25 de diciembre de 2010

¿Qué somos? ¿Piratas o mecenas?

Wikipedia lleva, a día de hoy, recaudados casi 13 millones de dólares en donaciones voluntarias a lo largo y ancho del mundo... Muchas de esas donaciones las han hecho, estoy seguro, personas que descargan gratuitamente contenidos de la red y que están agradecidas del servicio público que presta wikipedia, que lo valoran y que consideran justo contribuir a sus sostenimiento...

 
Yo mismo sometí a deliberación familiar el hacer una donación. Lo hice en una pausa a la hora de comer, mientras veíamos un capítulo de nuestra serie favorita, descargado de una página de esas que parece que ponen en peligro la seguridad nacional, el sistema económico ¡y la sostenibilidad del planeta! (según dice la expolisubvencionada ministra Sinde) Todos estuvimos de acuerdo. No hubo ni que discutirlo, e ingresamos a wikimedia foundation más o menos el equivalente a lo que habría costado comprar la serie que veíamos en el Hipercor (si la tuvieran , que no la tienen).

 
¿Entiende esta realidad nuestro gobierno? ¿Conoce a la población del país que gobierna? Yo creo que no. Pretenden impedir la libre distribución de material de ocio y cultura y no se dan cuenta que ese fenómeno (que han criminalizado llamándolo piratería) existe porque cubre una demanda que el maravilloso mercado que nos gobierna es incapaz de atender:
  • ¿Dónde pago yo por ver legalmente un capítulo de una serie que estuvo de moda hace 10 ó 20 años?
  • Si lo encuentro, y sólo quiero verlo una vez ¿Por qué me obligan a comprar un DVD que no quiero tener?
  • ¿Cómo es que sí es gratis ver lo que ellos quieren, cuando ellos quieren, por la TV? ¿Por la publicidad? Vale... ¿Por qué no innovan metiendo publicidad embebida en contenidos libres en internet?
  • ¿Pretenden que renuncie a tener a mi disposición una mediateca cuasi infinita a través de internet que no ocupa ni un centímetro cuadrado de mi pequeña vivienda?

 
Hace algún tiempo alguien me explicó que el modelo de inmigración de España es la inmigración ilegal... que con las leyes y reglamentos de extranjería en la mano, la única manera de inmigrar a España es hacerlo de forma ilegal, y luego, poco a poco, con mucho sufrimiento, ir legalizándote. (y es verdad) El problema con la "pirateria" parece ser el mismo.

 
La misma gente que pagamos por tener wikipedia, estaríamos dispuestos a pagar por el acceso libre y total a la cultura (ya lo hemos empezado a hacer, pagando la conexión a internet, que no es barata) El problema es que EL MERCADO NO OFRECE ALTERNATIVA LEGAL A LA PIRATERÍA.

 
Mientras tanto, como si viviéramos en el régimen de 1984 de Orwell, el sistema de gobierno-mercado que nos domina seguirá llamando "piratería" a la oferta gratuita de contenidos culturales y "defensa de los derechos de los inmigrantes" a la represión y dentenciones de esos mismo inmigrantes.

Por cierto, si quires donar a wikipedia...

20 de diciembre de 2010

Para los que no vimos "lo que no vimos de la Boda de la hija del Presidente"

Ahora me descubre un buen amigo (gracias Antonio), que podemos ver integramente en los videos de google aquel delirante espectáculo de "animalario" que recreaba satíricamente la boda privada de estado que le montó Aznar a su niña, con Berlusconi y Blair actuando de testigos.
Como muchos españoles "de provincias" yo tampoco pude asistir entonces, y agradezco de veras la ocasión. Espero que ustedes la disfruten tanto como lo hemos hecho nosotros en casa, que la dialoguen, que la digieran... y que tengamos en cuenta lo que siempre ha representado en España la derecha suelta de manos.

Para ver la obra pinchad la imagen o AQUI

La obra es fantástica: la puesta en escena, el ritmo, los actores, los textos... pero lo más llamativo es el contenido, en su contexto, y visto ahora. Siete años después, parece que fue un sueño el nivel de prepotencia, de confusión de lo privado con lo público, de endiosamiento, de desprecio a la democracia y de grandeza cutre en la que se envolvían nuestros gobernantes... parece que fue un sueño, y que soñando seguimos.

