el acceso a la representación, facilitando más el control de todos los aparatos del estado a los alternantes PP y PSOE, verdaderos aparatos de poder inaccesibles al pueblo.
  • Reducción de competencias autonómicas, representantes, parlamento o incluso las propias CC.AA. Con esto, reducimos participación política, favorecemos la centralización del poder más alejado del pueblo y disminuimos en transparencia.
  • Profesionalización” de la carrera judicial y del CGPJ. Es decir, renunciar al control democrático (mínimo) que actualmente existe sobre los jueces, dejandolos que funcionen como una casta aparte, en la que la cúpula se reproduce a sí misma sin control externo. Más o menos como la conferencia episcopal.
  • despolitización” de las Cajas de Ahorros. Es decir, quitar de sus asambleas a alcaldes, elegidos por la ciudadanía, que pueden ser retirados de sus puestos y que se deben al territorio del que proceden, para poner en su lugar a "técnicos" provenientes de los "mercados financieos". Me temo que el peor alcalde es preferible al más humano de los tiburones de Wall Street.
  • Elección directa de alcaldes. Quebrantando un principio básico de nuestra democracia: el caracter colegiado y representativo de sus órganos. En la actualidad, un alcalde se debe al pleno municipal, y si se quiere pasar de prepotente o de "mandón" se puede quedar en minoría, lo que ha pasado en no pocas (aunque insuficientes) ocasiones. Si el pueblo pone alcalde de forma directa cada cuatro años... ¿Quién lo controla luego? Y sobre todo ¿Qué espacio queda para las fuerzas ajenas al bipartidismo asfixiante?
  • Quitar Medios de comunicación públicos. Denunciemos toda, absolutamente toda la manipulación política pero ¿Dejar el 100% de la escena mediática al capital?
  • Eliminación de subvenciones a Partidos Políticos y Sindicatos. Para que se financien con sus propios recursos... o sea: los de izquierdas con la cuota de Paco, Juana y Ramón, parados de la construcción, y los de derechas y la patronal con las aportaciones millonarias de ACS, IBERDROLA, las nucleares, las petroleras, los corruptos... 

La tendencia a la regresión está ahí, y no ha hecho más que comenzar. No sería la primera vez en la historia en que, en momentos de crisis política y económica profunda como estamos viviendo, la gente opta por "un régimen fuerte y justo" que ponga orden, de trabajo y de seguridad. Ya se llame Julio César, Adolf Hitler, Fernando VII o Perón, esto ha funcionado en el pasado, incluso con el confundido apoyo, en su momento, de organizaciones de izquierda. El totalitarismo está ya entre nosotros, aunque su cara definitiva esté por formarse y aún no lo reconozcamos como tal.

¿Qué hacer? La regeneración es posible. Es neesaria, pero en el sentido de una verdadera revolución democrática que de más poder al pueblo:
  • Reforma electoral, con representatividad justa y poder de revocación de cargos electos.
  • Reforma fiscal. Impuestos progresivos, tasa Tobin, persecución del fraude.
  • Medios de comunicación sociales. Con la reserva de 1/3 de las licencias de RTV a entidades sin ánimo de lucro y grupos sociales y vecinales.
  • Democracia participativa. Plena accesibilidad de la información existente en las administraciones públicas (cuánto dinero queda, para qué, cómo se contrata, a quién, etc.) Referendum vinculante para decisiones estratégicas, etc. 
  • Planificación democrática de la economía. Porque hay dinero impreso de sobra, capacidad  productiva de sobra, grandes necesidades humanas sin cubrir y 27 millones de parados en Europa. Sobran recursos. Lo que falla es el sistema. Tenemos que empezar a decidir entre todos qué producimos, cómo, cuánto y cómo lo distribuimos.
La Izquierda ha pecado de sectarismo y de encerrarse en las instituciones, creyendo que desde los parlamentos se dirigía la sociedad, y dejando la hegemonía social e ideológica a merced de los mercados (es decir, de la derecha). Nos ofrecieron la posibilidad de sentarnos a jugar en las sillas del poder, y nos creímos que nos daban acceso al poder real. Nos domesticaron.
La Izquierda debe convertirse en herramienta de la masa social indignada de progreso. Superar las barreras de la política institucional y volcarse en la creación de contrapoder popular. Ya es hora de cocear las paredes del establo, antes de que llegue el tirano.

no fue la silla ni la fusta
no fue la espuela ni la brida
fue el primer día
cuando, aún salvaje, 
aceptó gustoso la caricia
y el nombre.

26 de enero de 2012

5 de febrero. Marcha por la Memoria.

