30 de mayo de 2010

Tod@s Somos Funcionari@s

¿Son los funcionarios unos privilegiados que no merecen apoyo alguno ahora que a ellos se les recorta la nómina?

Comprendo determinados sentimientos en este sentido, pero mucho me temo que se está desenfocando la cuestióin justo en el sentido que le interesa al gobierno (que por eso ha planteado esta medida antes de la reforma laboral que tiene ya escrita)

Es verdad que el drama principal del país no es la bajada de sueldo de los funcionarios, sino la situación de los parados... pero ¿Acaso arregla el paro que haya menos consumo, menos servicios, mayor desigualdad? ¿En qué lo arregla? Es cierto que las centrales sindicales están tardando en reaccionar y que aquí está faltando mucha, pero que mucha solidaridad entre trabajadores.

Empecemos a ser solidarios. Empecemos a unir luchas.

Yo respaldaré la huelga del día 8... y los parados deberían hacerlo si saben lo que les conviene.

La respaldaré porque no quiero que le bajen el sueldo a los profesores de mis hijas, ni a los médicos que nos atienden, porque no es justo que le congelen la pensión a mi madre y porque tengo compañeros con 4 hijos cuyo salario de 1300 € es el único sustento de su casa ¿Deben hacer un esfuerzo para que se le puedan seguir dando ayudas a la banca o subvenciones a la COPE? ¿Para arreglar el yate del Rey?

Primero nos dividen en parados y empleados
a los empleados en autónomos y asalariados
a los asalariados en fijos y precarios
a los fijos en funcioinarios y privados....

Yo el día 8 seré parado, autónomo, precario, asalariado, funcionario y empleado privado... porque seré uno más de la clase trabajadora de este país a la que se está sometiendo a un saqueo sin precedentes.

20 de mayo de 2010

Abajo la Razón

¿Qué puede esperare de un alcalde que, teniendo en su ciudad, probablemente, el mejor museo de la Ciencia de España, suelta semejante frase?

*Fray Leopoldo trae más gente a Granada que el Parque de las Ciencias"

Gran declaración de principios. Puede que sea un hecho cierto, no lo sé... también congrega más gente el botellón que los conciertos de la OCG o la fiesta de la primavera que el 2 de enero... nunca le he escuchado al Alcalde recordárnoslo. ¿Qué necesidad había de establecer esta comaparación? ¿Qué significa esta frase en boca de un alcalde? ¿Está justificando que exprima a impuestos al Parque de las Ciencias mientras perdona millones a las propiedades de la Iglesia? ¿Pretende explicarnos el motivo por el que se va a gastar en beatificar al amigo de los pobres el dinero que la ciudad no tiene para ayudar a los pobres de hoy? La hipocresía de bendecir a Fray Leopoldo a los pocos días de negarle el suelo a los vagabundos de la ciudad, habla por si sóla.

¿Qué hacer? ¿Cómo podemos constriur la Granada referente de la cultura y el conocimiento en Andalucía cuando su primer ciudadano desprecia a ambas de esta manera?

Señor alcalde, quizá a usted le sobre el Parque de las Ciencias en su ciudad. Quizá vea en él un nido de rojos peligrosos, librepensadores y agnósticos... criadero de ateos y escépticos frente al milagrerismo de una Iglesia que ha convertido el mensaje evangélico en mercado de idolillos y nuevas supersticiones.

Señor alcalde, frente a esa posición, que tan a juego va con el grito de "Muera la Intelectualidad" que pronunciara Millán Astray en la Universidad de Salamanca, no tengo mejor respuesta que darle, mirando al Parque de las Ciencias, que la que en su momento diera Unamuno mirando la Universidad: "Éste es el templo de la inteligencia. Estáis profanando su sagrado recinto. Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir, y para persuadir necesitaréis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España. He dicho."

18 de mayo de 2010

¡Fuera Pobres!



Vergüenza da vivir en una ciudad en la que el único motivo por el que se pone en pié un movimiento vecinal (cuyos líderes, para colmo, van de progres) es impedir que se construya un centro para atender y reinsertar vagabundos.

Vergüenza da que un alcalde (José Torres, del PP) se apresure a atender la "sensibilidad" vecinal y retire la concesión del suelo para la construcción del centro en cuestión. Vergüenza, cuando ese alcalde ha permanecido sordo a las movilizaciones contra un campo de golf, la destrucción de una zona verde o la demanda de mejoras de las trabajadoras de ayuda a domicilio.