Como no despertemos ya la gente de La Izquierda, para cuando lo hagamos, nos encontraremos, como en las pelis aquellas de Fredy Cruger, con la pesadilla convertida en realidad. Del desastre actual pasaríamos a un gabinete de ministros con Ana Botella y Esperanza Aguirre, los de la Guütel y el señorito Arenas, los xenófobos de Cataluña llevando las políticas sociales y los del Opus dirigiendo la educación. Habrá que despertar, y hacerlo por La Izquierda, digo yo.

13 de diciembre de 2010

Compañero Morente

Tuve el enorme privilegio de conocer personalmente a Enrique Morente hace unos pocos meses. Fue en Granada, en el abarrotado salón del aula magna de la Facultad de Medicina. Era un concierto gratuito: "Morente canta a las mujeres saharauis". A mi me tocaba conducir un acto en el que él prestaba su voz y su imagen como excusa y gancho para que medio millar de personas, y todos los medios de comunicación de la ciudad conocieran las condiciones de vida de las mujeres saharauis y su grito, de treinta años, pidiendo justicia para su pueblo.

Cuando meses más tarde estalló la represión genocida de Marruecos, cuando la ministra de Cultura se atrevió a decir aquello de "que se callen los intelectuales y los artistas", yo me acordé de aquel Enrique. Morente era de los que no se callaba... Nada más lejos de Morente que ser un intelectual (¡Cómo se hubiera reido si alguien le hubiese calificado alguna vez así!) No hablaba con discursos políticos, ni con artículos, ni con ensayos o manifiestos. Su palabra eran su cante y sus actos, y le bastaban  para posicionarse, para estar del lado del ser humano frente a los intereses más mezquinos.

Morente no era un artista vacuo, sino un ser humano comprometido que usaba su arte para expresar su pensamiento, su toma de posición, su implicación, no ajena al mundo, sino mezclada en los conflictos humanos. No militaba en ningún partido, ni falta que le hacía, para ser compañero de quienes defienden los derechos de la parte más oprimida de la humanidad.

Hoy a Enrique Morente le hemos perdido muchos: los andaluces, los granadinos, los enamorados del flamenco, los saharauis, los cubanos, los inmigrantes sin papeles, los defensores de los derechos humanos, los que reclaman una Europa intercultural y abierta... la grandeza de una persona se mide, probablemente, por el hueco que deja su muerte. El de Morente es inmenso, y van a hacer falta muchos y muchas para llenarlo.

6 de diciembre de 2010

Wikileaks y los controladores

En una semana hemos sentado dos peligrosos precedentes: el de la ciudadanía encogiéndose de hombros ante el reconocimiento público de conspiración, corrupotelas y crímenes de estado, destapados por wikileaks, y el de la clase trabajadora aplaudiendo la irrupción del ejército en un conflicto laboral (el de los controladores)

No es que no me parezca bien que se le ponga freno al descontrol del control aéreo. Todo lo contrario. La posición ganada por la asociación de controladores permitía un abuso intolerable, constituía una auténtica malversación de los derechos ganados por el sindicalismo de clase, y se estaba consolidando como una verdadera mafia. Sí, pero... ¿Era necesaria esta escenografía? ¿Por qué se les ha dejado llegar hasta donde han llegado? ¿Haber actuado a tiempo? ¿No ha servido para crear un precedente en la sociedad española, en cuanto a la generación de estados de alarma por movilizaciones obreras?

Reclamo estado de alarma frente al cierre patronal de la banca que arruina a los pequeños empresarios y comerciantes; reclamo estado de alarma frente a la corrupciónd e la trama gürtel y la descomposicióin del estado de derecho creado por la especulación urbanística; reclamo estado de alarma frente a la evasión de impuestos de 1 de cada 4 euros que se producen en España.

Mientras tanto, ha caido el telón que cubría hipocritamente las vergüenzas de los estados democráticos occidentales. La opinión pública está vacunada, el impacto se ha absorbido y no ha pasado nada. Era verdad todo: los espías, las torturas, las presiones a los jueces, las escuchas, el tráfico de personas secuestradas... todo era verdad. Y ahora, posiblemente, nuestros gobiernos no sientan la necesidad de tener que disimular esas prácticas.

Como cuando de chicos nos confirmaron que los reyes eran los padres, a partir de ese momento, dejaron de cuidarse tanto las formas la noche de reyes y, a la larga, la navidad perdía parte de su esencia. Al cabo de unos años se hablaba con naturalidad de los regalos en la mesa unas semanas antes... ¿Cuánto falta para que los gobernantes empieces a hablar con naturalidad sobre prácticas de secuestro o compra de jueces?