El próximo domingo 5, conmemoramos el 75 aniversario de la matanza del Río Guadalfeo, en el marco de "La Desbandá", uno de los episodios más crueles de la Guerra Civil, que demuestra que uno de los bandos concibió el conflicto, desde un primer momento, como una operación de exterminio.

En los primeros días de febrero de 1937, miles de refugiados de guerra, atravesaron el Sur de la Provincia de Granada, huyendo de Málaga hacia Almería. Hombre mujeres y niños huían bajo el fuego de la aviación y la marina fascistas y perseguidos de cerca por la infantería. Tal era su terror, que se arriesgaron, en plena noche, a vadear el Río Guadalfeo. Murieron cientos.

Ahora, desde IU, queremos que toda la desembocadura del Guadalfeo sea declarada lugar de la memoria histórica de Andalucia, para que las generaciones actuales y futuras conozcan la realidad denuestro pasado y sepan del horror que desencadenan las alternativas totalitarias.

Sólo quienes defiendan el exterminio de la población civil como método válido en política, pueden estar en contra de una conmemoración como esta, a la que estamos todos invitados.


Miguel Angel Romero, coordinador de IU en la Costa de Granada, ha preparado un informe propuesta excelente, que será debatido las próximas semanas en los Ayuntamientos de la Costa de Granada, y que reproduzco a continuación:

En los primeros días del mes de febrero del año 1.937 se habían venido concentrando en Málaga ciudad y alrededores una gran masa de ciudadanos, que huían del ejército sublevado contra el gobierno de la República; la misma catedral de la capital malagueña hubo de ser habilitada como espacio de acogida de estas personas que traían los enseres indispensables, insuficientes, para estar al amparo de las autoridades de la República, que se veían desbordadas por la gran cantidad de personas que se acogían a la solidaridad del pueblo malagueño.

En los primeros días de este mes se había organizado una ofensiva militar contra Málaga, ordenada por el general Queipo de Llano, en las que intervinieron tropas españolas, al mando del general Borbón y un gran contingente de otras fuerzas italianas de la CTV, asistidas por la escuadra española (Baleares, Canarias, etc.), así como de varias escuadras de aviones alemanes, españoles e italianos.

Una gran masa de población civil, ante esta ofensiva militar, se puso en camino, decidida a ponerse a salvo de las tropelías que habían oído decir sobre la actuación de estas fuerzas militares, cuando entraban en las zonas que habían quedado fieles a la República. Por lo que mujeres, niños, ancianos, etc., se echaron a la carretera, decididos a poner tierra de por medio y huir de los militares.

Que en esta desbandada de personas se fueron incluyendo otras que al ver el río de gente que circulaba en dirección a Almería, por la costa, entraron en estado de alarma y pánico, por lo que esta masa humana se vio incrementada por otras muchas personas de los pueblos por los que esta masa discurría (pueblos de Axarquía malagueña, Vélez Málaga, Torrox, Nerja, Almuñécar, Motril, etc.

Que esta población en huída fue duramente hostigada, básicamente desde el mar, donde los barcos sublevados cañoneaban a placer a la población civil, que tan cerca del litoral se situaban, que los huidos contaban que veían perfectamente a los tripulantes y el movimiento de los cañones, al prepararse a disparar.

También fueron bombardeados y ametrallados desde el aire por los aviones alemanes e italianos de manera inmisericorde.

Todo ello con el terror en el cuerpo pues sabían e incluso veían a las fuerzas italianas que habían bajado por el Boquete de Zafarraya, primero, para cortarles el paso, y para perseguirles en su huída.

En todo este holocausto padecido por población civil de todas las clases sociales, aunque, en mayor cantidad, de las capas más desfavorecidas y, por lo tanto, claramente de ideología izquierdista, hay un lugar que a la población en huída se le quedó más marcada en su memoria por su especial dureza y fue que al llegar al cauce del río Guadalfeo, por el cual cruzaba la antigua carretera de Málaga a Almería, se encontraron con el puente destruido y el río especialmente crecido; causa por la cual, en su intento de cruzarlo o vadearlo para llegar al otro lado, muchas de estas personas fueron arrastradas por el agua y ahogadas en el mar.

Todo ello queda muy bien reflejado en el libro que a continuación se reseña:

Notas extraídas del libro “Población y Guerra Civil en Málaga: Caída, éxodo y refugia” de Encarnación Barranquero Borrego y Lucía Prieto Borrego:

Cuando los que lograron sobrevivir a los bombardeos y sobreponerse al cansancio creyeron alcanzar la zona republicana se hallaron frente a un obstáculo inesperado que les impedía seguir avanzando, el Guadalfeo, sobre el lugar que ocupaba el puente destruido al menos dos meses antes, las aguas inundaban la carretera.