La primera vez que recogí firmas por una causa, fue para un manifiesto en el que los jóvenes cristianos de mi barrio de Madrid, pedíamos el apoyo para con la iniciativa de construir unas viviendas sociales en un solar del barrio, iniciativa que había despertado el rechazo de unos vecinos que empezaban a sentirse clase media y huían del Moratalaz del "Torito" y del "Mole" como de la peste... descubrir que los párrocos eran los primeros en pedir "prudencia", "tibieza" y "no comprometerse" fue mi primera lección del doble lenguaje que siempre reviste a quienes qjercen un poder, por pequeño que sea.

Inevitablemente, hoy he vuelto a revivir aquella historia. A mí, nunca me gustó demasiado el estilo, un tanto asistencialista, con el que comenzó esta organización, Calor y Café. No obstante, en los últimos años, habían realizado un interesante giro hacia programas más orientados a la reinserción y "normalizacióin" de estos desechos del mercado que recorren nuestras calles como viva imagen del fracaso del paraso consumista. ¿Cómo es posible que la sociedad perfecta en el mejor de los mundos posibles genere estos personajes? Mejor ocultarlos, mejor esconderlos, tenerlos lejos. Corren malos tiempos para la solidaridad. Nadie quiere pobres a la puerta de su casa que le recuerden que quizá él o ella pudieran verse igual...

En un mundo imaginario, en mitad de la procesión del Corpus, cuando el alcalde camine detrás del santísimo sacramento bajo palio por la Gran Vía, el arzobispo, que con tanto celo defiende embriones sin sistema nervioso formado, pararía el cortejo y volviéndose hacia el alcalde, le interrogaría "¿Pepe, que has hecho con los Lázaros de tu ciudad?"

¿Veremos el milagro? Algo me dice que no, que monseñor seguirá, Gran Vía adelante, pensando que los millones de Euros que le perdona el Excmo. en concepto de IBI, bien valen un solemne silencio.

12 de mayo de 2010

Injusto, indigno, inutil.



¿Qué adelanta el gobierno recortando el 5% el salario a los funcionarios? Contará, eso sí, con 15,000 millones de euros por si tiene que acudir al rescate de algún banco que se vea en apuros después de haber repartido beneficios millonarios a sus accionistas. Otro paso más en el saqueo.

Este recorte le hace un daño especial a la economía granadina. Granada, por muchas razones que no voy a explicar ahora, tiene más empleados públicos por trabajador en activo que ninguna otra provincia andaluza, un 20%. A partir de ahora, Uno de cada 5 trabajadores granadinos tendrá 50, 100 ó 120 Euros menos para gastar al cabo del mes, y tendrá que recortar gastos ¿De dónde? de cines, cafeterías, hoteles, librerías... llevando aún más a la quiebra al comercio y la hostelería de Granada.

Este plan para reducir el déficit público es injusto, porque el gran capital sigue enriqueciéndose con esta crisis, indigno porque lo realiza un gobierno que no se atreve a cobrar la factura de la crisis a los especuladores que la han provocado e inútil, porque sólo servirá para crear más desigualdad social y empeorar la situación.

Hay otras soluciones. Todos lo sabemos. Se puede reducir el gasto militar, o el de la casa real. Pero sobre todo, se pueden incrementar los ingresos del estado, persiguiendo la especulación financiera y tasando los beneficios empresariales o las conductas lesivas para el medio ambiente; regularizando la economía sumergida y la evasión fiscal con inspecciones laborales y fiscales... pero todo eso supone enfrentarse a los dueños del cotarro, los mismos que aguardan, con la "recortada" mediática y financiera en la mano, detrás del sillón de La Moncloa, dispuestos a deponer a cualquiera que cuestione sus intereses.

8 de mayo de 2010

El PP cesa funcionarios díscolos



En los seis años que pasé como concejal de la ciudad de Granada, tuve ocasión de conocer a algunos funcionarios ejemplares. Trabajadores municipales que llevan su dedicación mucho más allá de las siete horas diarias y de las estrictas funciones de su puesto. Gente que interioriza como una tarea personal la responsabilidad que tienen asignada, y que la lleva como si el Ayuntamiento fuera suyo.

Estos funcionarios con vocación que se creen la utilidad del servicio público, son esenciales para una administración. Es este tipo de gente la que marca la diferencia y la que suele estar detrás de esos programas culturales que llaman la atención, de esa urbanización especialmente bien diseñada o de ese cruce de tráfico que no se atasca nunca, por mencionar algo.