Ante la proximidad de la columna Guassardo, los que desafiando a los bombardeos y al cansancio habían llegado hasta allí no se detuvieron, pero la determinación de cruzar el río costó a muchos la vida. En realidad nadie conocía su profundidad ni los lugares por los cuales podía ser vadeado. Los más afortunados pudieron pasarlo recurriendo a estrategias como la utilizada por el padre de María González, que buscó un tronco de madera fuerte y lo iba clavando con fuerza en el fondo del cauce y así su familia, encadenada por los brazos, pudo cruzarlo: otros lograron pasar montados en caballos o en los camiones del ejército en retirada. Fue difícil hasta para un joven combatiente:

“La corriente arrastraba los mulos, los caballos, todo. Podía llevarte por delante. Miraba la corriente y me mareaba y si no es por un hombre del campo que me cogió no estoy aquí. El agua llegaba al pecho ¡pero con qué velocidad! Si se miraba al fondo no se sabía dónde poner el pie. El hombre me cogió: -¡Miliciano, mira al frente! ¡Por lo alto! Y así pasé, viendo cómo a un hombre se le iba un niños…” (testimonio de Manuel Sánchez Fuertes, Málaga)

“Llegando a Motril (…) el puente de Motril, en el río Guadalfeo, por la noche atravesando el rio, que era muy caudaloso en aquel tiempo, murieron muchas criaturas, se ahogaron niños y se ahogaron de todo, nosotros tuvimos la suerte de pasarlo (…)” (testimonio de José Sánchez Gálvez, Nerja)

“El río que hay en Motril, al bombardear tiraron el puente y se abrieron las compuertas y para pasarlo, a mi prima y a mí nos ayudó un soldado y a mi abuela, como era tan viejecita, la pasó un mulo, así, con todo el trabajo. Allí se ahogó mucha gente, y se perdieron, aunque nosotros, gracias a Dios, no. Se secaba la ropa en el cuerpo y seguíamos andando…” (testimonio de María Muñoz Salas, Málaga)

“(…) Pasamos un río. ¡Lo que se ahogaron de gente! (…). El río era muy grande y cada uno pasaba por un lado, el que no sabía nadar pues todo eran gritos y llantos y lamentos (…) Nosotros lo pasamos de noche, pero habían unos milicianos con un camión que dicen: ¡Camaradas, esperaros! Subid al camión y si el camión no se hunde (…) a los niños, los hombres los llevaban en los hombros, a nosotros nos cogieron en los hombros e iba al lado del camión todo el mundo que podía, pero como el río era muy grande unos se iban por un lado y otros por otro y eso eran todo lamentos (…)” (testimonio de Consuelo Torres Fernández, Málaga)

“(…) Seguimos para adelante y una de las noches el puente que hay más para acá de Motril, que está el rio ese que viene de Granada (…) entonces la carretera iba llena de gente (…) ahora no se podía pasar de la parte aquella de Málaga hacia la de Almería porque el puente estaba cortado y el río como era invierno, como era febrero, pues el río había crecido, pero la gente buscando la forma de pasar y de noche, sin luz y sin nada, sin saber por dónde se podía pasar mejor (…) aquella noche se ahogaron gente por cientos (…) y mi hermano, mi primo y mi padre buscaron un sitio de menos agua (…) mi hermano me cogió a mí y me subió a sus hombros, mi primo cogió a mi hermano Alfonso que éramos los más pequeños y nos pasaron al otro lado (…) pasó a hombros, también, a mi padre y a mi madre (…) metiéndose, ellos, en el agua por donde menos cantidad y pudimos pasar todos y no nos pasó nada (…) aquello fue espantoso (…)” (testimonio de Juan Gallardo Aguilar, Campillos)

“Abrieron las compuertas y serían las doce o la una cuando pasamos nosotros y allí un chillerío, porque a muchas personas se las llevaba el río y se ahogaron, y unos gritos de los que se los llevaba el rio (…) Yo vi a un hombre que iba con un caballo subido y le dije: ‘Mire usted suba usted a mi niño en lo alto’. Y el hombre lo cogió y se lo puso por delante, pero yo cogí la cola del caballo y me la lié en las manos, tuve esa idea y como el caballo tiraba me llegaba el agua por arriba pero así pude pasar el rio. Ahora sal del rio chorreandito, la ropa se me secó encima, que era el mes de febrero y la ropa chorreando se me secó encima y las sandalias que eran de goma allí se me fueron en el río y me quedé descalza y el hombre cuando pasamos el río me bajó el niño y a caminas (…)” (testimonio de Isabel Arcas Alonso, Málaga)

Pero otros simplemente intentaron cruzarlo a nado o vadearlo a pie. Era imposible debido al aumento del caudal que, como se ha dicho, muchos atribuyen a la liberación del agua de una presa situada a la cabecera del río. Las evocaciones más recurrentes se refieren a una especie de trueno seguido de una crecida inesperada del río que arrastró a los que intentaban vanamente alcanzar la otra orilla:

“(…) Era de noche y pasamos un puente que había y al pasar sentimos una explosión y habían echado el puente abajo (…) Total que todo el mundo (…) los que llevaban de la mano se desprendían y, claro, al caer, tú no esperabas aquello y de noche y el río que llevaba muchísima agua (…) (testimonio de Antonia García de la Cueva, Málaga)

“(…) La aviación y la artillería nos bombardeó por toda la carretera hasta llegar a Motril. Antes de llegar allí, le dieron larga a las compuertas del río y varios cientos de ahogaron (…)” (testimonio de Manuel Espada Cordón)

“(…) Murió mucha gente porque ahí en Motril abrieron las compuertas y el agua se llevó a muchísima gente, se llevó muchos coches (…)” (testimonio de Antonio Ariza Jiménez, Torrox)

“(…) Unas primas hermanas de mi madre vivían en la calle Arco, en pleno Perchel, y mi tía Isabel y cuatro hijas. Una de ellas, María, fue la primera que se casó con un miliciano en el ayuntamiento, vestida con el gorro y el gorrito. Pues esa llevaba un niño de meses y cuando llegaron al río, que venía muy crecido por las lluvias y estaba desbordado, la fuerza del agua le quitó el niño de los brazos y lo perdió. Eso le quedó a ella (…)” (testimonio de José Rodríguez Román, Málaga)

Es difícil determinar si la crecida del río se debió a una acción predeterminada como lo creían los que huían, hipótesis admitida por unas personas sometidas a un hostigamiento total y en las que germinaba el odio y el temor al enemigo, pero es difícil de mantener en tanto en cuanto que de ser cierta hubiera impedido el paso a la columna motorizada que se dirigía a Motril. Lo que puede ser admitido con certeza es la imposibilidad de seguir por la carretera dada la destrucción del puente y la construcción de otro de madera, situado más al interior por donde pudieron pasar los que tuvieron conocimiento de su existencia, una vez producida la gran avenida de agua se convencieron de la imposibilidad de cruzarlo a la altura de la carretera.

“(…) Nos metemos a la entrada de Motril, en el río y cuando llegamos al puente, el puente volado y el carro no podía pasar por allí, ni nosotros (…) el río era ancho y nosotros no lo cruzamos, estuvimos metidos en el río pero no lo cruzamos (…) porque creo que habían dejado de ir el agua de los embalses y había llovido también, porque en Motril estaban las cañas enfangadas (…) Nosotros llegamos al rio al salir el sol, los que pasaron de noche lo pasaron peor (…) Y decían los mayores –‘Por ahí no podéis pasar porque lleváis niños chicos, las personas mayores no sabemos pero los niños no pueden pasar. Por ahí arriba hay un puente de madera –nos dijeron-‘. Habría un kilómetro o kilómetro y medio más o menos, pasamos con el carro y luego después volaron también el puente de madera, pero no lo vimos nosotros volar. Tuvimos suerte y pasamos sin meternos en el río (…)”. (testimonio de José Ruiz Ruiz, Marbella)

“(…) Llegando a Motril había un río, me acuerdo que el puente general de la carretera lo había volado e hicieron otro más arriba de palos y yo me acuerdo que la sensación que a mí me daba era como de ver mucha agua, muchos borbotones, como de tener la cabeza mucho tiempo metida en el río (…) al pasar el puente, ya descansamos aunque era de noche (…)” (testimonio de Concepción Lara Díaz, Vélez Málaga)

Por lo anteriormente expuesto, el Grupo de IULV-CA, presenta al Pleno de este Ayuntamiento para su debate y aprobación la siguiente propuesta de acuerdo:

Proponer a la Consejería de Gobernación y Justicia de la Junta de Andalucía la declaración del último tramo del río Guadalfeo Lugar de Memoria Histórica,

Al amparo de lo dispuesto en el Decreto 264/2011, de 2 de agosto, por el que se crean y regulan la figura de Lugar de Memoria Histórica de Andalucía y el Catálogo de Lugares de Memoria Histórica de Andalucía. En concreto a lo que dice su Artículo 4.- sobre el Procedimiento de declaración de un Lugar de Memoria Histórica de Andalucía:

1.- El procedimiento para la declaración de Lugar de Memoria Histórica y su inclusión en el Catálogo de Lugares de Memoria Histórica de Andalucía se iniciará de oficio por acuerdo de la persona titular del Comisariado para la Recuperación de la Memoria Histórica, ya sea por iniciativa del propio Comisariado, ya sea a petición de personas o entidades interesadas. La resolución del procedimiento se hará pública en el plazo de seis meses desde el acuerdo del inicio.