A los políticos, estos funcionarios no les resultan cómodos. Precisamente su celo e identificación con la tarea, les hace especialmente críticos, independientes, autónomos y refractarios a decisiones que ponen otros intereses por encima de la prestación del servicio y de la atención al ciudadano. Para el político son un regalo envenenado: excelentes, pero incontrolables.

Los directores de servicios sociales cesados en estos días son precisamente de ese tipo de funcionarios: de los que te encuentras a las siete de la tarde, fuera de horario laboral, supervisando un taller con los niños de su barrio o tragándose la inspección de unas subvenciones, que les lleva a renunciar a semanas de su vida personal o familiar, ahorrándole al Ayuntamiento los miles de euros que costaría una evaluación externa. Les pude conocer profesionalmente en mi labor de concejal y tengo que decir que no son, además, personas dadas a la crítica fácil o a la polémica... de hecho, en mi tarea de oposición, dedicada a proponer mejoras a los puntos débiles del sistema de servicios sociales, su lealtad hacia sus superiores fue ejemplar.

La decisión de la delegada de bienestar social de cesarlos por haber manifestado críticas al funcionamiento del área es la propia de quien no es capaz de gestionar la calidad del material humano con el que trabaja. Es, además, un ataque frontal a la independencia de los funcionarios públicos. No podemos olvidar que esta independencia es uno de los derechos de los funcionarios y la única garantía que la ciudadanía tiene de que el aparato de la administración no se convierte en correa de trasmisión de los intereses de partido del político que los dirige. Así lo recoge en sus principios el Estatuto Básico del Empleado Público, que también establece, en su artículo 14, el derecho a la libertad de expresión de los funcionarios.

Estos ceses son un error garrafal. Son malos para los servicios sociales municipales y sientan un precedente grave en el Ayuntamiento de Granada. No es, además, la primera situación de este tipo que se da en la casa consistorial. En la Junta o en la Diputación, se puede encontrar ahora a varios de los mejores funcionarios con los que contaba la ciudad, que han buscado refugio en otras administraciones ante la actitud inquisitorial y sectaria de una forma de entender el gobierno municipal que desconoce el respeto a la independencia de los funcionarios.

Estos ceses me escandalizan como exconcejal de Granada y como coordinador de una fuerza política que defiende a ultranza los servicios públicos. Pero es que además los siento como un ataque personal en mi condición de funcionario público. En mi trabajo, jamás consentiría que nadie viniera a decirme lo que tengo que hacer o dejar de hacer por intereses ajenos a la mejora del servicio. Los funcionarios nos debemos al pueblo soberano, a la ciudadanía, y no podemos consentir que un cargo político nos ordene guardar silencio ante una deficiencia grave en las condiciones en las que se prestan nuestros servicios.

Los ceses del Ayuntamiento de Granada son un ataque a la función pública y si no se corrigen de inmediato, merecen la respuesta unánime de todos los trabajadores públicos que respetamos nuestro trabajo y creemos en él.

5 de mayo de 2010

Se saquea caja



Al fin han encontrado los amigos banqueros de ZP y Rajoy en qué invertir las toneladas de billetes de 500 que se acumulan en sus alcancías tras dos años de no prestar un duro a las familias y pequeños empresarios españoles: nos van a comprar las cajas.

Repito: nos compran las cajas.

Porque las cajas de ahorros son nuestras, de los españoles y españolas. Su fundación es pública y su presidencia y direcciones se nombran a través de los representantes públicos de Ayuntamientos y Comunidades Autónomas. Por eso Caja Murcia o Caja Madrid, dominadas por el PP, hacen una política financiera más ligada a la especulación urbanística que Caja Granada o Caja Asturias, donde el centro izquierda del PSOE es hegemónico y prefiere otro tipo de proyectos.

Ahora ZP y Rajoy han pactado "profesionalizar" y "despolitizar" las cajas ¿Cómo? abriendo la posibilidad de que algún particular se haga con parte de su propiedad y, por supuesto, pase a formar parte de la dirección... no tiene que ser un banco, ojo, puede ser cualquiera que cuente con 300 ó 400 millones de euros para invertir. Esto es democrático y se da la posibilidad a todo el mundo, hasta ahí podíamos llegar.

Tendremos pronto presidentes de cajas más profesionales... ¿Profesionales de qué? Pues de desestabilizar la economía, de la usura, de hacer negocio con la necesidad de liquidez de las empresas, de desahuciar a las familias, de especular con el dinero y de vender por 5 lo que vale 4... Lumbreras como las que han provocado y se forran con la crisis.