19 de enero de 2012

Manipulan Encuesta para ocultar la subida de IU

El último estudio publicado del CADPEA contiene una manipulación burda para ocultar el ascenso electoral de IU. O se trata de un error, que debe ser rectificado rápidamente, o se está utilizando el dinero público de Analucía para difundir una mentira con intenciones partidistas.

Según las conclusiones del "estudio", de las que ya se ha hecho eco el diario EL PAIS, IU bajaría hasta alcanzar un 6,3% de voto
Es lo que se desprende del documento presentación de la encuesta, que se ha enviado a los medios.

La sorpresa llega al consultar la memoria íntegra del estudio. En ella, en la página 133, se publica la "intención declarada de voto" de los encuestados. Ahí, IU saca un 7,3%, subiendo un punto con respecto a la encuesta anterior (6,4%) mientras el PP saca un 34,3% y el PSOE un 23,4%.
 
Sumando PP+PSOE+IU, sale algo así como un 64%. Esto es porque un tercio de los encuestados no contesta lo que piensa votar o declara su intención de votar blanco o abstenerse. Por ello, para hacerse una idea de los resultados válidos finales (de la masa de votantes) se calcula la "Estimación de voto", donde se proyecta el voto declarado sobre el porcentaje de voto válido final.

La encuesta del CADPEA publica esta distribución de estimación de voto (que es lo que se está enviando a la prensa):

¿Cómo se explica que IU, subiendo un punto en intención declarada de voto baje 2 en estimación de voto? ¿Por qué en verano un 6,4% de intención declarada se convertía en un 8,3% de estimación y en invierno un 7,3% se traduce en un 6,3%? Fijense en que el 34% del PP se extrapola a un 47% y que el 23,4% del PSOE se extrapola en un 37,6% (por cada 2 votantes del PSOE le dan 3 de intencińo de voto) Pero a IU ¡Nos bajan! Parece que, para el CADPEA, cuanta más gente afirma votar IU esto se traduce en que menos gente nos va a votar.

Una extrapolación similar a la empleada en la encuesta de verano, daría a IU un 9,5% de voto, más que lo alcanzado en las generales y sobradamente suficiente para alcanzar los 10 parlamentarios, que es lo que más temen PP y PSOE.

Este dato es el que se oculta.

Es una vergüenza, y una vergïenza pagada con dinero público y publicada con el sello de la Universidad de Granada, a la que pedimos una intervención inmediata. No podemos dejar de sospechar que detrás de este "error" se escomde una campaña del PSOE para aparecer como la única fuerza capaz de frenar al PP y, en consecuencia, estimulando el "voto útil". Pero las campañas partidistas para manipular a la opinión pública no deben pagarse con dinero público.

Las Mujeres y La Izquierda

La oleada conservadora amenaza con invadirlo todo: medios de comunicación, cultura, sociedad, relaciones laborales, economía, educación... y como no, política.

La igualdad, en todas sus acepciones, retrocede. Retrocede la igualdad de clases, pero también el derecho a la igualdad de las mujeres en un sistema injusto.

Cuando se recortan servicios públicos, son las mujeres las más afectadas, pues son las mujeres quienes más utilizan el transporte público, las bibliotecas y la sanidad pública, o se ven afectadas, teniendo que compensar con su esfuerzo el deterioro de la educación, las guarderías públicas o la atención a la dependencia.

Cuando se recortan derechos de l@s trabajador@s, son las mujeres las que más sufren, pues son ellas quienes ocupan los puestos de trabajo temporal, a tiempo parcial, precarios o peor remunerados.

La rebeldía de todos, pasa por la rebeldía de las mujeres. Necesitamos mujeres líderes, rebeldes, capaces de mover a los hombres y mujeres de sus territorios hacia la lucha por un nuevo modelo económico, social y político para Andalucía. Necesitamos que esos liderazgos emergan, y que las mujeres de La Izquierda, den un paso al frente.

Para eso nos convocamos.

viernes 20 de enero de 2012
de 17 a 20:00 horas
Las mujeres y la política. Las mujeres y La Izquierda

Salón de actos del CEMCI (Plaza de Mariana Pineda S/N) - Granada.
Encuentro provincial de mujeres de La Izquierda y constitución del área provincial de mujer de IULVCA
17:00h Mesa redonda: Las mujeres y la política institucional.
18:00h Mesa redonda: Las mujeres en los movimientos sociales.
19:00h Constitución del Área Provincial de Mujer de IU - Granada.

Intervendrán Soledad Granero, responsable del área andaluza de mujer de IULV-CA y Rosalía Martín, responsable andaluza de áreas; Emilia Barrios (Forum de Política Feminista de Granada) y Mailo Sánchez (Secretaría de Mujer de CC.OO.); Maite Molina, portavoz adjunta de IULVCA en el Ayuntamiento de Granada y Asunción Pérez Cotarelo, portavoz de IULVCA en la Diputación Provincial, junto con otras compañeras que ocupan cargos de responsabilidad en la dirección de IU y en las instituciones municipales.

Clausura: Diego Valderas.
por favor, si es posible, confirma tu asistencia al email: mujer.iu.gr@gmail.com

9 de enero de 2012

Vivíamos por debajo de nuestras posibilidades.

No hay manipulación mayor que la de que "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades". Es mentira. Los culpables de la crisis son los que han acumulado por encima de sus posibilidades. No los trabajadores españoles.

En 2007, año del inicio de la crisis, el producto interior bruto de España (la riqueza nacional por español) era de 21.800 €, como muestran los datos de EUROSTAT

Comparándolo con algunos países de nuestro entorno a los que habitualmente miramos como referencia, vemos que la cantidad de riqueza producida por habitante era, aproximadamente, un tercio menos que en Francia o Alemania, y un 45% menor que el de Reino Unido.

La distribución de esa riqueza disponible por habitante, nos da una idea del nivel de vida "en función de las posibilidades" que se ha venido dando en cada país. En este sentido, lo primero que llama la atención es que los salarios en España, en la ápoca de vacas gordas, esa en la que nos acusan de haber estado viviendo por encima de nuestras posibilidades, eran ridículamente bajos.

Los salarios en la UE, en el año 2007 (el último disponible) muestran esta disparidad. Mientras en España el salario medio era de 21.890,7 €, en Francia era de 32.413,4, en Reino Unido de 46.050,5 € y en Alemania de 40.200 €. Es decir, que con una riqueza nacional per cápita un 45% superior a la nuestra, los trabajadores ingleses han estado cobrando más del doble que los españoles. Comparados con los franceses, por cada 2 € que gana un trabajador español, el francés ha estado ganando 3, pese a que la riqueza nacional per cápita para repartir en Francia es tan sólo un 29% mayor que la española. El caso más dispar es el de Alemania, con un PIB per cápita un 33% más alto que el español y unos salarios que casi doblan a los de nuestro país. La comparación es válida en términos de poder de compra real, pues este afecta en la misma medida al PIB que al salario.

Esto respecto del salario directo, pero si observamos el salario indirecto (las prestaciones del estado del bienestar) los datos son también demoledores. El año 2007, después de sus ya generosos salarios, los británicos recibieron, de las arcas del estado, el equivalente al 5,4% de su PIB en concepto de educación; los alemanes el 4,5% y los franceses el 5,6% del PIB. Los españoles, tan sólo el 4,3%. Es decir, que España fue el país en el que menos riqueza nacional se devolvió a la ciudadanía en concepto de gasto educativo.

Francia cuenta con 700 camas de hospital por cada 100,000 habitantes, y Alemania con 823. Mientras tanto España, con tan sólo 330, tiene severos problemas de lista de espera hospitalaria. En esto coincide con Gran Bretaña, con 348 camas cada 100.000 habitantes. Está claro que los servicios públicos no han sido tampoco una fuente de despilfarro. No, tampoco los servicios públicos justifican el tan cacareado "haber vivido por encima de nuestras posibilidades". De hecho, para el nivel de riqueza que genera España (vuelvo al PIB por habitante) resulta sorprendente el grado de subdesarrollo de algunos indicadores. Así, contamos con apenas 30 metros de ferrocarril por cada Kilómetro cuadrado de territorio, mientras en Francia son 45, en Inglaterra 68 y en Alemania 117 (el cuádruple). Respecto a las nuevas tecnologías, en España el 40% de la población no tiene acceso a internet, mientras en Francia este porcentaje se reduce al 30%, al 20% en Alemania y al 18% en Gran Bretaña. Recordemos que el PIB per cápita de estas naciones no se encuentra tan lejos del español.