Poco había parecido a la banca pública en España y la van a malvender... eso sí, a nadie se le ocurre recordar a la opinión pública que los países que menos están viéndose afectados por la crisis son Rusia, China, Brasil, India y Venezuela... que mantienen una banca pública fuerte y bancos centrales independientes. Será casualidad.

3 de mayo de 2010

¿Crisis para quién?



Por si a alguien le quedaba alguna duda, los dueños de los medios de producción (y el dinero lo es) se están poniendo las botas con la crisis. Como botón de muestra, tenemos esta semana a la empresa "VISA", con sede en San Francisco y que acaba de presentar, en plena crisis, una subida de beneficios superior al 33%

¿Cómo es posible? Pues sencillamente porque la falta de liquidez significa que hay menos dinero disponible y en consecuencia, hay una mayor demanda para obtener dinero, sea como sea, aún cuando sea a costa de pagar unos intereses más altos.

Y así está Grecia como está, a punto de explotar por falta de liquidez y endeudamiento, un endeudamiento que paga a unos intereses exorbitantes.

Ya, ya sabemos que las noticias no dejan de informar que los bancos centrales han bajado el precio del dinero a mínimos históricos... pero ¿Han probado ustedes a ir a pedirle un crédito al banco central europeo? Mejor no lo intenten. El BCE sólo le presta a la gran banca, y luego ésta le presta a los gobiernos de los estados que son quienes responden finalmente por la solvencia del BCE... ¿Entonces?

Si, efectivamente. Increíble pero cierto. Es como si los Estados europeos se estuviesen prestando a si mismos el dinero, pero dándole una comisión del 4%, 5% o 6% a la banca privada.

Es un saqueo en toda regla.

Dinero gratis para los señores de la banca en la época en que el dinero es el principal medio de producción, como en la época feudal los reyes daban tierras gratis a los señores feudales en la época en que la tierra era el principal medio de producción.

1 de mayo de 2010

mayday mayday



¿Otro primero de mayo es posible? Inquietante la escasísima capacidad de convocatoria que han demostrado hoy, primero de mayo, las centrales sindicales. Queda claro que las víctimas de la crisis no le encuentran utilidad a manifestarse el primero de mayo.

No comparto en absoluto la descalificación frívola de las centrales sindicales ni de su forma de actuar (por mucho que tampoco comparta el escaso perfil combativo que presentan en este momento), pero lo que está claro es que va siendo hora de que nos planteemos si las organizaciones de izquierda no deberíamos ofrecer otras formas de acción-movilización a la clase trabajadora.

Conste que la presencia de IU ha sido más que satisfactoria. Hay que felicitar a todos los compañeros y compañeras que la han hecho posible, pero es que no se trata de sacarnos a nosotros mismos a la calle, sino de sacar a la gente.

Hace años, se crearon por toda Europa eventos de protesta altermundialista los primeros de mayo: Los "MAYDAYS". La precariedad y la injusticia social eran el centro de explosiones de creatividad que suponían un relevo generacional en las formas de movilización: marchas, conciertos, acciones simbólicas, acciones directas, actos de desobediencia... todo un abanico de posibilidades en el que cada organización se expresaba libremente en un marco común. Poco o nada sabemos de este tipo de eventos por nuestra geografía.


Sin embargo, la propuesta EUROMAYDAY, como confrontación integral con el sistema (explotación, agresión ambiental, guerra, estado policial, consumismo, exclusión, pensamiento único) sigue viva en otros lugares de Europa. Desgraciadamente, en España, este tipo de propuestas sólo son planteadas por organizaciones o grupos autónomos, automarginados y minoritarios. ¿Debe ser esto necesariamente así? ¿No deberíamos las organizaciones que aspiramos a articular a la mayoría social ser las que diéramos un paso adelante?

El malestar existe, está ahí, latente, pero la población no se siente convocada a unas marchas que son "de los sindicatos" y en las que no hay lugar a la participación activa. Creo que otro primero de mayo es posible. Una jornada de reivindicación, encuentro y acciones de todo tipo en la que participen todas las organizaciones de la izquierda, cada una con su forma de actuar y sus reivindicaciones, pero con un mínimo común, que en este caso, en lugar de divisor, sería multiplicador.

Habrá que ir preparando la convocatoria, si es que tal tipo de confluencia es posible.