En síntesis, el gasto público del Estado español está 10 puntos del PIB por debajo de la media comunitaria. Es decir, que el resto de miembros de la Unión Europea dedican un 10% más de su respectiva riqueza nacional a servicios y políticas públicas, de lo que lo hace España. Visto de otra forma: los trabajadores y trabajadoras españolas recibimos un 10% menos en la distribución de la tarta de la riqueza nacional de la que recibiríamos si en España se distribuyera, proporcionalmente, de forma similar a como se hace en el resto de Europa. Teniendo esto en cuenta, es una verdadera desvergüenza decirnos a los trabajadores españoles que hemos vivido por encima de las posibilidades que teníamos como país.

Para colmo, esa acusación de la supuesta buena vida que nos hemos estado pegando los españoles, causa y origen de este castigo divino que ahora padecemos, ignora también otra realidad: la de la jornada de trabajo. El informe 2010 de la Uinón Europea, refleja con claridad que España es (para los empresarios) el paraiso de las relaciones laborales. Los españoles trabajamos más horas que la media de los trabajadores de la Unión Europea y los costes salariales se encuentran manifiestamente por debajo. Observando los mapas de EUROSTAT, cuesta trabajo encontrar un país sonde se pueda encontrar un trabajador que, cobrando menos que uno español, trabaje más horas. ¿Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades?


Si el PIB per cápita no se ha estado repartiendo en forma de salario ni en forma de gasto público del estado ¿Dónde ha ido a parar? Si no lo hemos gastado ni los trabajadores ni el Estado ¿Dónde está? Evidentemente, en manos del capital. Si de nuevo la comparación con el resto de estados de la UE nos tiene que llamar la atención, es a la hora de comparar los beneficios empresariales. El profesor Vincens Navarro denunciaba en 2007, en su trabajo "Los salarios en España" que Entre 1999 y 2006, las empresas españolas han visto aumentar sus beneficios netos un 73%, más del doble que la media de la UE-15 (33,2%) o de la zona euro (36,6%)". Incluso en la actualidad, en los momentos más duros de la crisis, la gran empresa no deja de registrar grandes beneficios, acumulando capital mientras 5 millones de trabajadores no encuentran un empleo ni un salario y reciben como única explicación la de que "habían vivido por encima de sus posibilidades". Toda esta ganancia que acumula el capital en forma de beneficios, es renta que no queda disponible para hacer funcionar la economía. Máxime cuando estos beneficios se derivan hacia el sector financiero, con un nivel de inversión productiva en España (y no digamos ya de I+D) ridículamente bajo comparado con el del resto de Europa.

Se trata de domesticarnos, de que asumamos como una verdad lo que no es más que una consigna de las clases dominantes. Que asumamos nuestra "culpa" (Luis García Montero lo expuso hace unas semanas de forma inmejorable en su columna de Publico: "Levántese los acusados"). Se trata de que, en consecuencia, procedamos a autocensurar cualquier atisbo de rebeldía.

Es hora de decirlo claro. En España, lo que ha pasado es que se ha acumulado por encima de las posibilidades de la economía, se ha explotado a los trabajadores, al suelo y al sistema productivo por encima de lo que era posible, de lo que era sostenible, de lo que era responsable. La asfixia de los trabajadores trae como consecuencia esta crisis, que es una crisis de demanda, de paro, de pobreza. Es hora de que nos devuelvan lo que es nuestro.

5 de enero de 2012

Sr Rajoy: le quedan dos sangrías.

Los recortes de Rajoy tienen, como efecto inmediato, reducir la capacidad de compra de los españoles. La consecuencia de esto será la reducción de la demanda interna de bienes y servicios y, por tanto, la quiebra de empresas y la destrucción de empleo. Se reducirá el déficit y pagaremos a la banca, pero seremos más pobres, produciremos menos y, paradojicamente, será más dificil pagar a la banca... lo que hará necesarios )dentro de la lógica pepera) nuevos recortes.

Pensemos en los millones de funcionarios con sus nóminas congeladas, aún más millones de españoles teniendo que reservas una parte de la nómina para pagar el IRPF. Los trabajadores que dependen del salario mínimo, también congelado, junto con las decenas de miles de funcionarios a los que se recorta su jornada laboral y salario. Añadamos los recortes en políticas públicas de todo tipo: desde las culturales a la cooperación o la calidad de RTVE.

Estas decisiones atentan contra la ética y la justicia social, causam sufrimiento y aumentan la desigualdad. Pero lo más grave: estas medidas sólo van a servir para empeorar las cosas, al agravar el principal problema de España. Esta es una crisis de demanda, y toda medida que reduzca la demanda, agrava la crisis. Como decía una viñeta hace algunas semanas en público "Nos bajan los sueldos para que así podamos pagar la hipoteca y comprar más. No lo entendemos, pero es porque nosotros no sabemos de economía".

Tomo la gráfica siguiente de un análisis, tan inuestionable como incompleto, de la página de libremercado.com, nada sospechosa de izquierdista. En el artículo "La Caida de Industria y Servicios, una bomba de relojería para 2012" el autor demuestra que es la debilidad de la demanda interna la que está lastrando la economía española que, pese a la crisis, está logrando exportar, pero que no despega debido a la falta de consumo interno.
Como el medio digital que publica el artículo es de la derecha más ultraliberal imaginable, deja el análisis a medias, sin entrar al fondo de la cuestión ¿Quién tiene que levantar la demanda interna? Pues los trabajadores, pensionistar y funcionarios. Esos mismos a los que el PSOE primero y el PP después condenan a la congelación y reducción salarial... y si los trabajadores cobran menos ¿Cómo esperan los señores de la derecha que consuman más? ¿Qué esperan? ¿Que imprimamos nuestros propios billetes?

Es mentira que el problema de la economía española sea de falta de competitividad (al menos, no es el principal problema) lo demuestra la capacidad exportadora (la curva azul de la gráfica). El principal problema de la economía española es que los trabajadores no llegamos a fin de mes, los comercios se quedan vacíos a día 20 de cada mes y el tejido productivo se para.

Sólo una expansión de gasto público, basada en una reforma fiscal progresista y acompañada de banca pública, puede romper este círculo destructivo. Por desgracia los españoles han votado un médico ultraliberal.

Como los médicos medievales, cada subida de fiebre, los neoliberales nos aplican una sangría. Así la fiebre baja, pero la infección sigue. El paciente mejora el rato que se queda el médico mirando, para empeorar pronto. Cada sangría nos deja más débiles, y la enfermedad empeora. Así llega un momento en el que la peor enfermedad no es la infección, sino que es el propio médico. En nuestro caso, el Sr. Presidente.

No se preocupen. Esto acaba pronto. Nos quedan dos sangrías, y me da que el Sr. Rajoy está dispuesto a aplicarlas rápido. Después ya, sólo nos quedará descansar en paz o levantarnos en pie de guerra. Yo, ya lo tengo claro.

3 de enero de 2012

IU en Granada tiende la mano a EQUO


El pasado 21 de diciembre, dirigí la carta que acompaño a Mario Ortega, portavoz de EQUO en Granada. Aún no hemos recibido respuesta, pero los tiempos apremian y si queremos plantar cara a la derecha y a los recortadores, sería deseable que quienes defendemos un mundo postcapitalista nos sentaramos a hablar.




Sr. Mario Ortega.
Portavoz EQUO – Granada.

Estimado Mario:

El motivo de esta carta es hacerte llegar nuestro interés, en mantener un primer contacto formal con EQUO Granada, de cara al futuro escenario político.

Décadas de irresponable gestión política, social, económica y ambiental, por parte de sucesivos gobiernos, han sumido a nuestra sociedad en una crisis sin precedentes. Paradojicamente, los mismos agentes políticos y económicos que han provoado esta situación, aparecen como gestores de su solución. Más paradojicamente aún: sus propuestas no son otras que mantener las mimas políticas y modelo. Un modelo desigual, depredador e insostenible, tanto en lo social como en lo ambiental y económico.

Andalucía no está fuera de esta realidad. Nuestra tierra tiene ante sí la opción de hundirse un poco más en el desempleo, la destrucción de recursos naturales y una actividad lucrativa privada basada en la especulación o de cambiar de modelo. Andalucía puede optar por la agricultura sostenible, el turismo de interior, la industria limpia, los servicios públicos, las energías renovables, la banca pública y social... vosotros y nosotros, sabemos que ésta es la única salida social y políticamente deseable.

El capitalismo es el problema. Las fuerzas políticas de La Izquierda plural, las que aspiramos a un cambio de modelo, entre las que sin duda se encuentran tanto EQUO como IU, tenemos la obligación de estar a la altura del momento histórico que vivimos.

Sabemos que es dificil. Sabemos que venimos de una historia de desencuentros a nivel europeo, estatal y autonómico. Sin embargo, sabemos también que por encima de nuestras diferencias, hay un pueblo andaluz de izquierdas que anhela que seamos capaces de ponernos de acuerdo para ofrecer una propuesta común.

Los programas están redactándose, las listas por hacerse. La movilización social y política por concretarse. Te ruego que busques una fecha en la que sea posible mantener un primer encuentro con el objetivo de acercar, hasta donde sea posible, a nuestras organizaciones, en el horizonte de llegar a alcanzar una convergencia de toda La Izquierda.
                            

                                 Manuel Morales García
                            coordinador provincial IULV-CA